Page 32

MM-Oct-Nov-2017

La producción de Maquitrak se ha ido diversificando y haciendo más especializada. Actualmente fabrican flechas de motor, poleas para placas base para la producción de motores, kits de ensamble para asientos, etcétera. Este tipo de productos suelen ser de bajo volumen de los cuales normalmente no se fabrican más de diez piezas; no obstante, esto está cambiando, pues están ya trabajando en un proyecto para un proveedor de Nissan que requiere 80 plantillas de tres a cuatro piezas cada una. Como parte de este proyecto se produjeron 20,000 piezas en cuatro meses y ahora ya tienen nuevas órdenes de estas dimensiones. “Pudimos entregar en este periodo de tiempo gracias a los equipos CNC. La diferencia de trabajar con equipos convencionales ahora es que los tiempos se reducen al menos en 60%, y la precisión se ha duplicado. Además, las máquinas nos garantizan repetibilidad y permiten que los operadores las programen, pues son sistemas sencillos y amigables. Como trabajamos con lotes pequeños, de una base cambiamos a otra y la programación también se cambia prácticamente en el momento. Lo que Herramentales El incremento en los volúmenes de producción también les exigió crecimiento y garantías de calidad, así que salieron a comprar maquinaria. “En un principio compramos una marca de control (un equipo sencillo CNC) un poco más económico, pero no nos brindaba lo que necesitábamos así que después hacer un análisis basado en nuestras necesidades de producción, opté por comprar máquinas de la marca Trak, de la firma Southwestern Industries, las cuales nos brindaron un costo beneficio óptimo para los productos que hemos estado fabricando”. Ahora, en Maquitrak, cuentan ya con ocho máquinas de esta marca, tres tornos y cinco fresadoras. “Pero también tuvimos suerte, pues hace un par de años aquí en el estado hubo un programa de gobierno que ofreció apoyo a talleres de maquinado, brindando financiamiento para dos máquinas y proyectos para ponerlas en producción; sin embargo, el trabajo no llegó y las empresas se quedaron con la deuda de las máquinas”. Este hecho desafortunado para algunos, permitió a Maquitrak comprar una máquina a una empresa que ya no tuvo interés en mantener los equipos. Para Amado, las máquinas le han permitido obtener flexibilidad, además de precisión y repetibilidad, pues puede configurar secuencias de manufactura de tal forma que se aceleren los flujos de producción y las ganancias en takt time. “Por ejemplo, para un componente, dediqué dos máquinas solo a la elaboración de las figuras, mientras que otras las destiné a tareas específicas de barrenado y maquinados diversos. Esto me resultó mejor que hacer una pieza completa en una máquina, algo que podría ser lo lógico porque estas máquinas nos permitirían hacer una sola pieza de principio a fin. Pero esta libertad de configuración es la que me ha favorecido en cada proyecto”. 30 | Edición 5 / Volumen 22 | Octubre/Noviembre 2017 www.metalmecanica.com en un centro de maquinado podría tomarle horas para su set up, nosotros lo hacemos en minutos. Un centro de maquinado se justifica para corridas largas, por eso es que ese tipo de máquinas no son para nosotros". El diseño como valor agregado Del local de 3 x 3, Maquitrak se mudó a una pequeña nave de 90 m2, donde ahora operan con sus tornos, fresas, taladros, sierras y equipo de metrología. Para sus clientes, Amado tiene ya una oferta que va desde el diseño de componentes o de mecanismos, hasta la puesta en marcha del sistema en el sitio de producción. “Tenemos un diseñador aquí mismo. En ocasiones el cliente solo nos habla de su necesidad, los puntos a trabajar y su proceso de producción y, a partir de ahí, nosotros hacemos la propuesta del diseño y, una vez aprobado, lo producimos”. El diseñador tiene una estación de trabajo en la planta alta del taller con una licencia de SolidWorks, en la que hacen simulaciones en 3D de los mecanismos. Gracias a la capacidad técnica desarrollada en la joven empresa, ya


MM-Oct-Nov-2017
To see the actual publication please follow the link above