Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2004 Página 1 de 3

Autopartista adopta el MAV para mejorar el herramental de sus operaciones de forja

Bill Dundas

Un fabricante de piezas de automóvil adopta con éxito el mecanizado de alta velocidad para mejorar la producción de herramental para sus operaciones de forja.

Por su propia naturaleza, las operaciones de manufactura son resistentes a cambios fundamentales en las estrategias de producción. Por tanto, cuando se reconfigura un proceso de producción de alto volumen, las consecuencias de un error de cálculo son tan serias que producen en los administradores la sensación de estar trepando por la rama más alta de un árbol. Con la mirada fija en el piso, los actores en este escenario sienten que trabajan sin red de seguridad.

TRW Automotive (St. Catharines, Ontario, Canadá) enfrentó este tipo de reto cuando los administradores del taller de herramientas de la división de sistemas de dirección y suspensión de la empresa, empezaron a investigar alternativas para el mecanizado de las matrices de forja. Esta investigación culminó con una inversión total de US$ 4 millones para iniciar un proceso de mecanizado de alta velocidad. Sin embargo, cuando la compañía inició su transición, esta tecnología era relativamente nueva y la selección de las máquinas-herramienta apropiadas era muy limitada. La red de soporte que existe hoy estaba totalmente ausente. Por esta razón, los gerentes de la compañía se vieron obligados a generar su propia estrategia para desarrollar las capacidades de esta tecnología.

TRW Automotive, octavo productor automotor del mundo, fabrica un amplio rango de equipo original y de productos posventa que incluye sistemas de frenos, piezas de chasis, sistemas de dirección, sistemas de seguridad para los ocupantes, componentes de motor y elementos de sujeción. Con más de 25.000 empleados en Norteamérica, la compañía registró en 2002 ventas por US$ 10,6 mil millones. La planta de St. Catharines emplea aproximadamente 800 personas, y sus operaciones diarias de forja completan tres turnos de ocho horas.

El ímpetu para cambiar el proceso de producción del taller de herramientas fue interno, generado por el aumento de la demanda de operaciones de forja. La compañía necesitaba reemplazar un sistema de producción maduro que ya no era suficientemente flexible para mantener el ritmo de estas operaciones. El proceso existente en la planta incluía la creación de patrones de todas las piezas forjadas, duplicar los electrodos a partir de estos patrones y mecanizar cavidades de matrices vía EDM. Esto requería el uso de un total de 12 electroerosionadoras de penetración, cinco duplicadores, un sistema de pulido y un número sustancial de operarios.

Una gran porción de las matrices mecanizadas por el taller de herramientas de TRW es utilizada para producir brazos de suspensión de automóviles, brazos superiores de control y ensambles de juntas de bolas. Estas matrices de impresión están expuestas a temperaturas muy altas en la producción continua de piezas a partir de piezas de stock forjadas y calentadas por inducción. Las matrices son mecanizadas en acero H13 con una dureza de 45 HRC. La planta de forja de la compañía opera con prensas verticales y horizontales.

La búsqueda de un proceso más eficiente llevó a la compañía a organizar una demostración en la cual las matrices de forja eran fresadas en máquinas de alta velocidad, como una alternativa al proceso EDM. Los resultados convencieron a la gerencia de que la compañía podía acelerar sustancialmente su proceso de producción de matrices. “La demostración probó, más allá de cualquier duda, que tendríamos la capacidad de cortar materiales endurecidos a velocidades de avance significativamente aumentadas”, dice el programador CNC Robert Chausse. Pero convencer a los empleados del taller de herramientas de adoptar una estrategia de mecanizado completamente nueva, resultó ser un proceso más gradual. A partir del momento en el que la primera máquina de alta velocidad de la compañía llegó a ser operacional, fue necesario un período de transición de aproximadamente un año antes que el taller de herramientas alcanzara su máxima producción.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mecanizado