Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo 2017

El lado humano de la automatización

La compañía realiza un acompañamiento a sus clientes rumbo a la Industria 4.0, ofreciendo soluciones para la automatización de los procesos.

Desde el principio de los tiempos el ser humano ha usado herramientas para ayudarse a realizar tareas cotidianas, desde madera con piedra hasta el metal. Con la transformación del metal surgió la primera máquina (primera revolución industrial, 1760 - 1860). Para mejorar la fabricación de estas máquinas y de los productos de consumo se implementó la línea de producción (segunda revolución industrial 1850 – 1970).  Para automatizar y controlar estas líneas de producción se pensó en la complejidad del cuerpo humano y se crearon los siguientes componentes electrónicos: sensores, actuadores y controladores (tercera revolución industrial 1950- 2011).

Los sensores fungen como nuestros sentidos, detectando presencia, ausencia, distancias, colores, formas, tamaños, entre otras. Los actuadores se asemejan a nuestros brazos, manos, piernas y pies, los cuales  permiten a las máquinas mover, cargar cosas y moverse de un lugar a otro.

Pero, ¿cómo sabe el brazo robótico que la pieza ya está en la posición correcta para tomarla y moverla de lugar? El sensor de presencia debe poder comunicarle al brazo robótico que puede moverse para tomar la pieza, para esto se crearon los controladores, que simulan nuestro cerebro, el cual es el encargado de coordinar lo que recibe de nuestros sentidos con los movimientos de nuestro cuerpo, como por ejemplo, tomar un vaso con agua sin tirar el agua.

En una línea de producción podemos encontrar varias máquinas, y en cada máquina varios sensores y actuadores. Para controlar tantos sensores y actuadores se inventó el PLC o Controlador Lógico Programable, por sus siglas en inglés, que es capaz de realizar esta tarea titánica; este es el cerebro que controla a los actuadores o robots (conjunto de actuadores) dependiendo de las señales que los sensores le envíen.

En este punto ya tenemos fábricas con muchos sensores, actuadores y controladores trabajando en conjunto con el ser humano para fabricar la mayoría de los objetos que utilizamos en nuestra vida diaria; autos, pantallas, cubiertos, cepillos de dientes, entre otros. Pero como en la vida misma existen obstáculos y retos en la automatización.

¿Cómo puedo fabricar más piezas en menos tiempo? ¿Cómo puedo asegurarme que todos mis productos tengan las especificaciones que requiero? ¿Cómo puedo evitar que mis trabajadores no se lastimen con mis máquinas? ¿Cómo puedo encontrar y reparar fallas de manera fácil y rápida? ¿Cómo puedo prevenir daños a mis equipos?

Para responder estas preguntas requerimos mucha información en tiempo real de cómo están trabajando nuestros sensores, actuadores y controladores. Normalmente es más tardado encontrar la falla que repararla, como por ejemplo un corto circuito en una máquina, la cual muchas veces se apaga por completo haciendo muy difícil encontrar la falla. Para solucionar este problema, los expertos en tecnologías para la automatización han puesto a disposición del mercado soluciones  a prueba de cortos circuitos para que te sea más fácil detectar la falla, y mejor aún, pone al alcance de todos soluciones con diagnósticos, auto-parametrización y conexiones estándar.

Así como es posible saber si algo anda mal en el cuerpo gracias a una señal (el dolor), de esta misma manera las máquinas nos podrán avisar qué sensor o qué actuador es el que tiene algún problema, reduciendo los tiempos de paro por malas conexiones y/o sensores dañados.

A esta tendencia mundial de interconectar personas, dispositivos electrónicos y máquinas conectadas entre sí se le conoce como la Industria 4.0 (cuarta revolución industrial 2011 – presente).

De origen Alemán, y totalmente comprometido con la innovación en  los procesos, Balluff realiza un acompañamiento a sus clientes en este increíble camino rumbo a la Industria 4.0, ofreciendo soluciones para la automatización que entregan esta información tan valiosa para sus procesos. Cuenta con un gran portafolio de soluciones como sensores con IO-Link, maestros IO-Link compatibles con las redes industriales más utilizadas (Ethernet/IP, Devicenet, Profinet, Profibus, CC-Link, CC-Link IE Field, EtherCat), cableado, accesorios de montaje, sistemas de identificación por radiofrecuencia (RFID), sensores de visión,  pero sobre todo cuenta con el soporte, servicio y experiencia de su personal.

Más información sobre conocimientos básicos de sensado


Categoría de producto:
Accesorios y productos relacionados con máquinas-herramienta - Equipos auxiliares y productos para máquinas-herramienta - Elementos de automatización
Palabras relacionadas:
Dispositivo de automatización y control industrial, dipositivos para automatización, automatización industrial, elemento de automatización, control y automatización industrial
Información de origen comercial