Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2019 Página 1 de 3

El reto de fabricar componentes para autos eléctricos

Verónica Alcántara

En 2017, por primera vez, las ventas mundiales de autos eléctricos rebasaron el millón de unidades para llegar a 1,233,600 de vehículos comercializados.

Según expertos de la industria automotriz, en solo siete años circularán en el mundo entre 40 y 70 millones de vehículos eléctricos. ¿Están preparados los talleres metalmecánicos para satisfacer dicha demanda y para producir los componentes que demandarán estos autos? 

Para producir autos eléctricos con éxito se requiere un pensamiento radicalmente diferente. La industria automotriz está en un punto de inflexión en el que las bases de funcionamiento ya no serán las mismas. Los OEM’s establecidos y sus proveedores tradicionales deberán replantearse sus enfoques para mantener sus ingresos y rentabilidad. 

A finales de 2017 había 165 modelos de autos eléctricos disponibles en el mercado. Se estima que en los siguientes tres años se lanzarán 340 nuevos modelos de vehículos eléctricos de batería (BEV, por sus siglas en inglés) y de vehículos híbridos eléctricos enchufables (PHEV), lo que elimina la barrera de la disponibilidad para una mayor aceptación en el mercado y marca la ruta hacia su comercialización masiva. 

En 2017, por primera vez, las ventas mundiales de autos eléctricos rebasaron el millón de unidades para llegar a 1,233,600 de vehículos comercializados.

Según un análisis de la consultora global McKinsey & Company, esto ha motivado a varios países a establecer una fecha límite para la comercialización de vehículos a diesel y gasolina. Noruega planea que el total de los autos vendidos en su territorio en 2025 sean eléctricos, y Francia, Reino Unido y el estado de California (EE. UU.) han marcado 2040 como el fin de los autos de combustión. 

En esta ruta, por primera vez en 2017, las ventas mundiales de autos eléctricos rebasaron el millón de unidades para llegar a 1,233,600 de vehículos comercializados, impulsando la producción y acelerando el mercado. 

Si las previsiones más optimistas se cumplen, en solo siete años circularán en el mundo entre 40 y 70 millones de coches eléctricos, incluso, las menos optimistas indican que en 2025 se producirán unos 20 millones de autos electrificados en un año, lo que no deja margen de esperar a que la tecnología sea madura para integrarse en esta nueva cadena de valor que planteará retos y nuevas oportunidades. 

“Esto viene muy rápido. Dicen los expertos que ya para 2025 se empezará a tener una producción masiva y no sería para 2030 o 2050. Nuestra industria hoy ya tiene que pensar cómo va a adecuar su capacidad en México para los nuevos vehículos”, asegura Eduardo Medrano, presidente de Single Source Technologies, proveedor global de máquinas herramienta. 

Eléctrico vs combustión interna

Se habla de que 80 % de los componentes de los coches eléctricos seguirán siendo los mismos que los que tienen los autos convencionales de combustión interna, pero la nueva cadena de suministro para autos eléctricos no se compara con la actual cadena automotriz, en cuanto a valor agregado y complejidad de sus componentes. 

Un estudio realizado por McKinsey & Company y A2Mac1, empresa global de benchmarking automotriz, revela que para fabricar un vehículo eléctrico de alto rendimiento se requiere la construcción de una plataforma nativa para ello, no una plataforma heredada de vehículos de combustión interna, esto por la capacidad para la colocación del paquete de batería que daría mayor autonomía al auto y porque se consigue mayor espacio interior. 

Dicen los expertos que ya para 2025 se empezará a tener una producción masiva y no sería para 2030 o 2050”.

Eduardo Medrano, presidente de Single Source Technologies.

Y ese es solo el comienzo, porque mientras los fabricantes de equipos originales ahora obtienen los componentes para el motor recurriendo a la integración vertical casi total o mediante la subcontratación, la electrificación del motor también será disruptiva en este tema. 

“Dada la menor complejidad y el menor potencial para la diferenciación de la mayoría de los componentes del tren motriz de vehículos eléctricos, esperamos que los OEM’s subcontraten una mayor proporción de estos componentes en el futuro”, asegura la consultora, y advierte que esto amenaza la posición competitiva de los fabricantes de equipo original y sus proveedores de tren motriz. 

Tan solo en el motor la clave de la transformación está en las piezas móviles, que en un vehículo eléctrico son 90 % menos que en uno de combustión interna, más otras piezas de la transmisión, el acople del motor, etcétera, lo que representa un riesgo significativo para los OEM establecidos y sus proveedores de primer nivel. 


Palabras relacionadas:
Fabricación de componentes para autos eléctricos, fabricación de componentes para vehículos eléctricos, restos de la industria automotriz, mercado de vehículos eléctricos, ventas mundiales de vehículos eléctricos, fabricación de vehículos eléctricos, piezas para vehículos eléctricos, manufactura de motores eléctricos, motores eléctricos vs motores de combustión, materiales para motores eléctricos, procesos de producción de vehículos eléctricos.

Acerca del autor

Verónica Alcántara

Verónica Alcántara

Periodista egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México con 10 años de experiencia en medios especializados.
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Automotriz

Documentos relacionados