Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Diez micrómetros

18 ene 2021

La importancia de la metrología en la industria metalmecánica en Latinoamérica

La siguiente es la transcripción de la columna de opinión que se emitió en el programa de radio Industria Activa, dirigido por Salvador Icazbalceta el pasado 16 de Enero de 2021. Este programa se transmite todos los sábados de 10 a 11 am (Hora de CDMX) por la emisora 90.5 Imagen Radio.

El día de hoy estamos hablando de metrología y en muchos casos esto lo que nos lleva a pensar directamente es en el mundo de la manufactura de precisión: Fabricación de equipos ópticos, médicos lentes para telescopios, microscopios, o manufactura de microcomponentes y cosas así. Sin embargo este tema aplica totalmente para piezas que consideramos más “terrenales”. Aquí estamos hablando de industria automotriz, aeroespacial en las que al igual que se ensamblan piezas, se fabrican partes en masa y se manufacturan cada vez más los herramentales para hacerlas. Allí hay un potencial gigante para reemplazar importaciones. 

Hace un par de años nuestra revista Metalmecánica Internacional, junto con su revista hermana Tecnología del Plástico realizó un seminario para la fabricación de autopartes en la ciudad de Querétaro. Uno de los conferencistas que invitamos fue el señor Dirk Kathenbach, propietario de la empresa Wika en Luedenscheid en Alemania. El señor Kathenbach, con quien trabajé mientras viví en Alemania durante casi una década, ha sido fabricante de herramental de precisión durante toda su carrera y habló sobre la importancia de manufacturar con precisión como filosofía para vender productos de un mucho mayor valor agregado para sus clientes. Fabricar una pieza siempre verificada mediante un proceso de metrología, hace obviamente que se eviten problemas de reclamaciones futuras, pero más allá de esto, se está garantizando que los procesos de manufactura que llevan a que un proceso cumpla las especificaciones de calidad, está bien diseñado. Los parámetros de mecanizado se mantienen constantes y confiables, al igual que las máquinas, las herramientas de corte, etc. Y gracias a esto se puede garantizar una repetibilidad en el suministro a largo plazo. En el tema de herramental, es clave pensar por ejemplo en el tema de repuestos para troqueles y moldes de inyección en piezas de desgaste. 

Siempre hemos tenido en la cabeza el tema de herramental como de piezas únicas, casi artesanales. Pero imaginen tener la capacidad de suministrar el mismo molde de inyección a 30 plantas productivas alrededor del mundo y ser capaz después de suministrar las correderas de uno de sus sistemas de machos colapsibles que deben funcionar a la primera oportunidad, no importa en cual de los 30 moldes se instale. En Latinoamérica estamos muy acostumbrados al hecho de que los acabados finales los damos ajustando a mano las dos piezas que deben cazar una con otra. Pero esto ya se vuelve imposible si estamos pensando que se debe suministrar una pieza estándar que cace perfectamente dentro de un alojamiento con un ajuste de menos de 10 micrómetros entre sí. Esto se logra midiendo bien.

Y aquí viene otro aspecto clave de todo esto: Para lograrlo debe haber una mentalidad, una filosofía con la que debemos hacer manufactura en nuestra región, que es la diferencia que considero que hay con los países que consideramos líderes en esta industria, como Alemania, Suiza, Japón. Un adagio popular en el ramo de la manufactura dice que “no se debe manufacturar una pieza tan precisa como sea posible, sino tan precisa como sea necesario”. Y aquí es donde radica el punto al que quiero llegar:

Saber qué tan preciso es necesario fabricar una pieza, infiere tener un conocimiento profundo de la interacción que ésta tendrá con sus contrapartes y de su aplicación final. Para el fabricante es necesario pasar de ser un simple “maquilador” a alguien que debe entender por qué fabrica algo de la manera como lo hace.

Esto conlleva necesariamente a entender cómo interactúan los diferentes procesos de manufactura con la pieza que está fabricando y así lograr hacerlo de la manera más eficiente posible. Por eso yo considero absolutamente imprescindible, no solo que un taller de manufactura tenga un sistema de control geométrico de sus piezas, sino de medición de la calidad de las superficies. Cuantificar la rugosidad de una superficie funcional hace la diferencia a la hora de garantizar su funcionamiento. No solo con los calificativos subjetivos de “acabado espejo” o “acabado electroerosionado” que oímos comúnmente, sino con valores reales: 0.1 µm Ra, 0.01 µm Rz y así entender qué debemos hacer para llegar allí la próxima vez. Y aquí viene el siguiente punto: Para llegar a cierto acabado y cierta precisión debe conocerse el material con el que se están haciendo las cosas. Por eso lo mínimo que se debe tener en un taller es un durómetro disponible y calibrado, para verificar el estado metalúrgico del material a trabajar: Conocer el estado, al menos superficial, de su tratamiento térmico. Un material demasiado dúctil no permite alcanzar una buena precisión. Un acero con carburos demasiado grandes tampoco. 

Con esto quisiera concluir: Querer fabricar algo de una manera precisa, necesita de una mentalidad en la que el desarrollo de soluciones innovadoras no solo es deseable, sino imprescindible. Y es allí donde está la fuente del valor agregado en los productos que queremos fabricar en mayor medida en nuestra región.


Palabras relacionadas:
programa de radio Industria Activa, Salvador Icazbalceta, metrologia, manufactura de precisión, Fabricación de equipos ópticos, médicos lentes para telescopios, microscopios,
x