Page 46

MM-Oct-Nov-2017

Software Al respecto, Marchant añade que los alumnos posteriormente se pueden enfrentar a los equipos reales cuando realicen sus prácticas. El ITGAM, al igual que todo el sistema de Institutos Tecnológicos dependientes de la Dirección General de Educación Superior Tecnológica (DGEST), cuenta con un modelo de educación dual que exige que los alumnos cumplan con un determinado número de horas de actividad dentro de una empresa privada suscrita a un convenio del Instituto. Con ello, los futuros ingenieros podrían incluso diseñar un programa específico con los equipos utilizados en las líneas de producción en las que se desempeñen. Por ende, el modelo de laboratorios virtuales implementado con Leading Engineers resulta muy oportuno y adecuado para el ITGAM, “pues se complementa muy bien con la intención del programa dual”. Otra de las ventajas, asegura Germán Esparza, es que los cursos programados en el laboratorio cuentan con certificaciones de CONOCER, una instancia del gobierno federal pensada en el desarrollo y aseguramiento de las competencias laborales acorde con las necesidades de la actualidad del mercado laboral. “De hecho, esto nos exige ser muy cuidadosos con la foliación de los diplomas que emanan de dichos laboratorios virtuales. No se trata de entregar diplomas a diestra y siniestra para tratar de hacer ver que el modelo es exitoso. Son los mismos egresados y las capacidades desarrolladas por los alumnos en este proyecto las que tienen que mostrar lo exitoso de este programa para el Instituto Tecnológico”. Aunque en primera instancia el laboratorio digital servirá para apoyar a las áreas de ingenierías ambiental, logística, industrial y de gestión de procesos, Marchant explica que lo más importante es el enfoque de mercado, pues “la idea es alinear nuestros programas a los sectores estratégicos determinados por la Secretaría de Economía, tales como automotriz, biomédico, aeroespacial y alimentos y bebidas”. Concretamente, agrega, “uno de los más demandantes ahora es el automotriz, por lo que hemos desarrollado acuerdos de residencia profesional con algunas empresas del sector autopartes, tales como IT Soluciones y algunas italianas que aún no puedo dar a conocer”. Para establecer estas negociaciones, lograr acuerdos y determinar los programas de estudio que realmente requieren las empresas en función de sus necesidades técnicas, el ITGAM tiene un Consejo de Vinculación que les permite mantenerse cerca del sector productivo y que les ha llevado a hacer ajustes permanentes. “Además nos reunimos con los otros 11 Institutos Tecnológicos existentes en la Ciudad de México para compartir experiencias, conocimientos y mejores prácticas”. Sumado a ello, el esquema de laboratorios virtuales tiene como particularidad un modelo de “Embajador” que permite a estudiantes y alumnos establecer los requerimientos de cada programa y de propagar conocimiento relacionado con el laboratorio. 44 | Edición 5 / Volumen 22 | Octubre/Noviembre 2017 www.metalmecanica.com Gerardo Marchant Ortiz, director general del ITGAM. Vicente Muñoz, jefe de Ingeniería Industrial, es quien tiene este rol y su responsabilidad es asegurar que el sistema funciona enlazando las necesidades de los alumnos con los objetivos académicos y, a su vez, con las funcionalidades del sistema, los cuales “no funcionan si simplemente se dejan libres. Es necesario poner líderes con métricas puntuales”. Gerardo Marchant, quien es egresado del Instituto Tecnológico de Zacatecas como ingeniero industrial y cursó su Maestría en Sistemas de Información en el Tec. de Monterrey, reconoce que, aunque al principio la idea de los laboratorios virtuales no tuvo mucha respuesta, hoy es un éxito. “Es un logro que queremos compartir con otros Institutos, pues nuestros alumnos tienen acceso a tecnología de última generación y, además, les está permitiendo desempeñarse mejor en las empresas en las que hacen sus prácticas.” Hoy, continua el directivo, son los mismos alumnos los que nos presionan para seguir añadiendo funcionalidad al laboratorio, el cual cuenta con 40 licencias fijas (en estaciones de trabajo) y 60 licencias en computadoras portátiles. “Ya tenemos 160 jóvenes capacitados y esta cifra seguirá aumentando. Además de que se trata de una generación de estudiantes que ya nacieron con tecnologías digitales, la facilidad de uso de los sistemas empleados en el laboratorio, así como su disponibilidad, está redituando en una buena aceptación”, considera Marchant, quien manifiesta que también empezará a generar beneficios en el modelo dual, que hoy ya produce una empleabilidad rápida y coloca a 80% de los estudiantes en las posiciones de trabajo donde hacen sus prácticas. MMII w EL AUTOR Director de contenido de Metalmecánica Internacional.


MM-Oct-Nov-2017
To see the actual publication please follow the link above