!noticia guardada!

En los últimos foros en los que he participado se ha mantenido a flote de manera recurrente el concepto de automatización en las celdas de producción. De la misma manera, no es posible ya obviar tendencias como la Industria 4.0, concepto de origen alemán y con amplia difusión en Europa, y el Internet Industrial de las Cosas (IIoT), que representa la contrapropuesta estadounidense a dicha tendencia. En resumen, la necesidad de incorporar nuevas tecnologías en las empresas de manufactura se convierte también en una promesa de incremento de la productividad y la eficiencia (en busca siempre del OEE) en fábricas de todos tamaños. No obstante, la tecnología por la tecnología no siempre es la mejor receta, pues el primer paso debe ser entendido a partir de los requerimientos puntuales de cada producto, de cada proceso y de cada modelo de negocio. En esta edición presentamos el ejemplo de un fabricante de máquina herramientas mexicano que más que máquinas estándar, se ha especializado en la producción de equipos modulares acordes con una necesidad de proceso previamente definida con el cliente. Según una fuente cercana, esto se ha convertido en una constante en la oferta de tecnología y así quedó comprendido en un congreso del sector de máquinas herramienta en San Sebastián entre fabricantes del País Vasco, quienes asumen que es la única forma de garantizar la entrega de valor y frenar la competencia desleal de la piratería china. Pero una vez claro el proceso, la manufactura avanzada es ineludible y para ello nada mejor que visitar las ferias industriales para conocer hacia dónde se están moviendo las cosas. No solo es la proliferación de nuevas tecnologías, como la manufactura aditiva, los robots colaborativos o los centros de maquinado de más de cinco ejes, sino que también la integración entre estas se está convirtiendo en una tendencia que crea ecuaciones de infinitas posibilidades: máquinas de electroerosión conectadas con un brazo robótico a un centro de fresado, brazos robóticos montados sobre vehículos autónomos para automatizar la logística en celdas de maquinado, equipos con trabajos simultáneos de manufactura aditiva y sustractiva con ambas herramientas en el mismo carrusel o equipos de medición óptica incorporados al centro de rectificado, garantizando el control de calidad en línea. Tal como lo cito arriba, las posibilidades parecen infinitas. Las novedades presentadas en ferias como IMTS, que seguramente serán replicadas en la próxima TECMA, sin duda son una muestra de la tecnología disponible y representan una gran oportunidad para que los industriales entiendan cómo hacer el maridaje más adecuado entre sus necesidades y los nuevos “gadgets productivos”.

En los últimos foros en los que he participado se ha mantenido a flote de manera recurrente el concepto de automatización en las celdas de producción. De la misma manera, no es posible ya obviar tendencias como la Industria 4.0, concepto de origen alemán y con amplia difusión en Europa, y el Internet Industrial de las Cosas (IIoT), que representa la contrapropuesta estadounidense a dicha tendencia. En resumen, la necesidad de incorporar nuevas tecnologías en las empresas de manufactura se convierte también en una promesa de incremento de la productividad y la eficiencia (en busca siempre del OEE) en fábricas de todos tamaños.

No obstante, la tecnología por la tecnología no siempre es la mejor receta, pues el primer paso debe ser entendido a partir de los requerimientos puntuales de cada producto, de cada proceso y de cada modelo de negocio. En la última edición de Metalmecánica Internacional presentamos el ejemplo de un fabricante de máquinas herramienta mexicano que más que máquinas estándar, se ha especializado en la producción de equipos modulares acordes con una necesidad de proceso previamente definida con el cliente. Según una fuente cercana, esto se ha convertido en una constante en la oferta de tecnología y así quedó comprendido en un congreso del sector de máquinas herramienta en San Sebastián entre fabricantes del País Vasco, quienes asumen que es la única forma de garantizar la entrega de valor y frenar la competencia desleal de la piratería china. Pero una vez claro el proceso, la manufactura avanzada es ineludible y para ello nada mejor que visitar las ferias industriales para conocer hacia dónde se están moviendo las cosas.

No solo es la proliferación de nuevas tecnologías, como la manufactura aditiva, los robots colaborativos o los centros de maquinado de más de cinco ejes, sino que también la integración entre estas se está convirtiendo en una tendencia que crea ecuaciones de infinitas posibilidades: máquinas de electroerosión conectadas con un brazo robótico a un centro de fresado, brazos robóticos montados sobre vehículos autónomos para automatizar la logística en celdas de maquinado, equipos con trabajos simultáneos de manufactura aditiva y sustractiva con ambas herramientas en el mismo carrusel o equipos de medición óptica incorporados al centro de rectificado, garantizando el control de calidad en línea. Tal como lo cito arriba, las posibilidades parecen infinitas.

Las novedades presentadas en ferias como IMTS, que seguramente serán replicadas en la próxima TECMA, sin duda son una muestra de la tecnología disponible y representan una gran oportunidad para que los industriales entiendan cómo hacer el maridaje más adecuado entre sus necesidades y los nuevos “gadgets productivos”.

David Luna
David Luna

Total posts creados: 15

¿Te gustaría enviarle un mensaje?

Contactar a David
Imagen
Anterior

¡Nuevo portal para la industria metalmecánica latinoamericana!

Imagen
Siguiente

El molde latinoamericano

Lo mas leido

Ernesto Meier Addis
CAD

México se encuentra en un proceso de cambio acelerado en su industria de transformación. E...

Ernesto Meier Addis ・23/02/2015
Paulo Castelo Branco
Portaherramientas

Los números corroboran: Brasil pasa por la peor crisis económica de las últimas dos década...

Paulo Castelo Branco・27/06/2016
Hombres de metal
Portaherramientas

Llegó el cambio, salimos del ostracismo, salimos de la prepotencia, volvimos al respeto, a...

Luis Schvab・09/06/2016