Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2018 Página 1 de 3

La electromovilidad no es posible sin acero y piezas fundidas

Con información de GMTN

Los motores de combustión clásicos y los eléctricos deberán ser fabricados paralelamemente durante muchos años más, lo que llevará a un aumento en la demanda de componentes.

La electromovilidad no tendría un futuro viable sin fundiciones y fábricas de acero. Los principales componentes del motor, el tren de potencia y el cuerpo de los vehículos eléctricos están hechos de acero o aluminio, ya sea moldeados o fundidos. Muchas de las presentaciones y discusiones en el evento “El brillante mundo de los metales” (GMTN) y particularmente en GIFA, del 25 al 29 de junio 2019, se centrarán en los problemas de electromovilidad y los nuevos conceptos de accionamiento.

Hay varios conceptos diferentes para el sistema de accionamiento del futuro. ¿Motor eléctrico? ¿Unidad híbrida? ¿Celda de combustible? ¿O el viejo y buen motor de combustión después de todo, impulsado por combustible con CO2 neutro, es decir, con combustible sintético producido con la ayuda de energía renovable?

A largo plazo, la electromovilidad se considera la clave del transporte privado con CO2 neutro. El tiempo que el motor de combustión continuará siendo la solución de transición depende no solo de actores políticos sino también, y sobre todo, del progreso en el desarrollo de la tecnología de la batería y de la amplia disponibilidad de la infraestructura de carga: los requisitos son de mayor alcance a un costo económico. Los expertos creen que los motores de combustión seguirán desempeñando un papel durante mucho tiempo tanto en el período de transición como después.

Según un estudio de FEV, uno de los mayores proveedores independientes de servicios de desarrollo en el mundo en el sector automotor, menos del uno por ciento de todos los vehículos vendidos en todo el mundo en 2016 eran principalmente eléctricos. Los expertos en motores están trabajando sobre la suposición de que la mayoría de todos los vehículos vendidos en Europa en 2030 todavía tendrán un motor de combustión (75 a 85 por ciento), aunque la mayoría (alrededor del 90 por ciento) estarán en trenes de potencia híbridos. La situación global no se espera que sea muy diferente. Incluso si hay un fuerte aumento en la electrificación del tren de potencia, la mayoría de los accionamientos todavía tendrán motores de combustión en 2030 también, y los expertos en FEV enfatizan que estos motores de combustión necesitarán operar en topologías de accionamientos muy variadas.

Mientras que el motor y la transmisión de un automóvil convencional constan de aproximadamente 1.400 partes, un motor eléctrico más transmisión no tiene más de aproximadamente 200.

La mayoría de los expertos en motores están de acuerdo en que los sistemas de accionamiento se electrificarán en el futuro. El profesor Hermann Rottengruber de la Universidad de Magdeburg está seguro: “El cambio a vehículos puramente eléctricos se llevará a cabo a través de sistemas de accionamiento híbrido”. Él espera que un tren de potencia híbrido con un motor de combustión y un motor eléctrico continúe siendo la solución óptima para muchas aplicaciones y tipos de vehículos diferentes a largo plazo; sin embargo, el experto en motores emite una advertencia: “No obstante, es hora de pensar cómo se transformará el mercado de componentes de transmisión de vehículos a la vista de estos cambios”.

Electrificación del tren de potencia

La experiencia de conducir un vehículo eléctrico y la reducción en el consumo de combustible y emisiones de CO2, que son los objetivos de la electrificación, comienzan con el sistema de arranque-parada automático relativamente simple basado en electricidad de 12 V y finalizan con un vehículo eléctrico completamente batería (BEV) con tecnología de alto voltaje.

La electrificación conduce a un cambio fundamental en el tren de potencia. Todas las cadenas de suministro para la fabricación de motores deben reconsiderarse por completo. Mientras que las unidades de motor de combustión están dominadas por transmisiones manuales y automáticas con hasta diez engranajes, un vehículo exclusivamente eléctrico se maneja sin motores y transmisiones complejas. Mientras que el motor y la transmisión de un automóvil convencional constan de aproximadamente 1.400 partes, un motor eléctrico más transmisión no tienen más de aproximadamente 200.

Esta es la consecuencia para las fundiciones por la eliminación de los motores de combustión: sin bloques de cilindros, sin culatas, sin pistones, sin escape y otros colectores. Los fabricantes de acero pierden cigüeñales forjados, árboles de levas y transmisiones complicadas. Las fábricas de acero y las fundiciones tienen todos los motivos para estar relajadas sobre tales desarrollos de todos modos. Los motores de combustión clásicos y los motores eléctricos nuevos necesitarán ser fabricados uno junto al otro durante muchos años más, lo que conducirá inicialmente a un aumento en los componentes. Mientras que los vehículos eléctricos incluyan piezas de acero forjado y moldeado y piezas fundidas también, se crearán nuevas oportunidades. Ningún vehículo con batería se mueve sin componentes de fundición y acero altamente complejos.

Estructuras ligeras: la tecnología clave

La batería, el motor eléctrico, el tren de potencia y la electrónica de potencia son los componentes cruciales de la electromovilidad.


Palabras relacionadas:
coches eléctricos, electrónica de potencia, transporte del futuro, buses eléctricos, proyectos de electrónica de potencia, innovaciones en el transporte, innovación electrónica, avances tecnológicos en los medios de transporte, vehículos eléctricos tesla, noticias vehículos eléctricos, motores eléctricos de alto rendimiento, nuevos vehículos eléctricos, autobuses del futuro en México, acero, estructuras metálicas, fundición de metales, procesos de manufactura
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Automotriz

Documentos relacionados