Promocione sus productos o servicios con nosotros
Ciudad de México, México - Junio de 2016

Manufactura aditiva avanza a pasos agigantados

Verónica Alcántara

Si bien la impresión 3D tiene más de 20 años de desarrollo, lo cierto es que la manufactura aditiva ha avanzado y madurado hasta convertirse en una tecnología que pasó de los laboratorios de investigación a la manufactura y desde los prototipos hasta la fabricación de partes en grandes volúmenes.

Estamos viviendo la siguiente Revolución Industrial, según Alejandro Silva, director general de Renishaw México, quien durante la presentación del RenAM 500M, su sistema de manufactura aditiva en metal, consideró que esta tecnología será un complemento a los actuales procesos de producción.

“Esto va a cambiar la forma en la que manufacturamos las cosas: ese teléfono que están agarrando, la forma en que manufacturamos carros, la forma en que manufacturamos las turbinas de avión, eso va a cambiar en el futuro y no va a reemplazar los procedimientos de manufactura normales como los conocemos, sino que va a ser un complemento”, dijo en su presentación realizada en la residencia del Embajador Británico en la Ciudad de México.

Las aplicaciones de la impresión 3D o manufactura aditiva en metales son variadas, pero por las implicaciones que tiene destacan la industria automotriz, la aeroespacial y la de dispositivos médicos.

El sistema RenAM 500M, según explicó Clive Martell, director de la División de Manufactura Aditiva de Renishaw Inglaterra, funciona con la tecnología que llaman ‘fusión láser’ mediante la solidificación de polvo metálico para crear las piezas.

Actúa como una cámara interna de vacío que elimina el oxígeno y se llena de Argón para tener una atmósfera inerte, lo que genera la chispa que activa el láser que incide en el polvo metálico y genera la fusión o melting. Imprime cromo-cobalto, aluminio, inconel, titanio, y aceros inoxidables.

El especialista consideró que el alcance para las partes 3D impresas en metal es enorme y es una tecnología que va a seguir evolucionando y madurando a gran velocidad en los próximos años, ya que entre las principales ventajas destaca que es un proceso mucho más eficiente comparado con el maquinado convencional; se puede diseñar una pieza en un lugar y manufacturar en diferentes lugares del mundo; se pueden crear partes con geometrías muy complejas que no se podrían fabricar con ningún otro método.

Asimismo, la manufactura aditiva en metales fabrica partes en una sola tirada, es decir, que una parte que hoy está fabricada en cuatro o cinco piezas independientes que luego se ensamblan, con la manufactura aditiva se producen en una sola, con la ventaja de es mucho más ligera, eficiente, confiable y duradera.

En un primer paso se comenzaron a hacer prototipos mediante impresión 3D o herramientas pero, en una etapa más avanzada, se utiliza para el reemplazo de piezas finales, con innumerables aplicaciones en industrias como la médica, automotriz y aeroespacial donde se busca producir partes más ligeras, eficientes y durables. Otro caso es el de los materiales arquitectónicos, que con metales impresos obtienen una gran consistencia, son ligeros y tienen estructuras que potencian sus propiedades.

Un caso que relató Clive Martell es el de una compañía que ya la está aplicando en la producción de la boquilla de un motor de avión, en la cual en lugar de 25 componentes en esta pieza, solo se hacen cinco con la manufactura aditiva. El resultado es que la parte que se tiene ahora para la boquilla de combustible es cinco veces más resistente que la generación anterior. Su vida útil de servicio ahora es más larga, es decir, entre 8 y 10 años, y cada una de las turbinas del avión puede incluso ahorrar a las aerolíneas hasta USD 1.6 millones al año por no tener que reemplazar estos componentes.

Aun con las grandes expectativas que despierta la manufactura aditiva con metales, el experto señaló diferentes desafíos para las empresas que la utilizan ya que es una tecnología que los diseñadores todavía no dominan muy bien, y está rodeada de cierto nivel de incertidumbre sobre algunos de los procesos. Además, requiere mucha infraestructura para poder utilizarla y para justificar un caso comercial.

Con todo, la apuesta de Renishaw es entrar en el mercado mexicano y aprovechar el boom de la industria automotriz, pero también el de la aeroespacial y la de dispositivos médicos, todas con un acelerado crecimiento en el país en los últimos años.

Por lo pronto, la compañía ya tiene instalados en México dos de estos sistemas en áreas de investigación; sin embargo, existe el interés de diversas empresas y sectores por introducir en sus procesos la manufactura aditiva, por lo que Renishaw espera colocar cuatro o cinco de estos sistemas en el país al cierre de este año.


Categoría de producto:
Software y servicios - Unidades de control y sistemas computarizados - Impresoras, ploters y máquinas de dibujo
Palabras relacionadas:
Impresora 3D, manufactura aditiva, additive manufacturing, manufactura sustractiva. fabricación manufactura aditiva, manufactura aditiva, tecnologías de manufactura aditiva, procesos de manufactura aditiva, fabricación aditiva metal, sinterizado láser, productos de Renishaw, manufactura sustractiva, fabricación aditiva, impresión en 3d, impresora 3d, impresoras 3d, impresion 3d México.
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Aeroespacial

Documentos relacionados