!noticia guardada!

Cada día, en cada lugar, con cada empresa que visito, con cada proveedor de tecnología, en cada ciclo de conferencias del ramo industrial, en cada feria o exposición, surgen temas que avivan la idea de estar en la antesala de una nueva era de la manufactura: la de la Industria 4.0, la llamada cuarta revolución industrial.

Este concepto se refiere principalmente a la tendencia a conectar las máquinas y dispositivos en un sistema de producción para que adquieran la capacidad de comunicarse entre sí, de compartir información y reaccionar en automático ante eventos determinados, ya sea mediante una configuración sencilla de alarmas o complejos algoritmos.

Esto es sin duda una corriente de desarrollo tecnológico que está entrando a una etapa de madurez, pero que no parece nueva en el mercado; no obstante, el ecosistema tecnológico empieza a complementarse. Lo que antes era solo una suposición, hoy en día es una realidad palpable. Las posibilidades son verdaderamente infinitas.

En la actualidad podemos manejar maquinarias complejas desde la comodidad de nuestra casa u oficina. Prevenir fallas, aumentar la productividad, pronosticar la descompostura o malfuncionamiento de un sistema y desencadenar el pedido de la pieza o refacción de manera automática, incluyendo los tiempos de instalación, es parte de lo que la cuarta revolución industrial aporta a la manufactura.

Pero más allá de este concepto de interconectividad y comunicación, existen otros factores de innovación que se incorporan como ingredientes a este concepto de 4.0.  Uno de ellos es la manufactura aditiva o impresión 3D que también es una constante en foros industriales y eventos del sector. De hecho, en las ferias más importantes se ofrecen conferencias y se presentan pabellones compartidos donde empresas presentan sus últimos adelantos.

El hecho es que la manufactura aditiva de metal está incorporándose en los procesos de manufactura sustractiva para complementar líneas de producción y así generar una suerte de manufactura híbrida que va más allá de la generación de prototipos o tareas de reparación y refaccionamiento.

Otro de los factores que están cambiando el mundo de la fabricación es la robótica, la cual está siendo utilizada con cada vez más amplitud. De hecho, la penetración de robots en el mundo está creciendo exponencialmente y en países como México la demanda pasó de 2,423 unidades en 2014 a 6,320 en 2015. Aunque gran parte de este repunte puede explicarse por la llegada de plantas automotrices, esto no desmiente en nada esta tendencia hacia la robótica.

Más aún, la nueva generación de robots colaborativos permitirá que las personas se relacionen, laboralmente y en actividades industriales, de manera más segura y amigable con las máquinas.

Aún en países no tan desarrollados, como sucede con los latinoamericanos, donde el uso de la mano de obra es más intensivo, el arribo de las tecnologías relacionadas con la Industria 4.0 será cada vez más evidente. Y nuevas tecnologías paralelas como la impresión 3D, significarán opciones reales para desarrollar nuevos procesos de producción.

David Luna
David Luna

Total posts creados: 15

¿Te gustaría enviarle un mensaje?

Contactar a David
Imagen
Anterior

¡Nuevo portal para la industria metalmecánica latinoamericana!

Imagen
Siguiente

El molde latinoamericano

Lo mas leido

Ernesto Meier Addis
CAD

México se encuentra en un proceso de cambio acelerado en su industria de transformación. E...

Ernesto Meier Addis ・23/02/2015
Paulo Castelo Branco
Portaherramientas

Los números corroboran: Brasil pasa por la peor crisis económica de las últimas dos década...

Paulo Castelo Branco・27/06/2016
Hombres de metal
Portaherramientas

Llegó el cambio, salimos del ostracismo, salimos de la prepotencia, volvimos al respeto, a...

Luis Schvab・09/06/2016