Page 13

MM-24-2-ABR-MAY

ESPECIAL MANUFACTURA DE MOLDES www.metalmecanica.com Edición 2 / Volumen 24 | Abril / Mayo 2019 | 13 una empresa de fabricación de moldes. Durante 12 años hizo carrera en este sector, primero como operario, y luego como técnico, encargado de personal y, nalmente, fue jefe de planta. En este tiempo como empleado, el sueño de hacer empresa siempre estuvo y, por ello, los nes de semana los dedicaba a visitar posibles emplazamientos para su negocio y a cotizar máquinas. El año 1998 fue particularmente complicado para la economía colombiana y la decisión de independizarse nalmente llegó cuando uno de los hermanos mayores se quedó sin empleo porque la empresa en la que trabajaba fue liquidada. En ese momento la familia resolvió seguirle la corriente a Serafín en cuanto a tener algo propio y reunieron un capital inicial con el que compraron un torno y una fresadora. Mientras que sus dos hermanos mayores permanecieron como socios capitalistas pero empleados en otras empresas, Serafín y un operario que conoció en un trabajo anterior se instalaron en una pequeña bodega en Bogotá. Lo primero que fabricó fue un molde de gancho para una empresa colombiana y luego consiguió algunos trabajos en reparaciones para moldes y piezas para extrusión. El punto de quiebre entre esa “pequeña” idea de negocio inicial, con dos personas ejecutando trabajos, y la empresa de 30 empleados que tiene hoy, se dio en el año 2000 cuando el aceptar un trabajo de un mantenimiento de un molde para canasta de frutas, en plena temporada navideña, le abrió nuevos horizontes a su negocio. “Era un molde que yo conocía de procedencia española, marca Mundimold. Cumplí unos días antes de lo pactado, subieron el molde a la inyectora y empezaron a producir sin ningún problema”, manifestó Ramos. En enero del siguiente año, ese mismo cliente le ofreció a Ingeniería RP Hermanos ser su taller satélite y fue en ese momento, según Ramos, que tuvo que pensar más en grande y en invertir en maquinaria para responder a este llamado. Luego de añadir algunas máquinas convencionales usadas al piso de producción, llegó la oportunidad de estrenar. Uno de los clientes de Ingeniería RP Hermanos les sugirió comprar una electroerosionadora de penetración propia ya que tenían la idea de que en el sitio en el que estaban tercerizando ese proceso se estaban copiando de los moldes. Inmediatamente solicitaron un crédito leasing que les fue negado por no tener músculo nanciero ni respaldo. Imocom, empresa colombiana que distribuye soluciones industriales, les nanció directamente la máquina. Allí mismo adquirió una inyectora Haitian de 150 toneladas porque la experiencia le enseñó que lo mejor era entregar los moldes probados y con las especi caciones y condiciones de manejo. “Un problema que había en el mercado era que se fabricaba un molde, se entregaba y el cliente decidía si lo inyectaba en su propia


MM-24-2-ABR-MAY
To see the actual publication please follow the link above