Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2019 Página 1 de 2

4 prioridades para la competitividad de las empresas en 2019

Víctor Esquivel, socio Director General de KPMG en México y Centroamérica.

La gestión del talento, la transformación digital, la ciberseguridad y el impulso de la innovación marcarán la agenda de las industrias en este año.

En 2019 las empresas afrontan un contexto definido por la complejidad geopolítica, los cambios significativos en las exigencias del cliente y el potencial que ofrecen las tecnologías emergentes para incrementar la competitividad. Los retos de la Cuarta Revolución Industrial, que apuntan a la llamada 'Globalización 4.0', demandan una mayor capacidad de adaptación ante las grandes transformaciones, así como una nueva fase de cooperación global para crecer de forma sostenible, por parte de las sociedades y las corporaciones.

En una nueva edición del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), los líderes globales debatieron acerca de las coyunturas más importantes que caracterizan el entorno mundial, entre ellas se destacó el papel de la globalización 4.0 en la construcción de una nueva arquitectura internacional en el marco de la Cuarta Revolución Industrial.

Asimismo, la colaboración se mostró como un componente fundamental para el funcionamiento de la economía digital en la actualidad; aprovechar la información derivada de las operaciones del negocio se ha convertido en un tema sumamente relevante que, junto con este trabajo cooperativo, tiene el potencial para que las naciones y las organizaciones alcancen sus metas de crecimiento.

Por lo anterior, es necesario que la alta dirección de las organizaciones atienda cuatro grandes prioridades que darán gran impulso a la competitividad de los negocios en 2019:

  1. Gestión del talento
  2. Transformación digital
  3. Ciberseguridad
  4. Innovación

1. Gestión del talento

En la medida en que se logren alinear los objetivos que poseen las compañías con la necesidad que tenemos como sociedad de dar ocupación a una fuerza laboral en aumento, el talento será pieza fundamental para el crecimiento, la satisfacción del cliente, la innovación y la transformación digital de los negocios.

Temas de gran disrupción en México y el mundo como la inteligencia artificial, que cada vez cobra mayor resonancia en medios y en la industria, son un gran reto para las empresas en nuestro país, dado que, en términos económicos, su fuerza laboral sigue siendo muy competitiva si se compara con la instalación y aprovechamiento de las tecnologías cognitivas, como en el caso de las empresas automotrices, cuyo talento es reconocido en el mercado global, manifetsándose en el crecimiento que ha tenido este sector en el Bajío y en otras regiones como el estado de Nuevo León.

Cada día que pasa, en México y en el mundo, los enfoques tradicionales para gestionar tanto al talento como a los clientes pierden relevancia en economías industrializadas, dado que la digitalización global ha derribado fronteras entre mercados, poniendo en entredicho decisiones como la imposición de aranceles en el marco de una guerra comercial entre distintas naciones; las sociedades, empresas y personas están cada vez más interconectadas de forma virtual, eliminando de cierta forma las fronteras, gestando y materializando una transformación digital, que hoy es una realidad.

2. Transformación digital

Considerando la relevancia que tienen las nuevas tecnologías emergentes en la configuración del mundo actual, la transformación digital de las organizaciones es un tema de supervivencia. Productos e industrias están modificándose progresivamente a un ritmo cada vez más acelerado. Diversos sectores destinan sus inversiones actuales en proyectos que buscan satisfacer una necesidad rápidamente cambiante y en respuesta a un futuro que no conocemos, lo cual acarrea un riesgo evidente.

En este contexto es que se aprecian fenómenos como la disrupción tecnológica que revolucionó —y sigue haciéndolo— la industria del transporte, modificando hábitos de uso, compra y venta de automotores como no se preveía que sucediera hace apenas un lustro. A pesar de ello, la disrupción tecnológica debe ser considerada como una oportunidad y no como una amenaza, siempre y cuando el cliente sea el foco principal de toda la estrategia del negocio desde la cual se ajuste la oferta de valor que brindan las organizaciones.

Partir del cliente y de lo que demanda la empresa para cambiar el modelo de negocio es la clave para asumir la transformación y adaptación como un proceso en beneficio de la organización. Hoy es fácil ver cómo han evolucionado industrias completas; no obstante, el punto es identificar las señales tempranas de cambio que modificarán el mercado en uno, dos o tres años, cómo están alterándose los hábitos de consumo de los clientes e, incluso, cómo se da la convergencia de distintos sectores.

3. Ciberseguridad: mayor conciencia del riesgo

Recientemente se han presentado eventos que menoscaban la seguridad de la información en compañías y grupos empresariales, lo que ha impulsado a las organizaciones a tomar mayor conciencia de que cualquiera es susceptible de sufrir un ataque cibernético, elevando la prioridad de esta materia dentro de la estrategia operativa; sin embargo, falta mucho en materia de protección.


Palabras relacionadas:
Gestión del talento en las industrias, transformación digital de la industria manufacturera, disrupción tecnológica en la industria, estrategias para la ciberseguridad, ciberseguridad en México, seguridad de la información en la industria manufacturera, alianzas con start-ups, compra de soluciones desarrolladas por start-ups, alianzas entre start-ups y empresas tradicionales.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Automotriz

Documentos relacionados