Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Think Tank

04 feb 2019

Competitividad: un juego de valor

La manufactura es de valientes. Es un negocio que requiere inversión, entrenamiento permanente y compromiso con los procesos internos y externos (reconociendo el papel de cada fabricante a lo largo de toda la cadena de transformación de aquello que produce).  Es un juego estratégico en el que la utilidad radica en la capacidad de agregar valor en cada componente de un producto. 

Recientemente, General Motors lanzó una llamada de advertencia a Brasil, indicando que podría sacar su planta de aquella región para evitar acumular más pérdidas. Lo anterior, según lo publicado en el diario colombiano La República, podría significar el traslado de las operaciones del país carioca a México, buscando beneficios en costos y además satisfacer desde allí las necesidades de producción para toda América Latina. Este es un ir y venir donde la manufactura siempre busca cabida en lugares en los que encuentra mayor grado de competitividad. 

Trasladado a una escala más pequeña, la advertencia también es para que los fabricantes (sin importar su tamaño) reconozcan la necesidad de mantenerse al día en temas de tecnología, capacitación y gestión. La edición impresa Febrero – Marzo de Metalmecánica Internacional aborda este trinomio desde diferentes ópticas, empezando por el caso de éxito de un empresario mexicano, fabricante de moldes, cuya empresa —de apenas una veintena de empleados— ha encontrado cabida en este mercado de tolerancias micrométricas con base en la inversión permanente en maquinaria de primer nivel. También, presentamos una evaluación de las nuevas tecnologías de torneado y de los requerimientos para una adecuada selección de herramientas según la aplicación. 

 

 

Los ingredientes para la buena administración de un taller, con la finalidad de mantenerse competitivos, son variados y deben utilizarse de manera balanceada para obtener un análisis correcto sobre la manera en que se deben enfrentar los retos de la rentabilidad y la satisfacción de los clientes en la cadena de valor de la manufactura metalmecánica. Permanecer y, mejor aún, crecer, no es fácil cuando se decide dedicarse a la manufactura; no obstante, los frutos son satisfactorios, no solo en lo individual, sino en lo global, por aquello que se aporta a la comunidad y a la economía de un país. Los países económicamente más sanos son aquellos que transforman y que mantienen, en dicha transformación, un espíritu de mejora continua e innovación. No es fácil, pero es de valientes hacerlo.


Palabras relacionadas:
Industria metalmecánica, capacitación en la industria metalmecánica, producción de la industria metalmecánica en Latinoamérica, nuevas tecnologías de torneado, selección de herramientas según su aplicación, rentabilidad de un taller metalmecánico, carta del editor, carta editorial, presentación de edición, editor Metalmecánica Internacional, edición Metalmecánica Internacional.
x