Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2013 Página 1 de 2

Moldes y troqueles, la apuesta por el desarrollo del sector en México

Según Canacintra, es necesaria una política que mejore sus 13 sectores industriales, hacer alianzas, tecnificar las plantas y mejorar la certificación.

De acuerdo con el organismo, es necesaria una política que busque impulsar los 13 sectores industriales que lo conforman.

De igual manera, la cámara refirió que se necesitan alianzas o encadenamientos productivos, formalizar procesos y prácticas mediante certificaciones, así como la vinculación con centros de investigación o instituciones académicas para desarrollar manufactura de alta tecnología, como equipo o moldes.

Este último rubro forma parte de la rama industrial 92 “Fabricantes de moldes, troqueles, dispositivos y modelos para fundición”, que se desprende del sector Bienes de capital de Canacintra.

En la actualidad no existe una cifra precisa del número de empresas que conforman esta rama, pero de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Economía se calcula que existen entre 1000 y 1500 unidades.

En este sentido, de acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (Denue) del Inegi, existen 541 fabricantes de productos metálicos forjados y troquelados, casi 10.000 fabricantes de piezas metálicas y tornillos, así como 675 fabricantes de recubrimientos y terminados metálicos.

Importaciones
De acuerdo con Francisco Antón Gabelich, director del Centro de Investigación y Asistencia Técnica (Ciateq), en México las empresas de maquinaria, moldes y troqueles importan US$16.388 millones.

Datos de la Secretaría de Economía señalan que más del 90 % de los herramentales que se utilizan en la industria mexicana son importados de Estados Unidos (43 %), Canadá (9,3 %), Corea del Sur (10 %), China (8,4 %) y Japón (8 %) y el resto de otros países.

“Las empresas importan la maquinaria porque no se han desarrollado las suficientes empresas que hagan maquinaria, moldes y troqueles, es decir, desde algo muy simple hasta una máquina completa”, comenta Antón Gabelich.

Al respecto, para Luis Armando Pasaye, coordinador general de herramentales de Ciateq, no solo se trata de la importación de maquinaria en sí, sino de la capacitación que se requiere para manejar dichos equipos.

“Por ejemplo, en una empresa extranjera que se instala en el país, el personal empieza a trabajar y a padecer porque no se conocen los detalles de cómo se diseña un molde, el comportamiento de algún material, los ciclos de enfriamiento, etcétera”, explicó el especialista.

En este sentido, Antón Gabelich explicó que, por ejemplo, el desarrollo de moldes de inyección es un nicho aún no descubierto por empresas nacionales.

“Si una empresa está interesada en el desarrollo de moldes de inyección, en Ciateq ya los hacemos. La idea es apoyar a la posible empresa interesada para incubarla y que genere ese negocio en México. No hay un fabricante de moldes de inyección a escala nacional, y si lo hay es muy pequeño”, indicó.

Añadió que en México se encuentran los mejores ingenieros de mantenimiento del mundo, pero hace falta promover la ingeniería de diseño y de procesos de manufactura.

El sector automotor, oportunidad latente
De acuerdo con Arturo Rangel, presidente del Comité de Comercio Exterior de la Industria Nacional de Autopartes (INA), uno de los principales retos para la industria automotriz es contar con tecnología y mano de obra calificada para fabricar y reparar moldes y herramentales.

Dijo que fabricar moldes y herramental es un paso que no se ha podido dar debido a múltiples factores.

“De entrada (los moldes y herramentales) son de acero de alta resistencia y en México hay poca oferta de este tipo de material. De igual manera, la producción no es sencilla por los costos de la tecnología. Son trajes hechos a la medida del cliente, por lo que se requiere mano de obra especializada”, señaló el directivo.

Explicó que, en su mayoría, la industria en México prefiere comprar y reparar en el exterior, aunque algunas empresas han creado equipos con limitantes como la tecnología y la falta de técnicos capacitados.

Una producción nacional de moldes, agregó Rangel, detonaría desarrollo tecnológico y derrama económica.

“Un molde especializado cuesta en promedio 100.000 euros, por lo que sí es un buen negocio, pero se requieren incentivos fiscales para estimular el desarrollo de este ramo, mayor disponibilidad de materias primas (aceros especiales) y programas de capacitación para formar técnicos especializados”, detalló.

Más oportunidades
Recientemente, Ed Bernard, de Research & Development de la Asociación de Manufactureros de Moldes de Canadá explicó en conferencia de prensa que fabricantes de moldes canadienses invertirán entre US$2 y US$5 millones en México.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados