Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2018 Página 1 de 3

Reconversión tecnológica con maquinaria mexicana

David Luna

Cuando Tornos Marta migró a tecnología de control numérico con el respaldo de la firma Viwa, sus tiempos mejoraron y los compromisos de entrega adquirieron certeza.

Cuando el fabricante Tornos Marta, de Delicias (Chihuahua), migró a tecnología de control numérico, sus tiempos mejoraron y los compromisos de entrega adquirieron certeza. Con el respaldo de maquinaria mexicana fabricada por la firma jalisciense Viwa, este taller metalmecánico norteño está dando de qué hablar en una comunidad típicamente agrícola.

Ramón siempre quiso tener su propio taller. El gusto por los tornos, por las máquinas herramienta, le llegó desde muy joven. Literalmente, Tornos Marta se fundó mucho tiempo antes de instalar su primer torno.

Originario de Delicias, Chihuahua, Ramón Marta Vargas estudió en la secundaria técnica 3 (conocida como la agropecuaria). En aquella ciudad de poco más de 137,000 habitantes, la actividad principal es la producción de lácteos pues, de hecho, representa la cuenca lechera más importante de aquel estado del norte de México.

Siendo este el principal motor económico de la ciudad resulta natural entonces que sus habitantes se dediquen a actividades relacionadas con el campo o con las empresas productoras de leche del lugar; no obstante, para Marta, fue diferente. En la secundaria tuvo como asignatura el taller de máquinas herramienta y eso marcó su destino. Como él mismo dice: "fue entonces que agarré el amor por los tornos".

Después de la secundaria, hizo sus estudios medios superiores en el CECATI 137, donde continuó su formación técnica relacionada con la metalmecánica. Una vez egresado, su primer objetivo fue comprarse un torno.

Cómo se encausa un sueño

Para una región donde el campo es la prioridad económica, Marta Vargas entendió que la oportunidad para un taller metalmecánico encajaba en la reparación y elaboración de componentes para la maquinaria agrícola.

Pero ¿cómo empezar?, ¿cómo comprar la primera máquina? El ahora empresario deliciense tuvo que pasar por varias etapas, desde tomar pequeños empleos en la ciudad, hasta migrar a Estados Unidos temporalmente para trabajar y reunir el capital necesario (uno de esos empleos fue en un silo de la firma Sullivan Inc., en el estado de Kansas). Tras algunos años, reunió los USD 3,400 que le costó su primer torno usado.

La máquina fue comprada en Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua (una región menonita ubicada a unos 180 kilómetros de su natal Delicias) e instalada posteriormente en la cochera de la casa de su padre. Ramón tenía entonces 22 años cumplidos y fue, a esa temprana edad, que comenzó a encausar su sueño.

El siguiente paso fue buscarle trabajo a la máquina. "Cuando inicié tenía que hacer lo que cayera. Hice anuncios públicos, visité personas conocidas y busqué en las empresas aledañas que pudieran necesitar apoyo... y así empezaron a llegar trabajos", nos cuenta Ramón Marta.

Siempre pensé que una vez con la oportunidad de un proyecto, lo más importante era hacerlo bien, muy bien, pues este me iba a traer otro, y luego otro. Y, hasta el momento, no ha dejado de funcionar así", explica Ramón Marta Vargas, emprendedor.

De esta manera, empezaron a llegarle trabajos de reparación y fabricación de componentes agrícolas de los ranchos aledaños, así como requerimientos para la elaboración de piezas para muebles. "Empecé a trabajar mucho para carpinterías y, con los años, compré una fresadora, un cepillo y un segundo torno", describe Marta. "Cuando inicié con la primera fresadora, era una reliquia, muy antigua, de bandas y, a pesar de todo, ahí sacábamos mucho trabajo, incluyendo engranes helicoidales. Por eso nos recomendaban mucho".

Luego de varios años, en 2006, el emprendedor chihuahuense abrió finalmente su taller en un local en la colonia Santo Niño, donde aún siguen establecidos.

Fue en 2008 cuando compraron su primera máquina nueva, una fresadora CNC de la marca Viwa. "Esa máquina la vimos primero en Internet, cuando buscábamos el equipo que necesitábamos. Entonces me di una vuelta a Guadalajara para verla, me gustó el control y las características en general de la máquina. Con la nueva fresadora empezamos a hacer piezas más elaboradas y con geometrías más complejas", comparte el empresario.

"Entonces, empezamos a hacer piezas para las maquiladoras. Venían personas con piezas delicadas, pues nosotros teníamos la primera fresadora CNC en Delicias y llegaban muchas personas que eran recomendadas por nuestros propios clientes. Para mí esta máquina también fue un verdadero programa de capacitación en nuevas tecnologías y cada vez fui profundizando más en las posibilidades de fabricación que me ofrecían estas máquinas", detalla Marta.

Invertir en esa primera máquina no fue fácil, pues tuvo que reunir algunos ahorros y conseguir un crédito parcial, mismo que fue facilitado por el propio fabricante de la máquina.


Palabras relacionadas:
Conversión de tecnológica de control numérico en industria, implementación de maquinaria CNC en talleres de metalmecánica, fresadora CNC de Viwa, tecnologías de control numéricas para taller de maquinado, herramientas para mejorar procesos de maquinado, talleres de maquinado en América Latina, emprendimiento industrial en mecanizado, emprendimiento industrial en América Latina, fabricantes mexicanos en industria metalmecánica, Tronos Marta en México, emprendimiento industriales en México

Acerca del autor

David Luna

David Luna

Director de contenido de Metalmecánica Internacional
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mecanizado

Documentos relacionados