Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2018 Página 3 de 3

Reconversión tecnológica con maquinaria mexicana

David Luna

Cuando Tornos Marta migró a tecnología de control numérico con el respaldo de la firma Viwa, sus tiempos mejoraron y los compromisos de entrega adquirieron certeza.

Rápidos, precisos y oportunos

Los clientes de Tornos Marta no solo se han incrementado, sino que cada día se presentan con requerimientos más complejos. Entre otras cosas, destacan la manufactura de herramentales para los fabricantes de las botellas de Heineken (ubicada en Meoqui, apenas a unos 10 kilómetros de Delicias), Mead Johnson, Goodyear (ahora Continental), Thermodisc, ADC, Commscope, Tristone y Wrangler, además de que les siguen demandando mucho trabajo de ranchos grandes y fábricas de muebles.

Para estas empresas hacen desde piezas para mangueras, coples, herramentales para fijación y sujeción, moldes para corte, engranes helicoidales y cónicos, así como diferentes componentes; además de reparaciones y mantenimiento para componentes agrícolas o de maquinaria industrial, como son tuercas hexagonales, navajas y diversas piezas de aluminio. Para Mead Johnson, por ejemplo, fabrican algunos rodillos con tratamiento, tarea para la cual, se usa de manera intensiva un horno eléctrico.

La incorporación de tecnología CNC dio un giro de 180 grados al destino de la empresa de Delicias. "Antes no nos podíamos comprometer. A partir del primer equipo de control numérico si nos piden un número determinado de piezas, sabemos con precisión cuánto nos vamos a tardar y podemos cumplir con los tiempos de entrega. Esto es súper importante hoy en día. Además, en general, sacamos la producción mucho más rápido, lo que nos permite tomar más proyectos", señala Marta. "Ya no es tan pesado estar sobre la máquina, moviéndola, manejándola. Ahora solo la programamos, nos aseguramos de mantenerla alimentada con el material en proceso y vigilamos la operación".

El industrial explica que ahora las piezas que producen son de mayor precisión o con detalles como roscas muy particulares. "En un torno convencional hacíamos tres o cuatro roscas en una hora. En un CNC podemos realizar entre 40 o 50 en el mismo tiempo, dependiendo de la aplicación".

Pero a pesar del permanente crecimiento de la empresa, no todo ha sido miel sobre hojuelas para la familia Marta. En 2009, con la crisis económica detonada por la industria automotriz, las ventas cayeron a niveles alarmantes. "Fue en este periodo de desaceleración (2012) que mi muchacho entró a trabajar formalmente al taller", recuerda el empresario.

Como acababa de egresar del Conalep, tenía muchas ideas de mejora y la firme inquietud de asegurar que todas las máquinas tuvieran trabajo. "Yo, por ejemplo, normalmente no salía a buscar trabajo, pues sabía que este llegaba solo, pero él tenía otra idea, así que elaboró una lista de probables clientes y se dedicó a visitarlos".

Fue así como lograron entrar a diferentes empresas de maquila establecidas la ciudad. Entonces, uno de los nuevos clientes fue el fabricante de pantalones Wrangler, al que le empezaron a fabricar refacciones para sus máquinas. "Les hemos solucionado muchos problemas y les hemos mejorado sus piezas", menciona.

La crisis pudo ser amortiguada entonces tanto por clientes ya existentes que les mantuvieron enviando trabajo (tal fue el caso de Goodyear), como por las ideas y bríos frescos de su primogénito.

Esta bocanada de aire nuevo ayudó a superar la prueba de fuego. Ahora, Tornos Marta se prepara para participar en ligas mayores, con mejor tecnología, mayor capacitación y la capacidad de sacar adelante proyectos más complejos. Ahora mismo están ampliando su nave para incrementar su capacidad de producción.

Marta reflexiona que "nuestra diferencia es que ofrecemos calidad y mucha experiencia. Yo mismo comencé a trabajar en talleres desde muy joven, desde que salí de la secundaria. Han sido muchos años de encierro en el trabajo. Años de esfuerzo que han valido la pena. Sobre todo, porque era un sueño que tuve desde que era un adolescente".

Ahora les tocará a sus hijos continuar el sueño. Aunque a Ramón le quedan muchos años por delante, ahora sus dos hijos, Oswaldo e Ivonne Janeth (egresada de la carrera de psicología industrial, y que ya se está haciendo cargo de los procesos administrativos) son los que trabajan a su lado para asegurar el brinco generacional de la empresa.

"Yo en realidad no pienso mucho en el futuro, sino que me enfoco en el día a día; sin embargo, noto que mis hijos traen la visión de moverse hacia nuevas tecnologías... y hacia allá vamos".

Fin.

Palabras relacionadas:
Conversión de tecnológica de control numérico en industria, implementación de maquinaria CNC en talleres de metalmecánica, fresadora CNC de Viwa, tecnologías de control numéricas para taller de maquinado, herramientas para mejorar procesos de maquinado, talleres de maquinado en América Latina, emprendimiento industrial en mecanizado, emprendimiento industrial en América Latina, fabricantes mexicanos en industria metalmecánica, Tronos Marta en México, emprendimiento industriales en México

Acerca del autor

David Luna

David Luna

Director de contenido de Metalmecánica Internacional
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mecanizado

Documentos relacionados