Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2019 Página 2 de 4

Guía para llevar la excelencia operativa a su taller

Por Gerardo Trujillo

El TPM, combinado con estrategias de manufactura esbelta, ha demostrado sus beneficios cuando es aplicado en las máquinas CNC de la industria metalmecánica.

SEISO – Limpieza: limpiar todo, eliminar polvo y suciedad de las máquinas. Durante el proceso de limpieza es necesario hacer una inspección de las condiciones de la máquina para identificar fugas, averías, sitios donde puede ingresar la contaminación a la máquina y al lubricante. Limpieza es la actividad de las 5S más relacionada al Pilar de Mantenimiento Autónomo ya que la limpieza hecha con la visión de inspección resulta en identificación y eliminación de las fuentes de suciedad y en la detección de condiciones anormales o causas de falla en su fase temprana. Con esta “S”, el operador se torna en un importante aliado del mantenimiento para el aumento de la disponibilidad operacional del equipo. Para prolongar la vida de los componentes lubricados de la má quina, es muy importante aplicar técnicas para disminuir el nivel de contaminación con partículas sólidas de los lubricantes. Especialmente en sistemas que operan en altas presiones como los sistemas hidráulicos de las máquinas CNC. Una estrategia de mejores prácticas de lubricación debe ser implementada para asegurar que toda la cadena de custodia, aplicación y conservación del lubricante incluye el concepto de control de contaminación. Este elemento de las 5S implica el uso de una actitud proactiva que no se concrete en el efecto (limpiar la máquina), sino en la causa (identificación de la causa de que la máquina se ensucie). No se trata de estar limpiando todo el tiempo, sino de evitar que la suciedad se genere. 

SEIKETSU – Estandarización: es el proceso mediante el cual se logra darle sostenibilidad a las primeras tres “S”. Implica la elaboración de los estándares de limpieza e inspección que son necesarios para realizar acciones de autocontrol permanentes. Es frecuente que los estándares incluyan fotografías o diagramas donde se identifican las condiciones estandarizadas en las que deben estar las cosas. La aplicación de la estandarización debe venir acompañada por el elemento de auditoría para comprobar que el estándar se cumple. El elemento de estandarización motiva al operador y al mantenedor a conservar su área de trabajo ordenada, limpia y libre de contaminaciones. 

SHITSUKE – Disciplina / Autodisciplina: convertir en hábito el empleo de los métodos establecidos y estandarizados de limpieza en el lugar de trabajo. En lo personal, creo que este es el elemento vital para crear la cultura del TPM. Si se logra crear ese hábito de respeto a los estándares, será posible construir el comportamiento básico que entendemos por cultura y alcanzar los beneficios de las primeras etapas de manera sostenible. En la quinta “S” se construye la cultura que no es más que la ejecución habitual de las prácticas diseñadas y estandarizadas. La disciplina contribuye para el logro de varios aspectos del TPM: la confiabilidad de los registros hechos por el operador; una garantía de que las listas de verificación son utilizadas de manera adecuada; la conservación de la limpieza de las máquinas y las instalaciones independiente de seguimientos o auditorías; el cumplimiento de las normas y de los procedimientos; una mejor relación entre operadores y mantenedores y esa postura proactiva de los operadores para sugerir mejoras y eliminar defectos desde la raíz.

Una vez que se ha implementado la cultura de las 5S, el terreno es fértil para seguir con la puesta en marcha del programa de TPM. El proceso generalmente abarca ocho pilares (aunque podemos encontrar versiones del modelo tradicional con una cantidad menor). A continuación, una descripción de la manera en que se implementan los dos primeros pilares que serán la plataforma inicial para lograr mejorar la eficiencia total de sus equipos. Una vez implementado el mantenimiento autónomo, podrá dar seguimiento a la implementación de los restantes pilares:

PILAR 1 - mejoras enfocadas: (Kobetsu Kaizen) son actividades que se desarrollan individualmente o con la intervención de las diferentes áreas comprometidas en el proceso productivo, con el objeto maximizar la efectividad global de equipos, procesos y plantas. Se trata en términos simples de eliminar las grandes pérdidas del proceso productivo. Este pilar se complementa muy bien con la estrategia de Lean Manufacturing de eliminación de los siete desperdicios en el tema de operaciones y manufactura. Las técnicas TPM ayudan a eliminar dramáticamente las fallas de los equipos. 


Palabras relacionadas:
principios de buena manufactura de la escuela japonesa Toyota aplicadas a talleres metalmecánicos, buenas prácticas de manufactura esbelta, buenas prácticas de manufactura en talleres metalmecánicos, buenas prácticas de manufactura de la escuela japonesa, buenas prácticas de manufactura basadas en el mantenimiento, buenas prácticas de gestión en los procesos de manufactura, principios del Total Productive Maintenance

Acerca del autor

Por Gerardo Trujillo

El autor es especialista en gestión de activos, confiabilidad, mantenimiento y lubricación de excelencia. Es presidente del Comité Panamericano de Ingeniería de Mantenimiento (COPIMAN) y de la Asociación Mexicana de Gestión de Activos (AMGA). Certificado internacionalmente como profesional en mantenimiento y confiabilidad y experto en lubricación de maquinaria. Puede ser contactado en gtrujillo@noria.mx
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mecanizado