Desafíos del boom automotriz mexicano

!noticia guardada!

Para llegar a ser el séptimo productor y cuarto exportador mundial de autos ligeros, México tuvo que esperar un poco más de dos décadas, sin embargo, para colocarse dentro del top 5 de fabricantes a nivel mundial sólo tendrán que pasar cinco años si todos los pronósticos se cumplen.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) prevé que hoy el sector automotor en el país está en su fase más dinámica, pues mientras en 20 años sólo creció a 12% de participación en la producción en América del Norte, en los siguientes cinco habrá ganado un 8% más, para concentrar el 27% de la producción de autos en la región.

“Lo mejor está por pasar, cuando nos referimos a este sector, nos referimos al sector del boom, al motor de la economía, pero todavía vengo a decir, lo mejor está por pasar, y no lo digo yo, lo dicen las gráficas, hay una dinámica de los próximos años que no se parece a las de los últimos 20”, aseguró Eduardo Solís, presidente ejecutivo de la AMIA en un foro a finales del año pasado.

Pero advierte que el reto que se tiene en frente no es menor, pues hay temas que se deben atender ya y no esperar a que haya ‘cuellos de botella’ en logística, recursos humanos, proveeduría y otros temas fundamentales para la industria.

“Me parece fundamental que hablemos del futuro, de la oportunidad en las áreas de ingeniería. El crecimiento que se nos viene es una apuesta segura. Hay que hacer la tarea bien. Hoy el contenido local de un vehículo es bastante elevado, 66% según el Inegi (Instituto Nacional de Geografía y Estadística). Tenemos una tarea pendiente que está en el segundo nivel de la proveeduría”, dijo.

Actualmente está en marcha la construcción de las plantas armadoras de las compañías KIA, BMW y la de Daimler y la Alianza Renault-Nissan, y con ello, se estima que la producción actual de 3,3 millones de automóviles en el país pasará a 5 millones de unidades en el año 2020.

Con las nuevas plantas en el panorama y las ampliaciones de las existentes, las fábricas de autopartes en el país también se incrementarán 25%, es decir, que habrá 300 nuevas empresas que se sumarán a las 1,200 que existen a la fecha.
La industria mexicana de autopartes alcanzará un valor de mercado de US$100,000 millones en 2020, y de ser el sexto productor mundial de autopartes México ocupará el quinto sitio, superando a Corea del Sur, según datos de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Oportunidades en autopartes

De los US$85,000 millones que genera hoy en día la industria de autopartes, US$64,000 millones se exportan y el 90% de esas exportaciones van a Estados Unidos. Sin embargo, México importa US$40,000 millones en materia prima y componentes para fabricar esas autopartes, US$22,000 millones son insumos provenientes de nuestro principal socio comercial.

Actualmente, nuestro país es líder en diseño y manufactura de trenes motrices, cinturones, asientos, suspensiones y chasis; partes de metal, arneses, elementos elásticos e iluminación, entre otros, además de que en territorio mexicano se concentran 90 de las 100 empresas de autopartes más importantes del mundo, explica Rafael Rubio, director de Manufacturas Pesadas y Transporte de ProMéxico, organismo gubernamental de comercio internacional.

Los componentes automotrices y propiamente el sector automotor marcan el liderazgo de esas exportaciones colocándose en los primeros tres lugares, el 8% corresponde a la fabricación de vehículos ligeros, el 6% son las autopartes, y el 5% son vehículos pesados.

“El proveedor de primer nivel no está a gusto con importar el 90% de lo que necesita de proveedores de segundo nivel de fuera, es más, tiene instrucciones de su corporativo en Alemania, Estados Unidos, Japón, de incorporar proveeduría de México. Y es ahí donde tenemos que aprovechar”, afirmaba el líder de la AMIA en frente a estudiantes de ingeniería.

A decir de Eduardo Solís la mayor demanda está en maquinados, forja, fundición, inyección de plásticos, moldes, herramentales, y es ahí donde está el 80-20 del contenido local, sin embargo, en su opinión a las pequeñas y medianas empresas (pymes) les hace falta financiamiento, capital de trabajo, capital para maquinaria y equipo, certificaciones, capacitación, etcétera, para poder integrarse a la cadena de proveeduría.

Óscar Albin, presidente ejecutivo de la INA, también señala como una paradoja que México fabrique 17 millones de juegos de cubreasientos para toda los coches fabricados en Norteamérica, pero la mayoría de la tela, el vinil y el cuero vienen de EE.UU., lo mismo sucede con los arneses, pues se fabrican con cable importado.

Mayor valor agregado

“Es necesario enfocarnos en que los vehículos tengan más componentes nacionales, es una labor ardua, ya se tiene la demanda, las empresas armadoras que están en fase de instalación o que ya están operando requieren diferentes productos”, menciona Rafael Rubio de ProMéxico.

El funcionario comenta que el reto es desarrollar capacidades en estampados, forja, fundición, maquinados, y se busca impulsar las capacidades de oferta de fabricación, diseño y reparación de moldes, inyección de plástico, metal y troquelados.
“Como país somos muy buenos fabricando, pero realmente estamos siguiendo indicaciones, se fabrica y se realiza muy bien, se entrega a tiempo en precio y calidad, pero realmente no estamos aportando en la cadena de valor”, asegura.

Y destaca que los temas más importantes a atacar como parte de los retos son la logística, la parte de investigación y desarrollo y servicios, que juegan un papel importante, pero no se pone atención de una manera enfática.

“Es importante desarrollar y explotar los servicios que están alrededor del proceso de manufactura para que podamos incrementar el valor agregado mexicano”, expresa.

En entrevista, Higinio López, asesor de Metalsa, empresa dedicada la fabricación de ensambles metálicos para la industria automotriz, señala que disminuir las importaciones en los niveles Tier 1 y Tier 2, es un desafío más que se debe asumir, hacer los componentes en México y estar cerca de las armadoras es primordial.

“No estamos preparados con tecnología y equipo, por ejemplo, en el caso del acero, hay dos o tres molinos en México y los aceros especializados de las partes mecánicas la mayoría la traemos de fuera, entonces eso es algo que tenemos que buscar desarrollar en nuestro país”, asegura.

Un reto más será la inversión en tecnología, “toda la maquinaria que usamos para la producción de alto volumen, viene de Alemania, Japón, Italia, Estados Unidos, de otros países, hay representantes vendedores de esas máquinas, pero en México no tenemos desarrolladores de centros de maquinado CNC o robots, hay distribuidores y centros de servicio, esos elementos de automatización y que van alrededor de la tecnología en la operación, sigue dependiendo de fuera”.

La apertura de las nuevas armadoras traerá un aumento en la producción de automóviles por más de un millón de unidades al año, y no se tendrá problema en llegar a los 5 millones de autos en 2020, estima Higinio López, pero advierte que la inversión en desarrollar nuestros propios centros de maquinado, es un paso que se debe dar en México.

“No partiremos de cero (para la inversión en el desarrollo de centros de maquinado), debemos hacer joint venture o alianzas entre los empresarios mexicanos y la industria extranjera para no solamente tener un centro de distribución sino imponer la posibilidad de hacer centros de maquinado, la globalización nos debe ayudar para traer la tecnología y fabricar los centros de maquinado en México”, enfatiza.

Pero tampoco descarta que un reto mayúsculo para las empresas emergentes en la cadena de suministro será contar con capital humano calificado, ya que los desafíos presentes y futuros son muchos.

“Desarrollar talentos para poner enfrente la demanda en las diferentes especialidades que la industria terminal requiere, llámese llantas, acumuladores, válvulas, bombas, es decir, todos los componentes del vehículo.

“Lo estamos viviendo en la empresa, en el norte, con la llegada de KIA Motors en Monterrey, está jalando muchos talentos de las empresas existentes para cubrir sus necesidades sobre todo por la tecnología que tiene, salvo motores de alta velocidad, prensas, con operación de transfers o producción en la prensa de 5 a 7 pasos y todo eso necesita el talento en cuanto a la programación, el ser especialista en programación de CNC… Técnicos herramenteros para mantener, no sólo el proceso de las herramientas, sino las mejoras que se están haciendo constantemente en los procesos productivos de la industria automotriz”, dice López.

El consultor comenta que con la llegada de las nuevas armadoras, el movimiento de materias primas será esencial y para ello las formas de transportación serán muy importantes para la cadena de suministro, “la logística está tomando una necesidad muy fuerte en cuanto al apoyo para las armadoras”.

Las alianzas estratégicas para hacer negocios en el desarrollo tecnológico son caminos y coincidencias que establecen, Rafael Rubio e Higinio López, al mismo tiempo saben que los desafíos están en tener el personal calificado en todos niveles para atender la demanda del nuevo crecimiento automotriz y para generar las ventajas competitivas que requiere la industria.

Existe un sector con madurez para implementar innovación, investigación y desarrollo, aprovechar las ventajas logísticas del país, involucrar a las empresas para que se enfoquen en generar el valor agregado que están demandando las armadoras. Será necesario buscar los niveles de certificación requerido y lograrlas junto con las armadoras para cumplir a cabalidad con la calidad y las entregas a tiempo y, lo mejor, la solidez de la industria es certeza que para todo inversionista en mayor y menor escala, es un futuro asegurado para quienes busquen ingresar a la cadena de suministro de la industria automotriz en México.

¡Enlace copiado!

Te podría interesar...

Lo mas leído

El secreto radica en las características particulares que ofrecen los diferentes grados.
Mecanizado

Se trata de Tiger·tec Gold, una generación desarrollada integralmente que garantiza su ren...

Miguel Durán・12/07/2022
Fabrica
Manufactura aditiva

La gestión de la producción debe ser adaptativa, capaz de ajustarse a diferentes necesidad...

Jose F. Pulido Jiménez・03/06/2022
Una red de grado industrial atiende necesidades muy distintas a una que va dirigida a un consumidor promedio.
Automatización

Estas redes se componen de recursos 'delicados' que garantizan el control y el manejo de p...

Miguel Durán・14/07/2022
En busca del tiempo perdido
Mecanizado

Aprenda cómo impactan las pérdidas de tiempo en la productividad de su taller y conozca es...

Metalmecánica Internacional・01/09/2021