Industria automotriz: México aguanta la desaceleración

Industria automotriz: México aguanta la desaceleración

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

La industria automotriz en México representa aproximadamente 17% del Producto Interno Bruto manufacturero, 13% del empleo en dicho sector y 21,4% del valor total de las exportaciones que genera el país.

Así mismo, de acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), 79% de la producción se exporta. De hecho, la producción y la exportación crecieron 4% y 3% en 2008, respectivamente.

De esta última cifra se desprende que las exportaciones enviadas a Latinoamérica y Europa crecieron 19,6% y 9,8% en el mismo año. Sin embargo, 70,8% de las exportaciones se envía directamente al mercado de Estados Unidos.

Por ello, el que las ventas internas de dicho país hayan caído aproximadamente 18% durante 2008 significó una disminución en las exportaciones mexicanas a Estados Unidos de 2,4% en el mismo año.

“Hasta el año pasado, las empresas automotrices de Estados Unidos invirtieron US$5 mil millones en México”, explica Eduardo Solís, presidente de AMIA.

“Sin embargo, debido a la crisis, los últimos meses han sido muy negativos para el sector automotor. Y a ello agreguemos que, por ejemplo, de agosto a diciembre de 2008 la banca comercial se retiró del sector de manera dramática en México y en el mundo.

“En nuestro país, durante los últimos cinco meses del año pasado se retiraron 35 mil millones de pesos que se tenían en fondeo de corto y largo plazos con las instituciones financieras automotrices, lo cual ha traído como consecuencia un grave problema de liquidez que no hemos podido resolver”, agregó Solís.

A contracorriente
El presidente de AMIA añadió que, infortunadamente, en México se sigue una tendencia inversa al mundo, sobre todo tratándose de países productores.

Por ejemplo, en México se cuenta con tecnologías obsoletas que generan un dispendio de combustible y, por ende, un gasto adicional para las familias y mayor contaminación, además de un envejecimiento del parque vehicular.

“En el resto del mundo, en cambio, se trabaja en el desarrollo de tecnologías limpias, mejora de combustibles, ahorro de energéticos, renovación del parque vehicular, desarrollo de autos híbridos a base de diesel, etanol, etcétera”, refirió el directivo.

De acuerdo con AMIA, un indicador del desarrollo del mercado interno de un país lo constituye el número de vehículos vendidos por cada mil habitantes. En países como Estados Unidos, Alemania y Japón, el número de vehículos nuevos vendidos por cada mil personas en su mercado doméstico osciló entre 40 y 44 en 2008. A su vez, en México este indicador no sólo no creció, sino que mostró un retroceso al vender en 2008, nueve vehículos por cada 1000 habitantes, un retroceso de 10% en los últimos cinco años.

De esta manera, el año pasado la producción total de vehículos alcanzó un total de 2.102.801 unidades, mientras que de enero a mayo de 2009 la cifra es de 500.383, lo que determina un diferencial de -41,7% respecto al mismo período de 2008.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática y del Banco de México, la situación económica adversa continúa afectando las perspectivas de los consumidores.

Así, el índice de confianza del consumidor en el país tuvo una caída de 16,9% hasta mayo de 2009, comparado con el mismo mes del año anterior, ubicándose en 78,3 puntos.

La demanda por vehículos ligeros nuevos en mayo de este año experimentó una caída de 37,7%, para alcanzar una cifra de 53.438 unidades contra 85.823 de mayo de 2008, mientras que el acumulado durante los cinco meses de 2009 disminuyó 30,6%. Así mismo, la venta interna de las empresas estadounidenses cayó 37%; la de las asiáticas 31,2% y la de las europeas 13,2% en el mismo período.

Con un volumen de 108.162 unidades en mayo 2009, la producción total de vehículos fue 39,4% menor que en el mismo mes de 2008. Esta disminución refleja la caída en la demanda nacional e internacional y el esfuerzo que continúan haciendo las empresas armadoras por reducir inventarios, inclusive a través de paros técnicos.

Por su parte, las cifras mostradas por la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Antpac) señalaron que en mayo de 2009 la venta interna cayó 73,7%, las exportaciones 16,3% y la producción 53,6%.

“Con este resultado se agudiza la tendencia negativa del año y se reafirma nuestro pronóstico de una caída de 50% para todo 2009. Al efectuar una comparación de tendencias por clases encontramos decrementos en todas”, destaca Antpac.

Autopartes, entre la quiebra y la renovación
Debido a la baja demanda de las empresas estadounidenses, algunos fabricantes de autopartes en México están considerando apelar al concurso mercantil, equivalente al código de bancarrotas de Estados Unidos.

El titular de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Agustín Ríos, explicó que luego de la caída en la producción de automóviles durante los primeros cinco meses, la situación se ha complicado.

“En el país han cerrado plantas, y si bien no hay detalle sobre ello por la falta de información clara, varias empresas lo están considerando”, comentó.

Destacó que para el tercer trimestre de 2009 se pronostica que la situación se torne más difícil debido al contexto en el que se desenvuelve la industria, y previó que las ventas de autopartes bajen hasta 40% durante el final del año.

Sin embargo, este año, el gobierno federal otorgó, por medio de Nacional Financiera y Bancomext, líneas de crédito por US$425 millones a los fabricantes de autopartes con la finalidad de que mantengan su liquidez.

El financiamiento se hará mediante la banca comercial para otorgar líneas de crédito ‘revolvente’ hasta de US$10 millones a empresas o grupos industriales, con un monto inicial disponible de US$225 millones.

En esta primera etapa se tiene previsto apoyar las exportaciones directas de los proveedores de autopartes nacionales a Ford Motors Company, dado que General Motors y Chysler se encuentran en proceso de reestructuración según la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

Agustín Ríos destacó que el sector requiere más de US$500 millones para superar la crisis financiera mundial.

“De un universo de 1550 empresas del sector de autopartes, unas 500 son mexicanas, de las cuales sólo 10 son grandes exportadoras, aquellas a las que se dirigiría el apoyo del gobierno federal”, especificó.

Retos y oportunidades

Eduardo Solís, de AMIA, destacó que 2009 y 2010 serán años muy complicados para la industria mundial y que México no será la excepción.

“En nuestro país se espera una caída de 20% a 25% en la producción, por lo que urge resolver los problemas de liquidez que pasan las instituciones financieras del sector.

“México exporta 79% de lo que produce. Uno de cada tres vehículos que Estados Unidos importa es fabricado en nuestro país, por lo que se requiere fortalecer su base de proveedores de segundo y tercer nivel con la finalidad de transitar esta crisis mundial y encontrar mecanismos que le permitan fortalecer su mercado nacional”, concluyó.

Te podría interesar...

Lo más leído

Reciclaje del metal duro
Remoción de material

Reciclaje del metal duro: un negocio sostenible que reduce el impacto ambiental en la indu...

・Mar 7, 2023
 industria metalmecánica para 2024
Sostenibilidad

La industria metalmecánica se encuentra en profunda transformación, conozca las tendencia...

Dianny Niño, editora Metalmecánica・Ene 17, 2024
Centros de mecanizado
Conformado

Aquí le contamos qué son los centros de mecanizado, para que sirven, sus funciones princip...

Equipo editorial de Metalmecanica ・Ene 18, 2024
Grupo Hi-Tec
Fabricación

Como parte del Open House 2023, el Grupo Hi-Tec dio a conocer ofertas tecnológicas avanzad...

Equipo editorial de Metalmecanica ・Mar 28, 2023