Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2018 Página 1 de 2

Retos y tendencias de la industria automotriz en 2018

Un informe de S&P Global Ratings resume las predicciones para la industria automotriz en 2018 a nivel global, así como los riesgos y tendencias a tener en cuenta.

2018 y 2019 se proyectan como años de estabilidad para los proveedores de la industria automotriz en Latinoamérica sustentado, entre otros factores, por mejores condiciones macroeconómicas, medidas continuas para optimizar la eficiencia en costos, y el mantenimiento de las posiciones líderes en el mercado, entre otros.

Así lo indica el informe "Industry Top Trends 2018 Autos", publicado recientemente por S&P Global Ratings y que resume las predicciones para esta industria globalmente y en América Latina, así como los riesgos y tendencias a tener en cuenta.

Para nuestra región, el informe destaca que los proveedores de autos latinoamericanos siguen dependiendo en gran medida del mercado norteamericano, específicamente de Ford, FCA y General Motors, que representan una parte significativa de los ingresos de los proveedores automotrices.

"Un mercado más suave en Estados Unidos podría arrastrar a los proveedores de automóviles de América Latina. En nuestra opinión, los ingresos de los proveedores brasileños de automóviles continuarán proviniendo principalmente de sus operaciones y exportaciones al extranjero durante 2018. Observamos que menos del 20% de los ingresos de los proveedores brasileños de automóviles se generan a nivel nacional. Los emisores brasileños han implementado continuamente iniciativas de eficiencia para reducir los costos y, por lo tanto, mejorar la rentabilidad, lo que esperamos que continúe durante 2018", indica el reporte.

En cuanto a los riesgos que enfrenta la industria al nivel global, S&P Global Ratings menciona presiones sobre la rentabilidad, mayores costos de materias primas, aumento de los gastos de I+D y riesgos geopolíticos relacionados con decisiones sobre acuerdos comerciales (ej. negociaciones del TLCAN y el Brexit) que podrían generar costos adicionales para la industria.

Tendencias

La  electrificación en trenes de potencia se está acelerando y es probable que, según S&P Global Ratings, sea la tendencia más significativa y potencialmente disruptiva de la industria en los próximos años, y viene en respuesta al endurecimiento generalizado de la regulación ambiental, en particular en China y Europa.

S&P ve la conducción autónoma como una tendencia disruptiva a más largo plazo, asociada con el mercadeo de los automóviles y los cambios en las preferencias de los consumidores. Las inversiones en este aspecto son un riesgo mayor para el sector en su conjunto, dado el despliegue significativo de los recursos de las empresas hacia estas tecnologías.

"Consideramos que las inversiones en conducción autónoma son más un riesgo para el sector en su conjunto, dado el despliegue significativo de los recursos de las empresas hacia tecnologías similares. En última instancia, un conjunto limitado de factores determinará qué tecnologías logran llegar al mercado, determinado principalmente por las aseguradoras, los reguladores y los consumidores. Este es un territorio desconocido para muchos fabricantes de automóviles, y compiten con grandes compañías enfocadas en tecnología como Google y Apple, y grandes fabricantes de productos electrónicos como Samsung, junto con disruptores de la industria automotriz como Tesla. Desde nuestro punto de vista, a través de asociaciones de colaboración continuas, los fabricantes de automóviles y los proveedores trabajarán cada vez más juntos para compartir inversiones a largo plazo con un diseño incremental y sinergias relacionadas con la ingeniería".

Los proveedores deberán innovar y producir componentes de valor agregado para ayudar a los fabricantes de automóviles a cumplir con los nuevos estándares de emisión de dióxido de carbono y de ahorro de combustibles. Por ejemplo, productos como turbocompresores o la inyección directa de combustible que mejoran la eficiencia del motor de combustión interna (ICE). Componentes como los turbocompresores y las soluciones de electrónica de potencia experimentarán una mayor demanda a medida que se acelere la electrificación de los vehículos.

Podría haber una mayor subcontratación de componentes automotrices estándar, como componentes metálicos y ensamblajes, ya que los fabricantes de automóviles deben enfocarse en las inversiones en vehículos autónomos y en tecnologías de electrificación. Los proveedores de asientos también podrían beneficiarse de una mayor penetración debido a la demanda de asientos más ligeros para mejorar el alcance de la batería.

Los proveedores deberán invertir de manera proactiva en el desarrollo de nuevos productos en la medida en que los negocios tradicionalmente vinculados a los motores de combustión tienden a disminuir. “Esperamos que la presión para adquirir nuevas tecnologías siga siendo alta para los proveedores de automóviles”, sostiene S&P.


Palabras relacionadas:
Tendencias industria automotriz 2018, retos industria automotriz 2018, Industry Top Trends 2018 Autos, S&P Global Ratings, mercado de autos Latinoamérica, mercado de autos Estados Unidos, electrificación trenes de potencia, conducción autónoma, componentes de valor agregado, componentes automotrices estándar, nuevos productos del sector automotor.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Automotriz