Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2019 Página 1 de 3

El ciclo de vida de un proyecto para la industria metalmecánica

Diego Rojas

La metalmecánica es una industria de servicios, por lo que los proyectos deben analizarse desde los procesos de gestión de la guía OPM y el estándar del PMI.

Comúnmente, los proyectos se organizan en fases que se determinan según las necesidades de gobernabilidad y monitoreo. Dichas etapas deben seguir una secuencia lógica, desde un inicio que corresponda con todo el proceso previo de investigación y desarrollo, hasta un cierre que evidencie que los beneficios recibidos son los mismos que se plantearon. Para asegurar una administración eficaz del proyecto durante todo su ciclo de vida, es necesario proponer un conjunto de actividades que obedezcan a las mejores prácticas existentes para la gestión de proyectos y que estén articuladas con la filosofía de diseño, fabricación y/o reparación de maquinaria o elementos mecánicos definidos por la organización.

 

De acuerdo con investigaciones realizadas por el Project Management Institute (PMI), se espera que el gasto global en robótica pase de USD 15,000 millones en 2010, a USD 67,000 millones en 2025. Para 2025 también se estima que la proporción de tareas realizadas por los robots aumentará de un promedio global de alrededor de 10 % a 25 % en todas las industrias de manufactura. La adopción más amplia de la robótica elevará la productividad de la manufactura hasta en un 30 %, con lo que se proyecta que los costos promedio de la mano de obra de fabricación serán 33 % más bajos en Corea del Sur, y entre 18 % y 25 % menores en países como China, Alemania, Estados Unidos y Japón. Tales proyectos tienen como propósito fundamental maximizar el beneficio corporativo a través de la aplicación de prácticas que permitirán aumentar los indicies de éxito en la ejecución de proyectos. 

En una entrevista realizada por la publicación “El pulso de la profesión” del PMI a Phillipe Husser, socio Senior de Dirección de Progreso de Michelin, el experto afirmó estar trabajando para transformar la forma en que la promesa inicial de beneficios se entrega en su organización. “Si pensamos que podríamos aumentar las ventas en el mercado en 3 % con un proyecto específico orientado al cliente, entonces diseñaríamos y produciríamos el proyecto; sin embargo, el problema surge cuando nuestra gente identifica el beneficio al principio del proyecto, pero, al final, el proyecto es trivial o no aporta según los beneficios identificados”, explicó Husser. Las organizaciones que tienen un alto nivel de madurez en la materialización de beneficios también reportan mejores resultados en los proyectos. 

Para entender el comportamiento de los proyectos en la industria metalmecánica es necesario profundizar en lo que ha sido su evolución. Desde tiempos remotos se habla de la capacidad que tiene el hombre para adaptarse y transformar su entorno. Los cambios sociales que han impactado a la humanidad tienen que ver con la transformación del arte en utensilios.

Si bien su invención data de alrededor de 3500 años A.C., la rueda y la palanca siguen siendo los principales artefactos de transformación en la industria metalmecánica, aunque incorporados en una nueva forma (engranaje) su principio sigue siendo el mismo. Lo generado alrededor de estos descubrimientos o inventos cambió la forma de vida de las personas y la sociedad como aparato productivo y se dio inicio a una revolución industrial, una nueva forma de hacer las cosas. 

La revolución industrial se debe en gran parte a la industria metalmecánica. Los proyectos metalmecánicos dieron a luz a la industrialización de la manufactura y del artefacto, haciendo mucho más eficientes los procesos a través de la incorporación de la maquinaria al aparato productivo.  

Ya no basta con hacer series de elementos, ahora se requiere hacer un elemento bajo especificaciones particulares, un único elemento para satisfacer a un único cliente y, a este tipo de necesidades del cliente, se les llama proyectos. 

El telar mecánico, el ferrocarril y las maquinas refrigeradoras fueron algunos de los inventos que marcaron la era de la revolución industrial. Si bien el beneficio corporativo por la realización del proyecto es positivo como industria metalmecánica, el verdadero aporte se dio en el beneficio social. 

En la actualidad se habla de la Cuarta Revolución Industrial o la disrupción de la era digital. En ese camino de permanentes cambios en la manera de hacer las cosas, también nacen nuevas formas de administrarlas. Ya no basta con hacer series de elementos, ahora se requiere hacer un elemento bajo especificaciones particulares, un único elemento para satisfacer a un único cliente y, a este tipo de necesidades del cliente, se les llama proyectos.   


Palabras relacionadas:
Análisis de proyectos en la industria metalmecánica, procesos industriales, procesos de gestión de la guía OPM, procesos de gestión del estándar del PMI, formulación de proyectos en la industria metalmecánica, cómo iniciar un proyecto en la industria metalmecánica

Acerca del autor

Diego Rojas

Investigador en formulación y dirección de proyectos con sede en Bogotá (Colombia). Candidato a PhD en proyectos por parte de la Universidad Iberoamericana, en México.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Automotriz

Documentos relacionados