Page 62

MM-23-2-Abril2018

portaherraMientas pequeños aJustes, Grandes ahorros Un simple ajuste en los sistemas de sujeción puede generar importantes mejoras en el rendimiento de los maquinados y refl ejarse de manera positiva en los resultados de toda la operación. 60 | Edición 2 / Volumen 23 | Abril/Mayo 2018 www.metalmecanica.com Las mejoras en productividad son, sin duda, decisiones que deben tomarse en un nivel ejecutivo. “Dentro de mi función directiva, cualquier acción que nos signifique una reducción de costos o nos permita mejorar nuestras eficiencias puede ganarse mi atención”, comenta Joe Da- Rosa, ex presidente de Toyota Manufacturing, en Texas. Por lo tanto, la primera vez que escuchó sobre la idea de solucionar el problema de una máquina de manera económica que, aun bajo estimaciones conservadoras, podría mejorar la productividad hasta en un 15% e incluso más la vida de las herramientas, la intriga se apoderó de él de inmediato. La falla en el sistema tiene que ver con un problema de pobreza de diseño, cuando las perillas tradicionales de retención, que tienen un valor inferior a los 20 dólares, al apretarse, crean una protuberancia en el cono que impide el contacto completo y, con ello, el asentamiento debido en el husillo. Una vez que sucede esta expansión, el portaherramienta no halará completamente en el husillo, por lo que no puede hacer contacto con hasta 70% de su superficie. Para solucionarlo, se presentaron en el mercado soluciones de alto torque en las perillas de retención que buscan eliminar estas fallas en diseño. Un ejemplo es la empresa JM Performance Products que ha diseñado perillas de alto torque para herramientas de sujeción de conos 30 y 60 que ya están actualmente en el mercado. Se presume que, mediante la combinación de las perillas de retención de mayor torque, el contacto con el husillo se mejora hasta en un 100% aproximadamente en cada configuración, lo cual puede verificarse mediante un proceso de prueba de seis pasos: 1. Colocar la herramienta en cuestión, haciendo contacto con la superficie y escribir la referencia de su posición. 2. Retirar la herramienta del husillo y aflojar la perilla de retención. 3. Reajustar la perilla de retención, esta vez hasta dónde llegue, sin aplicar fuerza. 4. Recargar el portaherramienta en el husillo. 5. Volver a hacer un toque a lo largo de la superficie de la herramienta y tomar nuevamente las mediciones. 6. Comparar las lecturas. Si estas son diferentes, la diferencia es la distancia que la herramienta se queda corta del completo acompañamiento con el husillo. De lo contrario, si los números coinciden, entonces el portaherramienta tiene un acoplamiento óptimo con el husillo. Vuelva a apretar entonces la perilla de retención y ya no es necesario hacer ajustes. ¿Qué pasaría si con tan solo una pequeña inversión en tiempo y atención se lograra obtener un incremento de entre 15 y 20% en la productividad del fresado a lo largo de los procesos? Al sonar demasiado bueno para ser cierto, muchas personas seguramente ni se detendrían a escuchar, pero los fabricantes que maquinan componentes están entendiendo que pueden incrementar los tiempos de ciclo cuando resuelven uno de los problemas más básicos en el maquinado: el asentamiento inapropiado de los sistemas de sujeción de herramientas en los husillos.


MM-23-2-Abril2018
To see the actual publication please follow the link above