Romi presenta su historia de máquinas-herramienta de 10 años
Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
¿Qué está buscando?
Síganos en
Artículo
Anterior
123Siguiente
Página 1 de 3

Máquinas-herramienta brasileñas: una década de innovaciones

Marzo de 2007

Iván Prando

Al final de los años 80 Romi concentró esfuerzos en nichos de mercado definidos, con familias de máquinas estandarizadas, invirtiendo en investigación.

El sector de máquinas-herramienta se destaca en todo el mundo como un área de manufactura con elevado grado de inversión en innovación tecnológica. Esa situación se potencializa aún más si consideramos que las máquinas-herramienta son, por su naturaleza, la base de toda la cadena productiva, incluso la de bienes de capital. Es, prácticamente, una condición natural para que el sector busque estar siempre adelante y ser protagonista de la tecnología en la cadena industrial.

Para relatar los últimos 10 años de nuestra participación dentro de este segmento, un relato histórico mostrará el desarrollo de este sector en Brasil.

La industria de máquinas-herramienta en Brasil empezó su desarrollo en el período de la segunda Guerra Mundial, época de grandes dificultades. Algunos años más tarde fue impulsada por la política de sustitución de importaciones, por el inicio de la industria automotriz y por la política de protección de mercado mediante la ley de similitud. En el inicio de los años ochenta, la crisis económica llegó al sector de bienes de capital y, consecuentemente, al sector de máquinas-herramienta, provocando gran retracción del mercado interno, despido de funcionarios y quiebra de un gran número de empresas.

En la retoma del mercado, luego del período de crisis, la industria nacional estaba con un gran retraso tecnológico. Algunos fabricantes mantenían una línea de productos muy amplia, buscando aumentar la facturación con una producción verticalizada y un gran número de máquinas en inventario, con el propósito de vender máquinas a corto plazo. Esta estrategia causó un excesivo endeudamiento de tales empresas.

Muchas empresas fabricantes de bienes de capital no definirían su línea de productos sin considerar criterios de precio, calidad, flexibilidad e innovación, adoptando una postura de riesgo y enfrentando las dificultades de la competencia, con el fin de maximizar sus ingresos. Paralelamente, el momento tecnológico mundial progresaba rumbo a la automatización y la actualización tecnológica.

Contrariamente a la estrategia descrita, al final de los años ochenta Romi optó por concentrar sus esfuerzos en nichos de mercado definidos, con familias de máquinas estandarizadas, invirtiendo siempre en investigación y desarrollo. Esa estrategia ha garantizado el éxito de la empresa. En 1989, la empresa tuvo la actitud innovadora de lanzar productos que ofrecieran alta productividad y calidad a los clientes del mercado de mecanizado, y generó de esa forma una ventaja competitiva en relación con los otros competidores nacionales.

Para ello, Romi firmó un joint venture con Mazak, uno de los grandes fabricantes de máquinas-herramienta de Japón, para transferencia de tecnología con el propósito de lanzar una nueva línea de centros de torneado (línea Cosmos), con una concepción innovadora de diseño mecánico y electrónico en relación con los productos ofrecidos por la empresa hasta el momento, y que garantizaría el éxito de la empresa hasta casi el final de la década de 1990.

Dentro del segmento de máquinas patronizadas, con características para producción en serie, la empresa logró ubicarse como líder en el mercado brasileño, con una estrategia de concentración en dos líneas de productos: tornos CNC y centros de mecanizado. Consideró también el tamaño de los productos en un rango de mayor demanda e instauró una fabricación seriada de su línea de máquinas.

En el inicio de la década de 1990, la economía brasileña se vuelve aún más inestable, se acentúa la recesión, y se reducen fuertemente las tarifas de importación de diversos productos, lo cual favoreció también las importaciones de bienes de capital y aumentó la competencia entre fabricantes locales y externos de maquinaria.

Romi se vio afectado con las dificultades impuestas al sector de comercialización de bienes de capital en el inicio de la década de 1990. Las ventas del mercado interno de la empresa también fueron afectadas por la falta de financiamiento. Tuvo que utilizar recursos propios, dentro de sus limitaciones, para financiar sus ventas y así menguar la ausencia de los agentes financieros. Durante ese período perdió muchos negocios, que fueron captados por la competencia extranjera beneficiada por el cambio, y con mejores condiciones de financiamiento, en comparación con el conocido fenómeno ‘Costo Brasil’.

Con las inversiones del sector productivo desfavorables, y las empresas multinacionales compitiendo en el mercado nacional brasileño, los precios de las máquinas fabricadas en Brasil tuvieron que ser significativamente reducidos.

En este panorama, Romi da un giro hacia la reducción de costos como estrategia competitiva, pero teniendo siempre como meta el mantenimiento y desarrollo de la calidad de sus productos, además de los avances tecnológicos.

Anterior123Siguiente
(0) Comentarios
Acerca del autor

Iván Prando

Gerente de Ventas para América Latina de Romi, tradicional empresa brasileña de máquinas-herramienta con sede en Santa Bárbara d’Oeste, en el estado de São Paulo.

Otras noticias de Actualidad industrial

Héctor Soto, director general del Clúster Automotriz de San Luis Potosí

Avanza creación de Clúster Regional Automotriz del Bajío

Este es el ambicioso proceso de educación y formación de personal que se ha emprendido en la nueva planta de la compañía en Puebla (México).

Formación de recurso humano especializado a la medida de...

En la opinión del 41% de las compañías encuestadas, el desempeño del sector de moldes en 2015 será igual al de 2014.

A la baja expectativas de fabricantes de moldes de...

La empresa Danesa Universal Robots A/S es una de las pioneras en el desarrollo de robots de colaboración con su serie UR, un brazo de poco diámetro de 7 ejes que se puede montar en cualquier posición. Es de tamaño compacto y flexible en su montaje, lo que lo hace útil para operaciones de atender máquinas. Esto libera al maquinista de la monotonía de la carga y descarga de piezas, liberándolo para un trabajo más productivo. Su costo se puede amortizar en uno o dos años.

Los Cobots están dispuestos a trabajar contigo

Documentos relacionados

Nota complementaria

Sección patrocinada por:
Recomendados
Ideas