Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2016 Página 1 de 2

Herramientas de corte: rotativas vs. indexables

Este artículo le ayudará a entender las diferencias entre las herramientas de corte rotativas e indexables, en términos de material, rendimiento y versatilidad.

En los primeros tiempos de la industria del desarrollo de herramientas de corte, la metalurgia era muy limitada. Fue una tarea lenta hasta el siglo XIX, cuando la era industrial trajo consigo la disponibilidad de la alimentación de las máquinas con la máquina de vapor y, más tarde, la electricidad.

En consecuencia, las máquinas herramienta experimentaron un importante desarrollo y, con la introducción de los aceros de alta velocidad (HSS, por sus siglas en inglés) en el siglo XX, se inició la era moderna del corte de metales.

En la actualidad hay dos tipos de herramientas de corte: rotativas e indexables. Las rotativas forman una pieza entera constituida por el filo y el mango. Se suelen asociar con aplicaciones de taladrado, roscado y fresado. 

Las herramientas indexables están formadas mayormente por placas de corte o puntas en las que el filo es una pieza perfilada reemplazable que está soldada o sujeta al cuerpo de la herramienta. Estas se utilizan generalmente para operaciones de torneado, fresado y creación de orificios.

Para entender las diferencias entre los dos tipos de herramientas de corte, incluidos el material, el rendimiento y la versatilidad, Gary Kirchoff, jefe de producto de herramientas rotativas, y Jesús Nava, jefe de producto de las herramientas indexables, ambos de Dormer Pramet, explican las principales características de cada una de ellas.

Material

Indexables

A principios del siglo XX el material de las herramientas de corte tan solo era un poco más duro que el material que se iba a cortar. Por lo tanto, la vida útil de la herramienta era corta y las velocidades de corte se tenían que mantener siempre muy bajas.

El desarrollo de los materiales para las herramientas de corte permitió incrementar los parámetros de mecanizado y la capacidad de soportar temperaturas más altas a la vez que se mantenía la dureza.

Cuanto más duro era el sustrato de la herramienta, más resistente era al desgaste la herramienta de corte y, por consiguiente, la misma tenía una mayor vida útil. El punto de equilibrio es que los sustratos más duros de las herramientas son más frágiles y más propensos a fracturarse o romperse en condiciones de funcionamiento adversas.

Los sustratos más suaves de las herramientas significan que la herramienta es más dura, lo que permite un mecanizado satisfactorio incluso en condiciones adversas. Aunque los sustratos más duros son menos propensos a fracturarse o romperse, funcionan con parámetros de rendimiento inferiores y, por ello, la vida de la herramienta no es tan larga.

Un material ideal de la herramienta de corte debe resistir el desgaste de flanco y de punta así como la deformación, ser duro para resistir la rotura, no reaccionar químicamente con el material de la pieza de trabajo, resistir la oxidación y la difusión y tener buena resistencia a los cambios térmicos bruscos.

Las placas de corte están hechas de carburo de tungsteno, que es el material más utilizado de forma habitual en ellas. Otros materiales disponibles que se utilizan para las placas de corte son el cermet (CT), la cerámica (CC), nitruro de boro cúbico (NCB) o diamante policristalino (DPC). El CT tiene buena resistencia al desgaste del flanco y del cráter y no es propenso a la acumulación de material en el filo por lo que este se mantiene afilado durante más tiempo.

La CC dispone de un amplio campo de aplicación para cortar materiales duros (45-55 HRC) y tiene una elevada resistencia a condiciones abrasivas y térmicas. El NCB es un material para herramientas de corte excelente y ofrece una resistencia térmica muy alta. El NCB se utiliza en materiales tales como aceros endurecidos y fundición.

Hay dos tipos de DPC (diamante natural o diamante industrial) y se utiliza para materiales no ferrosos, tales como aluminio rico en silicio gracias a su alta resistencia al desgaste. Como el DPC es extremadamente duro y frágil, no es una buena opción para aplicaciones de alta dureza o de impacto.

Rotativas

Las herramientas rotativas suelen estar hechas tradicionalmente de acero de alta velocidad (HSS), cobalto de alta velocidad (HSCo o HSS-E) o carburo sólido.

El carbono, el cromo, el tungsteno, el molibdeno, el vanadio y el cobalto conforman los principales elementos de aleación utilizados en las herramientas de corte de acero de alta velocidad. 

El HSS es una aleación media que tiene buena maquinabilidad y rendimiento. Ofrece dureza y es una opción rentable para una amplia variedad de aplicaciones de taladrado y roscado a gran escala en múltiples materiales; sin embargo, no es muy resistente al desgaste y, por lo tanto, no se adapta a situaciones exigentes y difíciles. 


Palabras relacionadas:
Herramientas de corte, herramientas rotativas, herramientas indexables, tipos de herramientas de corte, material de las herramientas de corte, características de las herramientas de corte, proveedores de herramientas de corte, cutting tools, solid carbide, oferta de Dormer Pramet.
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Aeroespacial

Documentos relacionados