Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2012 Página 1 de 2

El multipropósito es de elección múltiple

Peter Zelinski

Una de las decisiones más importantes que un taller de mecanizado puede tomar es usar máquinas separadas de torneado y fresado, o usar multipropósito.

Una de las decisiones más importantes que un taller de mecanizado puede tomar cuando evalúa una parte de producción particular, es usar máquinas separadas de torneado y fresado, o en su lugar combinar las operaciones de una máquina con capacidad multipropósito.

La máquina multipropósito puede ofrecer ahorros considerables. Para el trabajo correcto, la oportunidad de desarrollar la mayoría o todo el mecanizado de la parte en un solo ciclo puede reducir drásticamente el tiempo de alistamiento y otros tiempos que no agregan valor. Las operaciones combinadas también reducen las oportunidades de error y eliminan el inventario de trabajo en proceso, que puede de otra forma permanecer entre máquinas-herramienta independientes.

Sin embargo, tomar esta decisión involucra más que escoger o no el multipropósito. Los talleres imaginan a menudo el multipropósito solo en función de un tipo particular de máquina —un torno CNC con capacidad de “herramental vivo” en su torreta—. Algunos talleres incluso evalúan el multipropósito exclusivamente en cuanto a esta única opción. Eso puede ser un error, según los ingenieros del fabricante de máquinas-herramienta Mazak.

Para estar seguros, un torno con herramental vivo es una máquina capaz. Sin embargo, este diseño de máquina tiene limitaciones, que pueden ser significativas para la parte. Otros diseños de máquinas multipropósito han superado esas limitaciones. Dada la variedad de máquinas multipropósito disponibles hoy, es apropiado mirar ahora cualquier parte con potencial multipropósito desde los diferentes niveles de máquinas-herramienta multipropósito que pueden usarse para producirla.

Michael Finn es ingeniero de desarrollo de Mazak, y Neil Desrosiers es un desarrollador de software de la compañía. Ambos trabajan con clientes para implementar y afinar aplicaciones multipropósito. Para el taller que aún no hace multipropósito, ellos dicen que el paso más importante es el compromiso. Hacer bien el multipropósito puede implicar cambiar el software CAM, o incluso comenzar a usar CAM por primera vez. Además, debido a la forma como una máquina-multipropósito sujeta la parte, el proceso en esta máquina puede requerir selecciones de herramental y patrones de herramienta diferentes a las que el taller ha usado en un centro de mecanizado. Un taller que se convierte al multipropósito debería estar preparado para estos cambios. Una vez el taller está listo para este compromiso, dicen, acercarse al nivel óptimo de la máquina introduce solo un factor incremental más.

El ingeniero Finn presenta aquí una visión de Mazak de los niveles que caracterizan las elecciones de equipo multipropósito:

Nivel 1. Es el clásico torno de herramental vivo, dice. Cuando esta máquina termina de tornear una parte, puede indexarla para operaciones de taladrado. El fresado también es posible —aunque sin el movimiento típico X-Y-Z de un centro de mecanizado—. La máquina en su lugar combina el movimiento en los ejes X y Z con el movimiento rotativo del husillo o eje C. Esto significa que todas las superficies fresadas tienen que seguir el eje de la parte, su radio o circunferencia.

Nivel 2. Supera esa limitación añadiendo un eje Y. El eje Y permite realizar operaciones de taladrado descentradas, no solo agujeros radiales o axiales. Esta libertad de movimiento también admite características fresadas con tolerancias estrechas fuera de centro. Una cajera de chaveta es un ejemplo de una característica fresada que se vuelve mucho más fácil de lograr con una máquina de este nivel.

Nivel 3. Esta máquina introduce un husillo de fresado comparable con el de un centro de mecanizado. En este nivel, la máquina comienza a perder su semejanza con un torno. En lugar de una torreta que ofrece un movimiento rotativo, esta máquina presenta un husillo de fresado que puede bloquear su rotación para sujetar herramientas estacionarias de torneado. Si las máquinas en los niveles 1 y 2 podrían llamarse máquinas de “torneado-fresado”, entonces la máquina nivel 3 se describe mejor como “fresado-torneado”.

Este es un cambio significativo. Finn dice que reemplazar la torreta con un husillo ofrece varias ventajas. Una es la potencia de fresado. El husillo le permite a la máquina realizar pases de fresado más pesados que los que serían posibles en un torno de herramental vivo. Otra ventaja se relaciona con las características angulares, gracias a la forma que da la indexabilidad del husillo para el posicionamiento en el eje B. Esto permite fresar y taladrar en ángulos que no tienen nada que ver con el eje de rotación de la parte. De hecho, una parte producida en esta máquina puede no necesitar en absoluto el torneado.

Acerca del autor

Peter Zelinski

Editor de proyectos especiales de la revista Modern Machine Shop, del grupo editorial Gardner Publications con sede en Cincinnati, Ohio, E.U.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mecanizado

Documentos relacionados