Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2019 Página 1 de 3

Así puede eliminar sus operaciones internas de laminado

Los productores de componentes en acero laminado plano, aluminio y otros metales están subcontratando sus operaciones de laminación a revestidores de bobinas.

Los productores de componentes en acero laminado plano, aluminio y otros metales están eliminando sus operaciones internas de laminación y, en su lugar, están subcontratando a revestidores de bobinas experimentados.

Para los fabricantes de equipos originales (OEMs) que aplican películas laminadas a piezas metálicas o recubrimientos como acabados decorativos, el proceso de manufactura interno requiere una inversión significativa en equipos, espacio en el piso de la planta y mantenimiento continuo.

No solo eso, sino que el hecho de no controlar con precisión lo que puede ser un proceso muy temperamental, puede llevar a laminados que no se adhieren correctamente o se arrugan, lo que conduce a tasas de desperdicio excesivamente altas e incluso a devoluciones de productos.

Por esta razón, los OEMs están subcontratando cada vez más la aplicación de películas laminadas a revestidores de bobinas experimentados que pueden ofrecer varias alternativas: acero, aluminio u otros metales en forma de bobina o lámina con adhesivo pre-aplicado (seco), o un producto totalmente laminado que elimina el procesamiento interno por completo.

El resultado para los fabricantes puede ser significativo, tanto en términos de acelerar la producción como en reducir los costos operativos; sin embargo, cuando se combina con el hecho de que los revestidores de bobinas experimentados pueden elaborar productos laminados de alta calidad, se convierte en un escenario en el que todos ganan.

“Muchos OEMs no son completamente conscientes de las alternativas para la subcontratación de una parte o la totalidad de la operación de laminación a los revestidores de bobinas”, explica Dan Chin, presidente de Universal Chemicals & Coatings (Unichem), una compañía que se especializa en adhesivos y recubrimientos personalizados usados en el procesamiento de bobinas. “Con frecuencia, esto se debe simplemente a que siempre lo hicieron de la misma manera, internamente, pero pueden obtener un producto laminado de alta calidad y eliminar los costos y los dolores de cabeza asociados con el proceso”.

Laminados

El uso del laminado aplicado al metal para fabricar piezas o productos está muy extendido en toda la manufactura. Los acabados decorativos brindan el aspecto del acero inoxidable, el cobre cepillado y los granos de madera, así como una variedad de colores, impresiones y un rango de niveles de brillo. Las películas laminadas también pueden tener un propósito funcional al proporcionar resistencia a los rasguños o químicos.

Algunas de las aplicaciones más comunes incluyen electrodomésticos (refrigeradores y congeladores, lavadoras, lavaplatos, microondas, campanas extractoras o campanas de extracción); productos de construcción (paneles de paredes aislados, puertas de garajes, productos para techos); y los mercados de casas móviles y manufacturadas (paredes y paneles de puertas).

La aplicación de laminados al metal requiere múltiples pasos. En primer lugar, el metal se prepara mediante limpieza química y tratamiento previo. Luego se aplica un adhesivo líquido o película laminada al metal y se cura en un horno. La película laminada se une al metal cuando el metal recubierto con adhesivo sale del horno y el laminado se introduce en los rodillos de presión para unir el laminado al adhesivo. Luego se enfría el metal laminado.

Según Chin,en cada paso del proceso hay desafíos que pueden conducir a una mala unión o delaminación.

“Todo tipo de cosas pueden suceder durante un proceso de laminación no continuo”, dice Chin. “Puedes tener problemas con la unión causados ​​por la limpieza del metal, la aplicación incorrecta del adhesivo o temperatura insuficiente del horno. También podría haber desalineaciones del laminado que causen arrugas en la película”.

Chin sostiene que esto puede llevar a tasas de desperdicio extremadamente altas que superan el 20 %. Peor que eso, los fabricantes de equipos originales pueden experimentar devoluciones de productos y revisiones negativas debido a la delaminación que se produce con retraso una vez que el producto se ha entregado.

“Si hay un problema con la unión del laminado, puede manifestarse más adelante cuando un producto ya está en manos del cliente”, agrega Chin. “Normalmente se realizan pruebas de control de calidad para garantizar que eso no suceda, pero aun así es posible. En el momento en que el fabricante lo descubre, puede llegar a ser bastante costoso”.

Tercerización

Para Chin, una opción para los fabricantes de equipos originales es recurrir a revestidores de bobinas experimentados que pueden aplicar previamente adhesivo de etapa B a prácticamente cualquier sustrato metálico. El adhesivo de etapa B está diseñado para reactivarse y curarse dentro de un rango de temperatura específico para unir el laminado. Esto elimina varios pasos y puede llevar a un enlace laminado de mayor calidad.


Palabras relacionadas:
beneficios de la tercerización del proceso de laminado, ventajas de la tercerización de la laminación, reducción de costos a través de la subcontratación de la laminación, eliminación de errores y defectos a través de la subcontratación de la laminación, beneficios de la subcontratación del proceso de laminado, momentos adecuados para iniciar el proceso de tercerización de la laminación
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Formado y fabricación