Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2019 Página 1 de 3

Metalúrgica Roma, autopartes de clase mundial

En Argentina, esta empresa familiar introduce procesos avanzados como la fabricación propia de matrices de forja, proyectos de desarrollo de nuevos componentes y prototipado 3D.

Crear empresa y mantenerse por más de 50 años como un proveedor de manufactura de componentes automotrices en América Latina es una historia que pocos pueden contar. Metalúrgica Roma, con sede en Córdoba, Argentina, es una de las empresas que se ha ganado a pulso estar en este selecto grupo, y ha sido gracias a su visión de precisión y a su método de trabajo que lo ha logrado. Su planta es un ejemplo de orden, limpieza y trabajo bajo estándares internacionales, muy alineado con las necesidades de sus clientes japoneses y europeos, entre los que se cuentan Toyota y VW.

Metalúrgica Roma fue fundada en 1960 por Victor Mazzuferi. “En principio la compañía hacía calibres, dispositivos y herramientas para terceros”, explica Gabriel Mazzuferi, actual  director e hijo del fundador de la empresa. Esta producción siguió hasta que IBM les contactó para hacer proveeduría a su fábrica de impresoras en Buenos Aires, y fue aquí que la empresa se abocó en su primer proyecto para hacer piezas en serie. Fue en la década de los 80 que la empresa se fue tornando en una autopartista, y hoy en día el 90 % de la producción está en precisamente en el sector de autopartes. “Se puede decir que esta información del origen de la empresa, de saber hacer dispositivos, herramientas, y algún equipamiento especial se mantuvo, pero ya no para la venta a terceros sino para nuestra propia producción interna”, afirma Mazzuferi.

Metalúrgica Roma, un ejemplo de empresa latinoamericana

Victor Mazzuferi fue técnico mecánico y a pesar de no culminar sus estudios universitarios por las obligaciones de su empresa, tuvo dos grandes atributos para ser emprendedor: un profundo conocimiento técnico y un gran ímpetu comercial. Ambas cualidades las combinó con una visión muy clara: hacer las cosas bien desde el principio. Tan así fue que Metalúrgica Roma adquirió su primer centro de mecanizado en la década de 1980, y fue una de las primeras empresas privadas en Argentina en hacer esta inversión, aparte de las terminales automotrices.

Mazzuferi se empeñó en hacer productos de calidad. “Tenía el concepto de tener una empresa limpia, con el piso limpio, que no tenga manchas de aceite o trapos en el suelo. Él trabajó con todo esto antes de que fueran estándares en la industria, estamos hablando de los años 60. Antes de las normas ISO, antes de los conceptos de calidad total, de las 5s”, afirma Gabriel. Posteriormente, con la llegada de clientes internacionales, Metalúrgica Roma ha continuado mejorando sus procesos internos para satisfacer los estándares necesarios de la producción en serie.

Hoy en día, el principal cliente de la empresa es Toyota. Metalúrgica Roma le suministra piezas para el modelo Hilux, en la planta de Zárate de la provincia de Buenos Aires. “Desde allí se abastece a todo el mercado de América Latina”, explica. Otro cliente importante es la terminal de VW en Córdoba, donde aportan producción para la fabricación de las cajas de cambios. Según Gabriel Mazzuferi, el 90 % de la producción de esta planta es exportada a Brasil, Europa y a otros países de América Latina.

En el agro, otro de sus fuertes de trabajo, Metalúrgica Roma abastece a la fábrica de motores de John Deere en Rosario. “Podemos decir que, de forma indirecta, el 80 % de nuestros productos son exportados”, afirma Gabriel.

El desafío de mantener los estándares 

La empresa se ha esforzado por ir formando un sistema de calidad de la mano de sus clientes. Pero es consciente de la necesidad de trabajar exhaustivamente en capacitación de su gente. Al igual que en la mayoría de las plantas metalmecánicas a nivel mundial, el principal desafío sigue siendo la formación del recurso humano. En las áreas donde se fabrican piezas especiales y calibres, es donde más se siente la deficiencia de conocimiento. “En las crisis que ha tenido la Argentina se ha perdido gente y ese conocimiento cuesta volver a formarlo”, afirma el señor Mazzuferi. “Debido a las crisis, la gente nueva no está interesada en volver a la industria, y eso genera a mediano plazo escasez de conocimiento”.


Palabras relacionadas:
Autopartes, Casos de éxito, Revista Metalmecánica Internacional agosto 2019, Metalúrgica Roma, metalúrgica, industria automotriz, industria metalúrgica, proveedor de manufactura, componentes automotrices, Toyota, VW, sector de autopartes, fabricación de autopartes en Argentina, ensambladora de John Deere en Argentina, manufactura de repuestos para tractores, fabricantes de piezas por manufactura aditiva en Argentina, fabricantes de autopartes de Nissan, fabricantes de autopartes de VW
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mecanizado

Documentos relacionados