Osorio Hermanos creyó en la tecnología y superó creencias populares
Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
¿Qué está buscando?
Síganos en
Artículo
Anterior
1234Siguiente
Página 1 de 4

Fabricación de partes para avión con máquinas de última generación

Marzo de 2009

Eduardo Tovar

Osorio Hermanos se aventuró a explorar nuevos mercados y hoy es una empresa productora de piezas aeronáuticas reconocida en América Latina.

Osorio Hermanos comenzó en el año 1980, cuando los hermanos Carlos y Germán Osorio terminaron sus estudios en la Escuela Industrial de Santiago de Chile. Carlos se retiró de la universidad porque no quería seguir estudiando: “Me costaba mucho ir a estudiar, pero tenía muchas ganas de trabajar, y con mi hermano Germán hicimos una sociedad”.

Iniciaron con una empresa pequeña: “Iba del trabajo a la casa y de la casa al trabajo en bicicleta cuando tenía 26 años. Nuestros padres eran comerciantes y de ahí nos vino esa vocación por hacer empresa. Empezamos produciendo cosas simples. Luego viajamos a Europa y comenzamos a hacer maquinaria para confitería. La gente quería hacer muchas cosas pero no había plata para comprar maquinaria. Entonces, nosotros crecimos porque la gente necesitaba cosas que podíamos hacer. Nos dimos cuenta de la necesidad de automatización en la industria con los componentes neumáticos. Luego vino la etapa más importante, cuando entramos a ser proveedores de la industria minera, donde logramos bastantes satisfacciones en lo económico y en lo profesional. Actualmente, tenemos el orgullo de trabajar con la empresa minera más importante en Chile”. Para este pujante sector industrial de Chile, fabrican y reparan componentes, como cilindros hidráulicos, bombas de agua, piezas hidráulicas, estructuras, y hacen soldaduras de primer nivel.

Pasó el tiempo y llegó alguien de Enaer (Empresa Nacional de Aeronáutica de Chile) a Osorio Hermanos. “No teníamos idea de la industria aeronáutica (estoy hablando de hace más de dos años). Cuando me mencionaron la empresa, creí que se trataba de la empresa Enaex, que fabrica explosivos. El señor de Enaer insistía en que lo atendiera y yo no podía porque estaba ocupado”, comenta Carlos Osorio.

Hasta que un día pudo atender al funcionario de Enaer, quien le contó la historia de su trabajo, diciéndole que estaba dedicado a buscar empresas en Chile que fueran capaces de fabricarle piezas a Enaer. Específicamente, una pieza para el jet Eclipse 500.

En ese entonces, Osorio tenía una máquina dedicada a los trabajos de minería. Después de estudiar la pieza y de muchos ires y venires decidieron hacerla y para eso necesitaban comprar otra máquina-herramienta.

En Enaer tienen 25 centros de mecanizado dedicados a la fabricación de piezas para jet. Sin embargo, no estaban en capacidad de hacer la pieza y buscaron a Osorio porque conocían de su trabajo y querían que la fabricaran allí.

Osorio se puso en la tarea de buscar máquinas similares para trabajar al estilo de ellos. Ese mismo día el funcionario de Enaer le dejó la pieza que debía fabricar. Entonces, Osorio y su gente empezaron a hacer reuniones para ver cómo la podían producir. “Yo no tenía ni idea para qué era la pieza (es una bisagra para el sistema de aterrizaje del avión)”.

Necesitarían una máquina de cinco ejes y ellos sólo contaban con una máquina de tres ejes con indexador. “Nos pusimos en la tarea de hacer los dispositivos. Ellos hacían la pieza en 8 horas”. A Osorio se le ocurrió una idea y la fabricaron en 2 horas y 35 minutos. “Nos está quedando mucho mejor que a Enaer. Ellos hacen la pieza en una máquina de tres ejes que cuesta US$300.000. Sin embargo, a Enaer el tema de hacer la pieza fuera de su planta se le volvió un tema complicado con el sindicato de la empresa, porque no quería que dejaran de fabricar esa parte. Finalmente, se dieron cuenta de que Osorio la hacía mejor y en menor tiempo. Iniciaron haciendo 200 y 250 piezas.

Cómo se convierten en fabricantes de piezas aeronáuticas
“Empezamos a ganarnos la confianza de Enaer porque ellos tenían más de 20 años en la producción de esas piezas y nosotros ninguna experiencia. Un día el gerente comercial me llamó porque quería conversar conmigo”. Ellos consideraban que Osorio se podía convertir en un Enaer 2. La idea era establecer una alianza con Osorio y realizar un contrato. “Querían que hiciéramos más cosas aparte de las bisagras. Hablé con mi hermano y decidimos invertir en la adquisición de nuevas máquinas. Compramos unas Fidia. No tenía el conocimiento profundo de las máquinas en el mercado y empecé a buscar qué máquina comprar. Hicimos muchos contactos en Estados Unidos en busca de la máquina ideal.

Anterior1234Siguiente
(0) Comentarios

Otras noticias de Mecanizado de 5 ejes

Mecanizado con polos opuestos

Elmar Müller, director ejectutivo y Markus Meschenmoser, gerente de producción de LARO-NC Technik GmbH.

Productividad de gran tamaño

Se estima que el valor de mercado para sistemas robóticos es de US$ 32 mmd y cerca de 1.3 millones de robots serán instalados para 2018.

Robots industriales: puerta de entrada a la nueva...

Pensar en micromanufactura requiere algo más que solo reducir el tamaño de una pieza y fabricarla con métodos tradicionales.

Micromanufactura: retos gigantes

Documentos relacionados

Nota complementaria

Sección patrocinada por:
Recomendados
  • Top 5 más leídos
  • Fabtech México 2016
  • En busca del corte perfecto
  • Actualidad de la industria metalmecánica de México
  • Expo Metalform
  • Fabricantes taiwaneses de máquinas herramienta miran hacia México
Ideas