Page 32

MM-24-1-FEB-MAR

control de calidad para garantizar que eso no suceda, pero aun así es posible. Tercerización Para Chin, una opción para los fabricantes de equipos originales es recurrir a revestidores de bobinas experimentados que pueden aplicar previamente adhesivo de etapa B a prácticamente cualquier sustrato metálico. El adhesivo de etapa B está diseñado para reactivarse y curarse dentro de un rango de temperatura específico para unir el laminado. Esto elimina varios pasos y puede llevar a un enlace laminado de mayor calidad. “Desde un punto de vista de calidad, usted obtendrá una excelente uniformidad del adhesivo aplicado (por un revestimiento de bobina) y se curará correctamente”, indica Chin. “Entonces, básicamente todo lo que tiene que hacer el fabricante es laminar la película al metal”. Otra opción es eliminar todo el proceso por completo. Esto anula la necesidad de mano de obra interna, equipos de aplicación, hornos de curado y sistemas de control de emisiones ambientales. “Por lo general, el revestidor de bobinas tiene mucha experiencia en este tipo de productos, por lo que pueden marcar el espesor del adhesivo y controlar las temperaturas de curado y laminado muy de cerca para garantizar la adhesión adecuada”, manifiesta Chin. “Esto se traducirá en un producto laminado de mayor calidad”. Los revestidores de bobinas también deben garantizar tasas de desperdicio por debajo de cierto nivel. “No hay pruebas que deba realizar el OEM, aparte de las inspecciones puntuales para su propio proceso de monitoreo de calidad. El revestidor de bobinas se encarga de todo eso”, explica Chin. Chin agrega que la bobina laminada también se puede cortar fácilmente a casi cualquier tamaño y está lista para estampar, formar u otras operaciones de acabado. Esto puede eliminar varios pasos internos adicionales y simplifica el proceso de mantener un inventario Fabricación La aplicación de laminados al metal requiere múltiples pasos. En primer lugar, el metal se prepara mediante limpieza química y tratamiento previo. Luego se aplica un adhesivo líquido o película laminada al metal y se cura en un horno. La película laminada se une al metal cuando el metal recubierto con adhesivo sale del horno y el laminado se introduce en los rodillos de presión para unir el laminado al adhesivo. Luego se enfría el metal laminado. Según Chin, en cada paso del proceso hay desafíos que pueden conducir a una mala unión o delaminación. “Todo tipo de cosas pueden suceder durante un proceso de laminación no continuo”, dice Chin. “Puedes tener problemas con la unión causados ​​por la limpieza del metal, la aplicación incorrecta del adhesivo o temperatura insuficiente del horno. También podría haber desalineaciones del laminado que causen arrugas en la película”. Chin sostiene que esto puede llevar a tasas de desperdicio extremadamente altas que superan el 20 %. Peor que eso, los fabricantes de equipos originales pueden experimentar devoluciones de productos y revisiones negativas debido a la delaminación que se produce con retraso una vez que el producto se ha entregado. “Si hay un problema con la unión del laminado, puede manifestarse más adelante cuando un producto ya está en manos del cliente”, agrega Chin. “Normalmente se realizan pruebas de 32 | Edición 1 / Volumen 24 | Febrero / Marzo 2019 www.metalmecanica.com Laminados apilados. de metales laminados en diferentes tamaños. Desafíos de adhesión Los revestidores de bobinas experimentados también están mejor equipados para enfrentar desafíos difíciles de adhesión, a menudo con la ayuda de formuladores de adhesivos como Unichem que pueden ofrecer formulaciones personalizadas y brindar otros consejos sobre el proceso de laminación. “Como formulador de adhesivos, podemos personalizar el adhesivo para que coincida más exactamente con lo que el fabricante está tratando de lograr. Hay veces en que la compañía de adhesivos, que tiene un catálogo específico de productos, no tiene una solución que funcione para aplicaciones específicas”, dice Chin. Un ejemplo son los adhesivos formulados para ser más tolerantes en términos de rangos de curado a temperatura. Esto puede ayudar a los OEM que tienen problemas con la temperatura del horno o la consistencia en el ancho de la bobina. Las películas laminadas populares como TPO (olefina termoplástica) también son muy difíciles de unir al metal. TPO puede referirse a materiales tales como polipropileno (PP), polietileno (PE), polipropileno de copolímero de bloque (BCPP) y otros. Aunque hay adhesivos estándar utilizados para laminar a TPO, Chin dice que Unichem ha visto bastantes Laminado impreso.


MM-24-1-FEB-MAR
To see the actual publication please follow the link above