Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2001 Página 1 de 3

Rectificado sin centros: ¡No es magia!

Chris Koepfer

Este artículo explica por qué funciona el proceso sin centros y cómo utilizarlo en su taller, lo cual resulta fundamental para obtener los resultados deseados.

No cabe duda que el rectificado es el proceso metalmecánico más asociado con "magia negra" y con "humo y espejos". Esta mitología perdura por el desconocimiento general de los fundamentos básicos que hacen exitosas las aplicaciones de rectificado.

Dentro de los procesos de rectificado, el rectificado sin centros es, sin duda, el menos entendido desde de la perspectiva de sus fundamentos. A simple vista, este proceso constituye un reto a lo que creemos saber sobre el corte de metales.

El más obvio es la carencia aparente de un sistema de sujeción. La pieza simplemente reposa entre la rueda reguladora y la de rectificar, aparentemente libre de escapar de la zona de corte. Y en la realidad no escapa, generalmente.

Por tanto, ¿cómo funciona el rectificado sin centros y cuáles son los fundamentos esenciales que deben conocerse para lograr un proceso exitoso, consistente y predecible de las piezas? Visitamos la planta de Landis Gardner en Hebron, Kentucky, E.U. donde se fabrican las rectificadoras sin centros de la línea Landis Cincinnati. Hablamos con Greg Payne, gerente de licitaciones y ofertas, específicamente sobre los fundamentos del rectificado sin centros, sobre cómo funciona el sistema y sobre cómo este conocimiento se convierte en un procesamiento exitoso de piezas.

¿Qué es el rectificado sin centros?
El rectificado sin centros es un proceso de rectificado de diámetros exteriores. Se diferencia de otros procesos cilíndricos en que la pieza no es restringida mecánicamente. En las máquinas tradicionales para diámetros exteriores, la pieza de trabajo es sostenida entre centros o sujeta en un mandril que la hace rotar contra una rueda rectificadora que gira a mayor velocidad, conducida por un motor externo localizado generalmente en el cabezal de trabajo.

A diferencia del rectificado entre centros o en mandril, las piezas hechas por el proceso sin centros no requieren huecos de centros, sistemas de arrastre o fijaciones de cabezal. En cambio, la pieza de trabajo es soportada sobre su propio diámetro exterior por una cuchilla de trabajo localizada entre una rueda de rectificar de alta velocidad y una rueda reguladora de menor velocidad y menor diámetro.

La relación entre estos componentes básicos –rueda de rectificar, rueda reguladora y hoja de soporte– hace la diferencia entre una aplicación exitosa de rectificado sin centros y una que produzca dolores de cabeza y piezas malas.

¿Por qué trabaja el rectificado sin centros?
En el rectificado cilíndrico es relativamente sencillo entender el proceso. Una pieza de trabajo, sostenida entre centros o por un mandril, se hace girar contra una rueda rectificadora que se desplaza radialmente a una distancia prescrita (rectificado de inmersión) o en dirección transversal axial a lo largo de la pieza de trabajo, para dar la dimensión deseada de diámetro exterior.

En el rectificado sin centros "no hay centros", por lo que pudiera parecer que no hay forma de controlar el tamaño o la redondez de la pieza de trabajo. Sin embargo, la verdad es muy distinta.

El rectificado sin centros correctamente ajustado, proporciona redondez, terminado superficial y tolerancias dimensionales, que están entre los mejores disponibles dentro de los procesos metalmecánicos. Aún más, el proceso es capaz de dar redondez a blancos originalmente no redondos.

El crear redondez a partir de condiciones de no-redondez es la característica que le ha dado fama al proceso de rectificado sin centros. Y esto lo posibilita la relación entre la rueda de rectificar, la rueda reguladora y la hoja de soporte.

Visto de costado, desde la perspectiva del operador, la rectificadora sin centros tiene la rueda de rectificar a la izquierda, la hoja de soporte en el medio y la rueda reguladora de menor diámetro a la derecha. Para la mayoría de las aplicaciones, la línea central de la rueda de rectificar y de la rueda reguladora están en el mismo plano, a la misma altura sobre la cama de la máquina.

Para lograr la acción de redondeo, la hoja de soporte debe ser colocada de manera que la línea central de la pieza de trabajo esté arriba de la línea central de la rueda de rectificar y de la rueda reguladora. Esta es una relación crítica para el éxito del proceso de rectificado sin centros.

Si la pieza de trabajo reposa en una hoja de soporte al mismo nivel de las ruedas de rectificar y reguladora, los puntos de contacto forman tres lados de un cuadrado. Cuando la pieza es rectificada con esta configuración, cualquier punto alto en la pieza de trabajo desplazará ligeramente la pieza, de tal manera que la rueda cortará un punto bajo en la posición opuesta. Con el tiempo, este montaje creará tres lóbulos en la pieza de trabajo, que podrán ser dimensionalmente correctos, pero fuera de redondez.

Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Torno/fresado/rectificado