Page 12

MM Ago - Sep 2013

10 Edición 4 - Vol. 18 -Agosto/Septiembre 2013 | www.metalmecanica.com Contacte al proveedor: Código 6 relación “ingeniería sugestiva”, y la manufactura aditiva ha aumentado drásticamente su percepción de lo práctica que puede ser para él. De hecho, no ha tenido que esperar por clientes. Recientemente tuvo una idea para un diseño mejorado de una caja de cigarros. Las cajas que él mismo ha usado no mantienen bien la humidificación del paquete, y él imaginó un diseño para arreglar este inconveniente. Con muy poca inversión en tiempo —menos de una hora—fue capaz de modelar la idea en CAD e impri mir la parte en la máquina Fortus. Esto muestra cuán lejos y rápido pueden avanzar sus ideas. Pronto enviará este prototipo de caja de cigarros a las compañías relevantes, esperando encontrar un prospecto al que le guste este diseño lo suficiente como para contratar su taller y comenzar a producirlo. Producción aditiva A pesar de todos estos beneficios de tener una impresora 3D, la máquina tendrá que moverse más allá del prototipado, más allá de ser una pieza de la conversación, para meterse en la producción completa. La impresora 3D tendrá que fabricar partes de uso final para pagarse mediante su utilidad propia y directa. Esto está comenzando a ocurrir. Los trabajos de producción para manufactura aditiva se han demorado en llegar al taller, en parte porque los clientes no están aún familiarizados lo suficiente con la capacidad de diseñar componentes con la manufactura aditiva en mente. En los primeros meses, el trabajo de prototipado más unas corridas de producción limitadas llenaron alrededor de 15 horas por semana en la máquina. Más recientemente, un flujo de trabajo de dispositivos médicos incrementó el uso de la máquina de forma significativa. Baklund dice que suplementar incluso el nivel de demanda previo y más suave con solo un trabajo de producción significativo y continuo bastaría para pagar completamente la impresora 3D. El taller comenzará pronto ese trabajo. La parte es un componente de precisión para la industria electrónica, hecha de acero inoxidable, a un precio de US$6.000 por pieza. Producir una parte comparable en plástico de ingeniería a través de la impresora 3D bajará el precio a solo US$600 por pieza. Sin embargo, obtener estos ahorros involucró mucho más de Baklund R&D que solo abrir el archivo CAD y hacer clic en “imprimir”. La manufactura aditiva no necesariamente es fácil. En el caso de la parte de la industria electrónica, encontrar el ciclo de construcción aditivo que pudiera mantener todas las tolerancias de esta parte, y hacerlo en un tiempo de ciclo eficiente, involucró la prueba y error de hacer la parte en diferentes orientaciones para ver >> El centro de mecanizado horizontal Enshu es la máquina más precisa y moderna del taller. La impresora 3D Fortus (visible en la parte posterior) ayudó a comenzar una relación con un cliente que se convirtió en una fuente signi ˆcativa de trabajo para el HMC. >> Una de las partes de muestra impresas en 3D que el taller envía frecuentemente a los clientes está basada en la geometría de un trabajo de mecanizado CNC. El componente mecanizado que se ve en la foto es un pie para un aterrizador de la NASA. Las piezas impresas en 3D son miniaturas de la misma forma. MANUFACTURA ADITIVA


MM Ago - Sep 2013
To see the actual publication please follow the link above