Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2019 Página 1 de 3

Financiamiento para adquisición de maquinaria

Verónica Alcántara

En México existen opciones para adquirir maquinaria mediante diversas instituciones financieras, pero los requisitos son inalcanzables para muchas empresas.

La experiencia de países como Japón, Corea, Taiwán, Singapur, y más recientemente China, ha demostrado que el papel del financiamiento para las empresas es fundamental para el desarrollo industrial de un país, sin embargo, hoy por hoy, el panorama para México parece ser poco alentador en este tema.

Al hacer un análisis de la banca de desarrollo en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024, Francisco Suárez Dávila, especialista del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), recuerda que tras la Segunda Guerra Mundial, Japón logró crecimientos de 8 % anual gracias al diseño de una política industrial que se fincó en esquemas de fi nanciamiento público a las empresas.

El modelo puesto en marcha por Japón, luego fue replicado con éxito por Corea, Taiwán, Singapur y otros países emergentes, incluso por China a partir de la década de 1990, para dar impulso a las exportaciones con una política industrial clara y con apoyo de la banca de desarrollo, lo mismo que están haciendo India y Vietnam. 

Suárez Dávila señala que este esquema no es nuevo para México, porque fue justo lo que hizo para salir de la Gran Recesión entre 1933 y 1973. En ese entonces se creó una política de sustitución de importaciones, sustentada en una política financiera apoyada con la creación de Nacional Financiera (Nafin) en 1934 y el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) en 1937. Sin embargo, el rumbo se perdió cuando los gobiernos de Luis Echeverría y José López Portillo no se ajustaron a un nuevo entorno hacia la promoción de exportaciones. 

“Hay que reconocer que tenemos, pese a lo que se diga en las convenciones bancarias, una banca con visión limitada y achicada, tanto la pública como la privada, lo cual es una causa de este mediocre crecimiento y va con una nula política industrial”, asegura el analista del IDIC.

“Hay que reconocer que tenemos, pese a lo que se diga en las convenciones bancarias, una banca con visión limitada y achicada, tanto la pública como la privada, lo cual es una causa de este mediocre crecimiento y va con una nula política industrial”,

asegura el analista del IDIC.

Y la prueba es que mientras en 1970, el crédito bancario como proporción del PIB en México era de 50 %, hoy en día apenas representa 21 %, muy por debajo de países como Chile o Brasil donde es 60 %, además de que se trata de crédito con altos márgenes para las empresas, y con buenas utilidades para los bancos. Aunado a esto, en el país cinco bancos extranjeros dominan el sistema financiero y el 80 % del crédito que otorgan es para empresas grandes, solo 20 % para pequeñas y medianas; aún así, los apoyos no están basados en una política industrial, por lo que contribuyen poco al desarrollo.

“No hay política industrial, sin política financiera que la sustente”, dice Francisco Suárez Dávila, aunque ve con optimismo la creación del Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en febrero pasado, cuyo fin será crear comités regionales por temas de actividad para impulsar el desarrollo de las pymes.

Las fallas

Los distribuidores de maquinaria en México tienen una visión diferenciada, según su segmento de negocio y el tipo de equipos que venden. Hay los que por el rango de precios que manejan tienen oportunidad de ofrecer finaciamiento más flexible y prácticamente a la medida de cada cliente; otros, en cambio, están más limitados por el segmento de mercado que atienden.

Sin embargo, todos coinciden en que si bien existen opciones de crédito para adquirir maquinaria mediante la banca privada, instituciones financieras, arrendadoras o la banca de desarrollo, lo cierto es que los requisitos son demasiado agresivos para la mayoría de las empresas.

Sin embargo, todos coinciden en que si bien existen opciones de crédito para adquirir maquinaria mediante la banca privada, instituciones financieras, arrendadoras o la banca de desarrollo, lo cierto es que los requisitos son demasiado agresivos para la mayoría de las empresas.

“Los bancos tienen algunas opciones, algunas arrendadoras, sin embargo, son esquemas que no son todavía tan amigables, las tasas siguen sin ser muy competitivas, entonces las pymes se acercan a nosotros para pedirnos financiamiento directo”, comenta RicardoCrespo, director Comercial de Hemaq.

La industria metalmecánica en México es muy diversa, y solo las grandes corporaciones prácticamente no requieren financiamiento, el resto de las empresas lo necesita, pero a decir del directivo, la banca privada y pública deben ser más flexibles y ofrecer productos más competitivos.


Palabras relacionadas:
Desarrollo industrial de México, cómo adquirir maquinaria nueva en México, préstamos para pequeñas empresas industriales en México, crédito bancario para pequeñas empresas en México, distribuidores de maquinaria en México, financiación maquinaria nueva para pymes, industria metalmecánica mexicana.

Acerca del autor

Verónica Alcántara

Verónica Alcántara

Periodista egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México con 10 años de experiencia en medios especializados.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mecanizado

Documentos relacionados