Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2019 Página 1 de 5

Ingeniería RP Hermanos: una historia contada en cuatro moldes

Ángela Andrea Castro

En el diseño, fabricación y reparación de moldes para la industria del plástico, esta empresa familiar colombiana ha incorporado tecnologías y experiencias para ser exitosa.

Para muchas empresas latinoamericanas, la decisión de establecer una empresa de manufactura requiere de una buena dosis de tenacidad y estoicismo. Esto pasa especialmente en el mercado de fabricación de moldes, donde además de contar con la tecnología adecuada, se requiere del desarrollo de un oficio, así como la firmeza y la claridad de a dónde se quiere llegar. Esta es una de esas historias en las que el financiamiento, la búsqueda permanente de conocimiento y de tecnología adecuada, así como la firme decisión de no claudicar, se convierten en los factores de éxito.

 

Un molde no es como un pan de esos que todo el mundo quiere comprar y comer. Es un nicho de mercado cerrado y especializado, y cuando a los desafíos normales de su fabricación se suman limitantes como el acceso a materiales de distintos tamaños y espesores, la dificultad de conseguir algunas herramientas a la medida y los altos costos en materias primas, el reto es tres veces mayor.

En este escenario tan intrincado, la empresa familiar colombiana Ingeniería RP Hermanos encontró la fórmula que le ha permitido ocupar un puesto destacado en la industria y que no es otra que plantearse metas realistas y alcanzables —no hay margen para arriesgarse— y tener como punto de referencia las tecnologías y prácticas de quienes, a nivel internacional, marcan el rumbo en lo que a moldes se refiere.

La empresa inició el 16 de septiembre de 1998 en una bodega de 8x4 metros con un torno y una fresadora convencionales. Desde entonces se dedica al diseño, fabricación y reparación de moldes para inyección, extrusión y soplado de plástico en una carrera ascendente por la que han pasado diversos clientes, países, máquinas, tecnologías, experiencias, pruebas y errores.

Ingeniería RP Hermanos realiza análisis, diseño y desarrollo de moldes; optimización y desarrollo en cada trabajo encargado, que incluye análisis de esfuerzos en diseño, simulación de llenado, balanceo de canales de llenado, análisis termo-gráfico, análisis de elementos finitos, diseños con sistema de colada caliente y análisis de reología de moldes; e, inclusive, aplican procesos ingeniería inversa cuando es necesario.

Luis Eduardo, Fernando y Serafín —los tres hermanos Ramos Patiño— son todos ingenieros de profesión y estudiaron en un colegio de formación técnica industrial que sembró en ellos el gusto por las máquinas y los fierros. Mientras que sus dos hermanos mayores se emplearon en grandes compañías y llevaban una vida cómoda y sin mayores preocupaciones, Serafín, el menor de los tres, siempre tuvo en su cabeza la idea tener empresa, algo pequeño pero propio.

Al provenir de una familia humilde, el limitante para cumplir esta meta siempre fue el dinero. Serafín, al igual que sus hermanos, estudió su carrera profesional en la noche mientras que en el día trabajaba con uno de ellos en una empresa de fabricación de moldes. Durante 12 años hizo carrera en este sector, primero como operario, y luego como técnico, encargado de personal y, finalmente, fue jefe de planta. En este tiempo como empleado, el sueño de hacer empresa siempre estuvo y, por ello, los fines de semana los dedicaba a visitar posibles emplazamientos para su negocio y a cotizar máquinas.

El año 1998 fue particularmente complicado para la economía colombiana y la decisión de independizarse finalmente llegó cuando uno de los hermanos mayores se quedó sin empleo porque la empresa en la que trabajaba fue liquidada. En ese momento la familia resolvió seguirle la corriente a Serafín en cuanto a tener algo propio y reunieron un capital inicial con el que compraron un torno y una fresadora. Mientras que sus dos hermanos mayores permanecieron como socios capitalistas pero empleados en otras empresas, Serafín y un operario que conoció en un trabajo anterior —y al que “moldeó” a la medida de su proyecto— se instalaron en una pequeña bodega en Bogotá con estas dos máquinas convencionales listas para trabajar.

“Cuando presenté mi carta de renuncia y comenté que iba a formar empresa, mi jefe me dijo que no lo hiciera porque era un mundo muy difícil. Yo le contesté que era nuestro sueño y lo íbamos a buscar”, añade Ramos

Lo primero que fabricó fue un molde de gancho para una empresa colombiana y luego consiguió algunos trabajos en reparaciones para moldes y piezas para extrusión. Si bien Serafín tenía amplia experiencia en la fabricación de moldes, principalmente de cajas, y conocía a potenciales clientes de sus anteriores trabajos “no es lo mismo decir: vengo de una empresa muy importante, a decir tengo un torno y una fresa ¿qué molde le hago? porque nadie te va abrir las puertas”, indica.


Palabras relacionadas:
Fabricantes de moldes en Colombia, RP Hermanos ingeniería, molderos en Colombia, ingeniería en metalmecánica en Colombia, fabricación de moldes en Colombia, ingeniería inversa Colombia, fabricantes de moldes para industria del plástico en Colombia, maquinaria CNC en Colombia,

Acerca del autor

Ángela Andrea Castro

Ángela Andrea Castro

Editora de Metalmecánica Internacional
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mecanizado

Documentos relacionados