Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2012 Página 1 de 2

Eslabones de la industria mexicana de moldes

Pese a que se sigue importando herramental de China, India o Portugal, los productores de moldes en México se mantienen, por tener una mejor calidad.

Según Sergio Cervantes, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), se espera que durante 2012 la industria metalmecánica tenga un crecimiento de 8.5% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Durante los últimos dos años la industria metalmecánica ha mostrado un crecimiento superior a otras ramas de la producción. En el caso del rubro de maquinaria y equipo cerró con un incremento de 42,8%  en 2010 y hasta el tercer trimestre de 2011 el crecimiento fue de 14,9%”, indicó.

De acuerdo con los sectores industriales que conforman Canacintra, el correspondiente a “maquinaria y equipo” es el sector de Bienes de Capital, del cual se desprende la rama industrial 92: “Fabricantes de Moldes, Troqueles, Dispositivos y Modelos para Fundición”.

En este sentido, datos de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), señalan que el número de unidades de moldes para fundición durante 2011 fue de 979. Y hasta el primer trimestre de 2012 se han manufacturado 191.

Esta rama industrial en México, de acuerdo con información de la Secretaría de Economía, no tiene una cifra precisa del número de empresas que la conforman, al no existir un padrón confiable, sin embargo se calcula que el número empresas ronda entre 1000 y 1500.

El panorama
El ingeniero Alberto Sánchez, Coordinador y Líder de Proyectos Nuevos de Matricería y Maquila de partes –un grupo de empresas que ofrecen servicios de diseño, fabricación, reparación, mantenimiento, así como asesoría y capacitación en troquelado, inyección, moldes y mecanizados–  y ex Director General de Moltro (asociación mexicana de molderos, ya desaparecida), cuenta que en el sector existe mucha competencia desleal de parte de algunas empresas, por la falta de un conocimiento integral, “que incluya diseño, mecanizado con calidad y, además, responsabilidad administrativa”.

Añade que muchas compañías ofrecen precios muy económicos que resultan atractivos para los compradores, pero que en el global no ofrecen valores de competencia reales.

“Por otro lado, hay una gran oportunidad para los que si tienen la competencia de hacer herramentales de calidad en México. Todavía estamos en muy buen camino, en buen tiempo, para poder ser proveedores confiables”, señaló el ingeniero Sánchez.

Importaciones y capacitación
De acuerdo con la Secretaría de Economía más del 90% de los herramentales que se utilizan en la industria mexicana son importados de países como Estados Unidos y regiones como Asia. El valor alcanzado de las importaciones de moldes promedia en los últimos años más de US$700 millones.

Información de Canacintra precisa que el desarrollo de un molde básico requiere un capital mínimo de US$8600, en tanto que para un molde especializado la inversión puede rondar  US$100.000.

En este sentido, el ingeniero Sánchez explicó que en el caso del grupo que representa  las importaciones les han afectado, pero también les han beneficiado en ciertos aspectos. “El que una empresa importe algún herramental por una cuestión de precio, ya sea de China, de la India o de Portugal nos afecta. Pero muchas de las ocasiones ese mismo molde no les han dado los resultados que esperaban. Incluso han tenido que mandarlos a reparar. Eso nos da apertura a nosotros con nuestra propuesta de trabajo y servicios”, indicó el especialista.

Sin embargo, el ingeniero Sánchez detalló que a pesar de la buena calidad que se pueda ofrecer, hace falta más capacitación. “Con ello México podría ser un proveedor confiable. La capacitación que se requiere es en dos rubros: actualización en tecnologías y diseño. En este último punto es muy importante formar diseñadores que hayan tenido práctica en los mecanizados”.

Al respecto, Madeleine Medina,  profesora de tiempo completo de la Universidad Politécnica de Querétaro, indicó que una buena oportunidad para generar riqueza es vincular a la industria con la academia en la manufactura de moldes y herramentales.

“La falta de capacidad para producir estos implementos dificulta la manufactura local de piezas (en ocasiones extremadamente sencillas), genera una dependencia con los productores, y favorece el desarrollo de empresas que únicamente ensamblan. Las competencias locales de ingeniería y diseño debieran aprovecharse y desarrollarse para la manufactura de este tipo de productos, atraer mayor valor y sobre todo, mantener el control sobre los bienes de capital”, señaló.

Añadió que para este propósito, el talento es un factor crítico para el desarrollo futuro del sector y es uno de los puntos centrales para una estrategia.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados