Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2017 Página 1 de 2

Fabricación de piezas aeronáuticas en menos pasos

Miguel Garzón

Estas son las máquinas y estrategias de mecanizado que les permiten a los fabricantes reducir los tiempos y los pasos en sus procesos, manteniendo la calidad.

En este artículo el autor presenta cómo las nuevas tecnologías, como los equipos para mecanizado en cinco ejes y los sistemas híbridos con impresión 3D, permiten garantizar el cumplimiento de esta ecuación.

En la industria aeronáutica, el mecanizado de piezas mecánicas está lleno de requerimientos de la mayor calidad y, debido a la presión de costos, los fabricantes siempre se encuentran en la búsqueda de procesos de manufactura más productivos. Las piezas, gracias al uso de materiales basados en fibra de carbono y una proporción mayor de aleaciones de titanio, se vuelven más livianas pero también más difíciles de mecanizar. Esto les presenta a los fabricantes aeronáuticos nuevos retos. Una tendencia adicional es la del incremento en las temperaturas dentro de las turbinas que aumenta la eficiencia del uso del combustible. Esto hace que los materiales desarrollados, en la mayoría súper-aleaciones en base níquel, tengan problemas para su manufactura con métodos tradicionales. Poder mecanizar estos productos requiere experticia y maquinaria de última tecnología.

Según los pronósticos del mercado global reportados por Airbus, hasta 2030 el mercado mundial demandará cerca de 28,000 aviones comerciales nuevos, haciendo que el número de estos aparatos existentes a 2030 alcance las 35,000 unidades. Esto en contraste con la cifra del año 2010 en la que la flota mundial contaba con 16,600 aviones de pasajeros y de carga.

Esto presenta evidentemente un gran potencial para las empresas proveedoras de partes aeronáuticas establecidas en Latinoamérica. Siguiendo el caso mexicano y según el informe para la Industria Aeronáutica en México de 2012, entregado por la Secretaría de Economía en su dirección general de industrias pesadas y de alta tecnología, las mayores oportunidades para el mercado en México están en su desarrollo para proveeduría de subsistemas y partes, en el mercado de reparación y mantenimiento, el desarrollo de proveedores locales, al igual que en el diseño e innovación de partes y procesos.

Benito Gritzewsky, en su momento presidente de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia), aseguró que la expectativa para 2016 es que el sector aeroespacial cerrase con un valor de USD 7,500 millones. Hoy en día se fabrica en México una gran cantidad de partes, ensambles y subensambles. Estos incluyen ensambles de arneses y partes para interiores de avión, válvulas, sujetadores, sistemas para estructuras de fuselaje, e incluso piezas críticas para turbinas, trenes de aterrizaje, estabilizadores, entre muchas otras.

Para aumentar esta oferta decidida y eficientemente, las empresas deben cumplir con el principal objetivo de la norma AS9100 (o sus equivalentes europeos o japoneses), el cual consiste en garantizar que las partes puedan ser fabricadas de manera continua, eficiente y siguiendo las especificaciones con un mínimo de variación que garantice la seguridad de los sistemas y las estructuras aeronáuticas. Este proceso se aplica a todos los niveles, desde las piezas fundidas y forjadas hasta ensambles completos fabricados tras largas cadenas de manufactura.

Por tal razón, los fabricantes de piezas aeronáuticas deben pensar en la capacidad que tienen de controlar su cadena de manufactura de la manera más completa posible. Para esto tienen que minimizar la cantidad de errores que se puedan generar al trasladar la pieza de una máquina a otra. Existen dos tendencias principales en esta área. Por un lado, hay cada vez más opciones de automatización que permiten que, con la ayuda de sistemas de referencia cero, las piezas fresadas o torneadas se puedan trasladar a máquinas de electroerosión, de texturizado láser, rectificado u otro, para su trabajo posterior garantizando incertidumbres de posicionamiento generalmente por debajo de los 3 µm.

La otra gran tendencia es la del uso de máquinas que combinan varios procesos en una misma plataforma. Las de mayor presencia en el mercado son las que combinan procesos de corte, como las fresadoras con capacidad de torno, o los centros basados en torno con diferentes combinaciones de torreta que permite incluir husillos de fresado.

Un caso aún más avanzado es el de máquinas que pueden realizar procesos de corte y fabricación aditiva de metales en una, como las de la serie AM de Mazak en sus versiones Integrex (centro de mecanizado basado en torno) y Variaxis (centro de mecanizado basado en fresa). Otro fabricante activo en el área es el alemán DMG Mori, que fabrica su serie de maquinaria Lasertec de fresado en 5 ejes, asistida por procesos de deposición de metal por fundición láser localizada.

Un ejemplo adicional de tecnologías de procesamiento combinado es el mecanizado con asistencia ultrasónica que posibilita el trabajo de corte de manera eficiente y segura de materiales de alto desempeño como los compuestos reforzados con fibras de carbono. Esto se vuelve cada vez más relevante, debido a que aparte de la producción en serie de piezas en materiales compuestos se está generando una mayor demanda de posibilidades de trabajo automatizado para el acabado, mantenimiento y reparación de materiales reforzados con fibras en el mercado aeronáutico de manera definitiva.


Palabras relacionadas:
Industria aeroespacial, proveedores de partes aeronáuticas México, mecanizado industria aeroespacial, maquinado industria aeroespacial, mecanizado de 5 ejes, manufactura aditiva, máquinas híbridas, sector aeroespacial, producción de componentes aeroespaciales en México, exportaciones industria aeroespacial en México, impresión 3D de componentes aeroespaciales.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Manufactura avanzada

Documentos relacionados