Page 58

MM-Feb-Mar2018

sustentabilidad requerido para la manufactura de un solo macho. Este valor difícilmente puede ser reducido durante el proceso de manufactura, a menos que se cambiase la geometría del macho (en la etapa de proyecto) o la geometría de la pieza de trabajo (si es económicamente posible). Es este contexto, el análisis puede ser extendido a la comparación entre el uso de piezas sinterizadas near-net-shape con geometrías similares a las del producto terminado, en vez de barras de aleación WC. ¿Qué hacer? Todo proceso de maquinado produce viruta. En la búsqueda de procesos cada vez más amigables con el medio ambiente, pero también en la constante necesidad de optimizar procesos y ahorrar en costos, son muchas las compañías 56 | Edición 1 / Volumen 23 | Febrero/Marzo 2018 www.metalmecanica.com que intentan recuperar y reciclar la mayor cantidad de sus residuos de manufactura y, en este sentido, la medición de cuánta materia prima se desperdicia y se consume —como en el estudio anterior— es fundamental. En el caso en el que, como en el estudio presentado, su taller no pueda evitar disminuir la cantidad de viruta producida, el paso siguiente es pensar: ¿qué hacer con la que produzco? Aunque una rápida revisión a la literatura existente podría llevar a la conclusión de que el manejo responsable, el reciclaje y la reutilización de viruta ya son prácticas reconocidas o incorporadas dentro de los talleres de maquinado, lo cierto es que, aterrizado a la realidad latinoamericana, botar la viruta sigue siendo una práctica extendida, aunque la venta de la misma se está expandiendo entre la industria. Lo primero que hay que saber es que la viruta procedente de un proceso de maquinado, al estar mezclada con fluidos de corte, es difícil (más no imposible) de reciclar. Algunos almacenan estos residuos en un cuarto destinado para tal fin dentro del mismo taller. Otros cuentan con maquinaría que les permite separar la viruta del fluido, así como los diferentes tipos de metales (ferrosos y no ferrosos), y compactar el producto final para venderlo a un tercero que se encarga de su disposición/ reutilización; y otros hacen lo último sin separar la viruta. Pero, ¿por qué reciclar? Más allá de que es lo “políticamente correcto” y amigable con el planeta, es una opción que —dependiendo de las cantidades de viruta que usted produzca— puede Virutas de metal provenientes de un torno. . Crédito: Fotolia - Valery Voennyy.


MM-Feb-Mar2018
To see the actual publication please follow the link above