Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2017 Página 1 de 2

Giant Motors optimiza tiempos de desarrollo

Verónica Alcántara

Esta empresa inició operaciones con el ensamble de camiones marca FAW y desde hace dos años comenzó a desarrollar productos automotrices hechos en México.

Con 10 años en el mercado automotriz, Giant Motors Latinoamérica es una empresa 100% mexicana, perteneciente a Grupo Ibursa. Inició operaciones con el ensamble de camiones de la marca china FAW, pero desde hace dos años comenzó el reto de desarrollar productos automotrices totalmente hechos en México.

Además de los camiones FAW, la compañía que cuenta con una planta de ensamble en Ciudad Sahagún, Hidalgo, comenzó a ensamblar autos también de la marca china JAC desde marzo pasado, y su meta es llegar a 40,000 unidades ensambladas en los próximos cuatro años.

“Todavía somos una empresa pequeña, somos 103 personas y vamos a llegar a 1,000 personas. Tenemos un proyecto ambicioso con las dos marcas que ensamblamos, por eso necesitamos ingenieros creativos y herramientas que nos ayuden a poder cumplir con estas metas. Queremos llegar en cuatro años a ensamblar 40,000 unidades y queremos estar listos para ese gran reto”, dijo Martín Gutiérrez Chávez, director de planta de Giant Motors Latinoamérica, durante el Solidworks Innovation Day 2018, realizado en Ciudad de México.

La meta de la compañía es contribuir para que México pase de ser un gran exportador de autos a un desarrollador productos automotrices, por lo que se han involucrado en dos proyectos para construir dos vehículos eléctricos hechos en México, con ingeniería mexicana y contenido local.

El primero de estos proyectos es un vehículo eléctrico de reparto para el Grupo Bimbo, y el segundo es un proyecto encargado por la Secretaría de Ciencia y Tecnología e Innovación de la Ciudad de México (Seciti), para el desarrollo de un taxi eléctrico que ayude a reducir las emisiones contaminantes generadas por el transporte público.

Vehículos eléctricos mexicanos

Fue a partir de 2013, cuando Giant Motors Latinoamérica empezó el desarrollo de aplicaciones y componentes porque parte de la filosofía de la empresa es agregar contenido regional en su planta, pero para poder desarrollar componentes propios requerían herramientas como Solidworks, que les permitió reducir sus tiempos y costos de desarrollo.

“Las grandes marcas o todos los que se dedican al desarrollo, antes dedicaban cuatro años, después se bajó a tres años, hoy puede ser hasta en 18 meses porque podemos diseñar de una manera podemos decir ‘sencilla’, si tenemos el conocimiento, podemos hacer simulación. Hoy lo podemos hacer todo solamente utilizando el monitor de nuestras estaciones de trabajo”, comentó Martín Gutiérrez.

En colaboración con Grupo Bimbo, el vehículo de reparto tuvo un tiempo de desarrollo de año y medio, cuando realmente podría haber sido de tres años, además a petición de la empresa panificadora debía ser un vehículo totalmente sustentable.

Debido a que Grupo Bimbo genera su propia energía eléctrica desde los parques eólicos que posee en Oaxaca, los vehículos de reparto tenían que permitir la recarga de sus baterías con esta energía, y además estas debían ser reciclables para mantener todo el concepto ‘verde’.

En la actualidad, las únicas baterías que permiten esto son las de ácido-plomo, por lo que se tuvo que utilizar esa tecnología que hacía el reto más grande porque se trata de una batería más grande y más pesada; lo que a su vez demandaba más del desempeño del chasis del vehículo.

Tan solo el reforzamiento del chasis pudo haber tomado entre seis y 12 meses, pero los ingenieros de Giant Motors lo lograron entre un mes y tres meses, gracias a las soluciones de Solidworks que permiten simular el desempeño de los diversos componentes.

“El reto era interesante, ya tenemos estas herramientas que nos permiten reducir los tiempos de desarrollo y nos permiten hacer inclusive varias pruebas durante el diseño de los componentes, por ejemplo, hay un componente que va sujetado por dos brazos, esos los diseñaron nuestros ingenieros dando la oportunidad de ensamblar diferentes tipos de motor que estábamos probando durante el desarrollo”, explica.

También se puede hacer la evaluación y simulación instantánea de todos los tipos de motor que se quiera evaluar, y revisar cómo se comportan con las vibraciones que van a tener en una situación real, lo que facilita el diseño y reduce los tiempos de desarrollo.

Gracias a este primer proyecto la Seciti le encargó a Giant Motors la fabricación de un prototipo del primer taxi eléctrico para la Ciudad de México, en el que también participa Moldex, filial de Grupo Bimbo y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm).

El prototipo de este taxi eléctrico será presentado en octubre próximo, y de acuerdo con Martín Gutiérrez, es un vehículo que debe cumplir con requerimientos del manejo del taxista: se solicitó que tenga 150 km de autonomía; y con un precio de venta asequible para quienes trabajan como taxistas, de ahí que el costo aproximado sería de 400,000 pesos, cuando en realidad un vehículo de este tipo oscila entre los 500,000 y 600,000 pesos y se otorgaría mediante un programa de financiamiento.

Para este proyecto se contaba solo con un año para la creación del prototipo, cuando el tiempo típico de desarrollo es de dos años, de modo que lograron optimizar el tiempo en casi 50%. El prototipo será presentado en octubre próximo y antes de que finalice el año o a principios del otro se entregarán otros dos prototipos con una tecnología un poco distinta.


Palabras relacionadas:
software para diseño en manufactura, Solidworks Innovation Day, Solidworks en México, usuarios de Solidworks, diseño CAD, CAD/CAM, aplicaciones de soluciones CAD en la industria automotriz
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados