Page 53

MM-24-1-FEB-MAR

torneado duro • Mantener las tolerancias lo más ajustadas posible. Tener en cuenta estos aspectos aumentará notablemente la vida útil del inserto de CBN usado posteriormente, mejorando finalmente la productividad del proceso total. Máquina y sujeción No cualquier máquina de torneado está predestinada a ser una estación para torneado duro. La estabilidad de la máquina desde el punto de vista estructural y térmico son cruciales para lograr piezas de alta calidad dimensional y superficial, que son normalmente los criterios de aceptación que se usan en estos procesos finales. La sujeción de la pieza es crucial para prevenir vibraciones que se verán reflejadas en el acabado superficial. Los sistemas tradicionales de mandriles de sujeción con tres puntos no son suficientes para garantizar los mejores resultados superficiales. Deben emplearse métodos que garanticen una mayor área de sujeción. En todos los casos que sea posible, usar el contrapunto del torno para agregar rigidez y estabilidad al montaje. Usar herramientas de sección lo más grande agrega estabilidad al sistema. Gracias a la gran resistencia térmica del CBN, normalmente no se necesita refrigerante para el corte, lo cual mejora las posibilidades de reciclar y aprovechar la viruta del proceso. Solo en algunos casos de corte continuo en los que los requerimientos de rugosidad superficial son muy estrictos se recomienda usar líquido refrigerante. Un ejemplo de aplicación de gran interés lo presentó la firma Danobat con el desarrollo de un nuevo torno de alta precisión de la gama LT-400 con un sistema de precentrado de las piezas que se van a tornear utilizando sondas de medición que reducen notablemente los tiempos muertos de configuración de las piezas. El sistema fue desarrollado para los fabricantes de rodamientos NBI Bearings Europe para el torneado duro del hombro de un anillo de alta complejidad geométrica. Como es sabido, los requerimientos en cuanto a dureza y rugosidad superficial de este tipo de componentes es de los más altos en cuanto a piezas de producción en masa. La capacidad de garantizar el posicionamiento correcto de la pieza permitió alcanzar durante el torneado rugosidades de menos de 0.4 μm Ra, eliminando la necesidad de utilizar el proceso de rectificado y dando la flexibilidad a los fabricantes de modificar la geometría en el futuro. (Ver imagen 3). MMII w ACERCA DEL AUTOR Director de Procesos de Manufactura en PM Tec Engineering, Colombia. www.metalmecanica.com Edición 1 / Volumen 24 | Febrero / Marzo 2019 | 53


MM-24-1-FEB-MAR
To see the actual publication please follow the link above