Page 16

MM-24-1-FEB-MAR

manufactura de moldes pero sin adelantarse demasiado y caer en inversiones de difícil retorno. Por esta razón se han ido desprendiendo de máquinas en buen estado, esto incluye la Mazak que adquirieron en 1988, que tenía 30 años funcionando, entregando todavía buena calidad, pero ya no con el rendimiento esperado en comparación con máquinas más nuevas. Pero es que, acorde con las enseñanzas de su padre, la actualización es primordial. “Yo creo que las máquinas en realidad deberían depreciarse en 10 o 12 años. No más. De otra manera no podemos ser competitivos ni mantener nuestras curvas de precisión”. Siguiendo esto, y según su filosofía de optimización, al analizar la obsolescencia de algunos equipos, y en busca de la optimización del espacio en planta, adquirieron un nuevo centro de maquinado horizontal de 20 toneladas de la marca OKK, el cual soporta hasta piezas de 1,200 kilos con dimensiones de 1m. Para colocarla, tuvieron que adecuar incluso la cimentación del espacio designado. Al tener cambiadores de piezas con pallets separados, esperan una optimización en cambios y un incremento importante en la producción. El liderazgo de Alejandro Kaplun, inspirado por su padre, que aún va todos los días a la planta, aunque ya sin un involucramiento directo, ha permitido que todos sus empleados absorban la filosofía de calidad y mejora continua de la empresa. Están incorporando SMED, procesos automatizados de carga y descarga. “Todos trabajan un turno y algunas máquinas trabajan solas de noche. Las EDM pueden funcionar en automático. Seguimos buscando organizar esto de mejor forma en el futuro, con personas preparadas para administrar los programas, herramientas y piezas, así como máquinas que 16 | Edición 1 / Volumen 24 | Febrero / Marzo 2019 www.metalmecanica.com soporten lo anterior. Incluso estamos pensando en robots para algunas tareas de carga y descarga”. Parte de esa preparación es la implementación de sistemas de calidad como ISO 9000 y las normas específicas para industrias como la automotriz, con las cuales están ya en un proceso de desarrollo corporativo. Los estándares son importantes, pues la homogeneidad de su calidad debe mantenerse en cada uno de los componentes fabricados. Kaplun concluye que el negocio de los moldes es un trabajo de micras, no es un sistema en masa, por lo que las máquinas son un gran apoyo, pero la gente seguirá siendo el fundamento de la manufactura. MMII w El autor Director Editorial de Axioma B2B Marketing.


MM-24-1-FEB-MAR
To see the actual publication please follow the link above