Page 16

MM-Oct-Nov-2017

monitoreo de procesos Los daños causados por un mal proceso de manufactura pueden ser catastrófi cos. El calor excesivo causado por una broca mal afi lada puede generar cambios microestructurales y esfuerzos residuales que pueden ser el inicio de grietas que acabarían con la vida útil de un componente. Cortesía: WZL der rWTH Aachen. las variables que determinan la presencia de anomalías inducidas por el mecanizado en los productos y que resultan en su falla temprana. Aquí se presentan los más importantes: Medición de potencia El más común de ellos es el medidor de potencia real de mecanizado. A partir de esta medición se puede calcular el torque necesario por las herramientas para realizar el corte. En el caso de medir valores demasiado altos, se puede estar usando una geometría incorrecta de las herramientas o sus fi los de corte pueden estar desgastados, lo que puede a su vez indicar que se esté aplicando el material incorrecto para el corte. Por supuesto, estar alerta de un valor alto evita la rotura de una herramienta durante el trabajo y el consecuente deterioro de la pieza fabricada. Otra información valiosa que puede verse en las señales de potencia es una posible entrega incorrecta de lubricante dado que, al aumentar el factor de fricción entre los materiales, el torque del husillo debe aumentar. Información sobre cambios repentinos de velocidades del husillo, puntos de entrada y salida de la herramienta en el material, atascamientos de viruta entre otros, son también parte de los datos que se pueden obtener. Una ventaja grande de la medición de potencia en el husillo es que no interfi ere de ninguna manera con la zona de mecanizado debido a que se instala en los armarios de alimentación eléctrica y de control de las máquinas herramienta. Equipos de la fi rma alemana Artis GmbH, por ejemplo, permiten conectarse directamente al control numérico de la máquina para hacer análisis de detección de herramientas rotas o desgastadas. Algunas máquinas 14 | Edición 5 / Volumen 22 | Octubre/Noviembre 2017 www.metalmecanica.com cuentan directamente con este valor para ser analizado en tiempo real. Medición de fuerzas de corte La medición más directa que se puede tener sobre el comportamiento de las herramientas es la que generan los sensores que miden las fuerzas de corte. Existen varios tipos, siendo los más útiles los dinamómetros basados en sensores piezoeléctricos y que se localizan directamente en los cabezales de mecanizado o en los soportes de los insertos de corte en el caso del fresado. La señal de estos sensores, cuando está bien analizada, permite cuantifi car claramente el incremento de fuerzas de corte a medida que la herramienta pierde su fi lo, al igual que identifi ca irregularidades como descentres, pérdidas de insertos de corte, verifi car velocidades reales de rotación, entre otros. Debido al alto costo que tiene un cabezal con este tipo de sensórica, las aplicaciones para las que se suelen utilizar son precisamente las piezas más críticas. Medición de aceleración La medición de aceleración es clave para la determinación de condición de componentes mecánicos dentro de una máquina. Determinar las frecuencias de resonancia de las diferentes piezas y así entender si una pieza puede entrar a vibrar a amplitudes mayores a las deseadas, como es el caso del “chatter” en el proceso de mecanizado. El rango típico de medición de vibraciones en mecanizado llega hasta unos 30 kHz utilizando equipos de alta sensibilidad.


MM-Oct-Nov-2017
To see the actual publication please follow the link above