Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2018 Página 1 de 3

Hoja de ruta para transformar tecnológicamente su taller

Ángela Andrea Castro

Se destaca del informe de intención de compra la inversión en sistemas CNC y software para manufactura y diseño, que habla de una industria atenta de la manufactura digital.

Como cada año, Metalmecánica Internacional hace una consulta con sus lectores para conocer el panorama de las inversiones para el año siguiente. Este informe reúne tanto los resultados obtenidos como las opiniones de organismos y expertos del mercado industrial. Si bien el crecimiento sigue siendo moderado, es importante destacar la consistente (aunque probablemente aún insuficiente) inversión en sistemas CNC y software para manufactura y diseño, lo que refleja a una cautelosa pero atenta industria a la tan mundialmente anunciada era de la manufactura digital.

 

Es redundante iniciar este artículo hablando de la inminente transformación de esta industria, de la apremiante necesidad de actualización tecnológica y de la urgencia que tienen los talleres latinoamericanos de insertarse efectivamente en las cadenas globales de valor.

Lo es no solo porque en Metalmecánica Internacional hemos hablado reiteradamente de ello, ni porque en las ferias industriales más importantes del año se evidenció como nunca que la digitalización ya hace parte del ADN del sector. Es repetitivo porque es su día a día, porque probablemente usted está leyendo este artículo en el mismo dispositivo móvil desde el que controla el desempeño de sus herramientas, y porque usted ya es consciente de que controlar y entender los datos que se generan en sus máquinas y en su producción impacta directamente sobre su competitividad.

La clave para mantenerse a la vanguardia en esta industria no está en lo que compre, si no en lo que hace con toda la valiosa información que circula en su planta, y cómo saca provecho de ella.

Cuando hablamos de transformación en la industria metalmecánica estamos hablando de algo más que comprar robots o impresoras 3D (que como se verá más adelante no está ni siquiera en los planes de los talleres latinoamericanos), o de instalar complejas celdas de maquinado o de abandonar los diseños en papel y reemplazarlos por figuras tridimensionales en realidad aumentada. Aun si usted todavía opera con tornos convencionales, o si recién adquirió su primera máquina CNC, la clave para mantenerse a la vanguardia en esta industria no está en lo que compre, si no en lo que hace con toda la valiosa información que circula en su planta, y cómo saca provecho de ella.

Esto es más cierto que nunca en la realidad de producción latinoamericana. Por ejemplo, en Colombia, una empresa dedicada a asesorar proyectos de manufactura recibió un reconocimiento a la innovación por desarrollar el sistema KERN by PM Tec, una solución inalámbrica para el modelamiento, monitoreo y control de procesos que permite aterrizar todo el concepto de Industria 4.0 a la realidad de producción en ese país.

Estos sensores permiten monitorear factores críticos de los procesos, no solo en máquinas de última generación sino en las que todavía están en funcionamiento en los talleres de nuestra región. El propósito es que, independiente de la tecnología o el sistema de control que tenga el equipo, se pueda conocer lo que está pasando en el proceso.

Saadia Zahidi, miembro de la Junta Directiva y Directora del Centro para la Nueva Economía y Sociedad, resumió esta necesidad de soluciones disruptivas, pero adaptadas al contexto de cada país, durante la presentación del Reporte Global de Competitividad 4.0 versión 2018, elaborado por el Foro Económico Mundial (FEM): la Cuarta Revolución Industrial puede nivelar el campo de juego para todas las economías; sin embargo, la tecnología no es una fórmula mágica por sí sola. Los países deben invertir en recursos humanos e instituciones para cumplir la promesa de la tecnología .

Según este reporte, en materia de competitividad, Chile, en el puesto 33 entre 140 países, lidera por un amplio margen la región de Latinoamérica y El Caribe, situándose por delante de México (46) y Uruguay (53). La competitividad de la región sigue siendo frágil y podría verse amenazada por una serie de factores, entre los que cabe citar un mayor riesgo de proteccionismo comercial en Estados Unidos; las repercusiones de la crisis económica y humanitaria de Venezuela; la incertidumbre política a raíz de las elecciones en las mayores economías de la región y las perturbaciones derivadas de las catástrofes naturales que amenazan al Caribe. La inseguridad y la debilidad de las instituciones representan dos de los mayores desafíos para la mayoría de los países, se indica en el documento.

La importancia de escalar posiciones en este escalafón es que, según el FEM, esto refleja la resiliencia de cada país frente a los cambios que se avecinan. Los resultados del informe revelan que los países más competitivos están mejor equipados para enfrentar los desafíos de la Cuarta Revolución Industrial.


Palabras relacionadas:
Hacer competitiva a la industria metalmecánica, incrementar la productividad en la industria, cómo incrementar los volúmenes de producción en un taller industrial, proyecciones económicas para la industria metalmecánica en 2019, inversiones en tecnología para la industria metalmecánica en América Latina, cifras económicas de la industria en 2018, incremento de la industria en México para 2019, BBVA Research, Foro Económico Mundial, Reporte Global de Competitividad 4.0 2018

Acerca del autor

Ángela Andrea Castro

Ángela Andrea Castro

Editora de Metalmecánica Internacional
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Torno/fresado/rectificado

Documentos relacionados