Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2017 Página 1 de 3

Sandvik: 75 años después

En más de siete décadas, esta firma sueca se ha posicionado como referente de alta ingeniería en la manufactura de herramientas de corte.

Con la llegada del carburo cementado se abrió la puerta para aplicaciones de desbaste y la construcción de una empresa que, luego de tres cuartos de siglo, es bien conocida por su alta ingeniería en la manufactura de herramientas de corte; sin embargo, el mundo está cambiando y la necesidad de adaptarse es ineludible. El presente artículo deja de manifiesto que, más allá de los productos, será la filosofía de esta compañía sueca la que siga garantizando su permanencia.

Todo empezó en 1942, en Sandviken, un pequeño poblado sueco de unos 23 mil habitantes y ubicada a 190 kilómetros al norte de Estocolmo, cuando Wilhelm Haglund tomó la responsabilidad de desarrollar un área de producción para acero cementado. Es así como, desde las entrañas del grupo Sandvik —que desde finales del siglo XIX se ha dedicado a la producción de acero en volúmenes industriales— se desprende una empresa que más tarde se convertiría en una firma reconocida mundialmente por el desarrollo de herramientas de corte para procesos de maquinado.

Sandvik Coromant hoy tiene más de 8,300 empleados en 150 países, 520 familias de patentes y libera al mercado un promedio de seis nuevos productos cada día. Sin dejar de ser una empresa a la vanguardia en insertos, su foco de negocio no son precisamente las herramientas de corte, sino su conocimiento en materiales y su aplicación en la mejora de los procesos de manufactura de componentes de metal.

A 75 años de distancia de su origen, la firma organizó un evento en sus oficinas de Sandviken y, allí, su planilla de directivos reiteró que su modelo de negocio está centrado en el desarrollo de productos y la innovación.

Entender el valor en los talleres de maquinado es fundamental para Sandvik. Para ello, distinguen los procesos de producción en tres etapas: el proceso previo al maquinado, el maquinado y el posmaquinado. La primera etapa considera el diseño, la planeación y la logística de producción; la segunda, todas las actividades relacionadas con el maquinado mismo, y la tercera los procesos de control de calidad y la logística de distribución. Magnus Ekväck, vicepresidente de Desarrollo de Negocios de Sandvik Coromant explica que en todo este proceso es fundamental identificar las fuentes de desperdicio que obstruyen la entrega de valor. “Nuestro reto es llevar la información y el conocimiento que se genera entre el hombre y la máquina y, más aún, entre la máquina y la máquina”, pues todo ello es vital para desarrollar inteligencia.

El futuro de esto radica en la conectividad a partir de sensores que permitan establecer esquemas de comunicación entre las máquinas y sus componentes. Por ello, Sandvik está preparando su propio camino hacia la Industria 4.0. Ekväck explica que ya están desarrollando estos modelos analíticos propios de una manufactura digital. Dichos datos pasarán de las máquinas para transitar dentro de sistemas MES y ERP. En el caso de sistemas CAM, “los programadores verán incrementada su productividad conforme las librerías de herramientas empiecen a completarse a partir de estándares y de nuevos desarrollos completamente digitales”.

Línea de tiempo

1942 Fundación de Sandvik Coromant.

1957 Portaherramientas para insertos indexables T Max e insertos para torneado.

1969 Insertos indexables Gamina Coated (GM) resistentes a altas temperaturas.

1971 Concepto multiservicios.

1990 Coromant Capto.

2008 Silent Tools.

2013 Tecnología de recubrimiento Inveio.

2016 CoroPlus.

2017 Coro Turn Prime.

El directivo prevé un futuro en el que será posible, por ejemplo, eliminar problemas de vibración o realizar ajustes automáticos de diámetro en operaciones de mandrinado. Bajo esta visión, las máquinas podrán tomar decisiones en los procesos y transmitir la información de los ajustes que se lleven a cabo, datos que servirán para mejorar incluso la fabricación misma de las herramientas, hacer correcciones en la planeación de los procesos de maquinado y corregir errores que vienen desde el diseño o la programación. El monitoreo y la transmisión de datos se convertirán entonces en herramientas poderosas que reducirán costos y tiempos relacionados directamente con la producción.

Aunado a esta visión, están las mejoras propias en las herramientas de corte. Ejemplo de ello es la tecnología PrimeTurning, presentada durante el evento del 75 aniversario, que permitirá llevar a cabo operaciones de torneado en varias direcciones, capacidad que reduciría casi a la mitad el torneado de componentes. La empresa sueca sigue desarrollando nuevas herramientas, nuevos insertos, nuevos materiales, nuevos ángulos de ataque que permiten lograr una mayor duración y también incrementar las velocidades en acciones de maquinado.

Del inserto al software

Magnus Ekväck asegura que la digitalización, como componente central de la Industria 4.0, debe estar basada en sistemas abiertos que hagan posible la incorporación de microprocesadores en muchas de las áreas y componentes dentro de los procesos de maquinado, hecho que está ya cambiando las características de los productos y de las mismas tecnologías de fabricación.


Palabras relacionadas:
75 años de Sandvik, aniversario de Sandvik, herramientas y portaherramientas, manufactura de herramientas de corte, talleres de maquinado, Industria 4.0, ambientes de fabricación 4.0.
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Herramientas, portaherramientas y equipos periféricos

Documentos relacionados