Page 54

MMI-Abril2017-Digital

BROCHADO en cada uno de los lados de la pieza. “Los cepillos desbarban mucho mejor cada lado de los dientes, por lo que no tengo que correr una herramienta de chaflanado en cada uno de los bordes. Por otra parte, el granallado no alcanza bien la parte interna de los dientes, como sí lo hace el cepillo”, añade Spaulding. Incluso cuando las herramientas de chaflanado están bien empleadas, los bordes podrían requerir desbarbados. “Las tareas realizadas para el chaflanado son apenas la mitad del rompecabezas”, comenta Sun, de Orange Vise. “La otra parte está relacionada con varios métodos abrasivos como el granallado; sin embargo, esto puede no ser tan práctico para partes más grandes o cualquier componente que necesite que sus dimensiones no sean alteradas”. En cambio, Sun considera que los cepillos de nylon abrasivos son complementarios a las herramientas de chaflanado de 45 grados. Estos extienden los orificios achaflanados. “A menudo, los chaflanes dejan rebabas por encima de los bordes y dentro de los orificios taladrados, por lo que usamos los cepillos NamPower, ya que son lo suficientemente flexibles para remover cualquier rebaba de los bordes y a la vez pueden entrar en los barrenos para eliminar las rebabas de las partes bajas de los bordes”, detalla Sun. Otro uso potencial para los cepillos de nylon es la eliminación de filos menores. Aunque la mayoría de los fabricantes especifica el grado de los acabados de los bordes, pueden existir áreas grises donde el cliente podría no desear bordes de 90 grados pero tampoco especifique el chaflanado. Es en estos casos que la firma Orange Vise puede redondear ligeramente las esquinas con un cepillo de nylon. El redondeo puede ser mínimo de ser requerido, incluso invisible a simple vista. Acabado superficial con fresado Además del acabado de bordes, los cepillos abrasivos también pueden emplearse para aplicaciones de acabado de superficies. En algunos ca sos, esto puede reemplazar el uso de fresas de superficie, fresas perfiladas o esmeriles, que pueden ser más agresivos. Sun describe este proceso como “casi como un acabado con fresado, con un patrón de remolinos consistente en una sola dirección”. “El acabado de la superficie es tan bueno que de hecho hoy lo mezclamos con nuestros acabados en piso de nuestras prensas”, advierte Sun. “Con superficies más grandes que requieren varias pasadas, no había marcas visibles. Toda la pieza se ve como si se hubiera realizado de una sola pasada”. Añade que en ocasiones una pieza de trabajo o incluso una máquina no se presta bien para usar una fresa de superficie grande, lo que obliga a muchas pasadas para una sola tarea”. “También es posible realizar un patrón cosmético de 6" con un cepillo, incluso cuando la máquina no puede utilizar una fresa de superficie de este tamaño”, sostiene Sun. Eliminar la corrosión Otro de los usos potenciales para las herramientas es la eliminación de la corrosión ligera, a menudo sin afectar las tolerancias especificadas. “Con solo unas cuantas pasadas de una brocha de 120 o 180 grit, es posible retirar una cantidad significativa de corrosión sin que se alteren las dimensiones M-20 Edición 2 - Vol. 22 - Abril/Mayo 2017 | www.metalmecanica.com de la pieza de trabajo”, indica Sun. “En acero, por ejemplo, es poco probable generar diferencias medibles. El patrón será bueno e incluso, muy diferente a si se realizara de manera manual con una lija, donde los patrones pueden distribuirse en direcciones aleatorias”. Sun advierte que el aluminio es más susceptible a cambios dimensionales cuando se usan abrasivos, por lo que es necesario recurrir a herramientas de brochado más fino; no obstante, la remoción de material es mínima, medido en diez milésimas de pulgada, por lo que si las tolerancias oscilan entre 2 a 3 milésimas de pulgada, esto nunca será un problema. Configuración Según lo indicado por Spaulding, de Zodiac Engineering, los cepillos están disponibles en una amplia variedad de opciones, lo que incluye dos configuraciones de llenado: el Dot Style, para propósitos generales de desbarbado y acabado superficial, y el Turbine Style, que se emplea para una mayor densidad y para desbarbados más agresivos. Con diámetros que van desde los 100 mm hasta los 150 mm de diámetro, cerdas de entre 18 y 38 mm, y una abrasividad de entre 80 y 320 grit “los cepillos de nylon son muy versátiles para nuestras aplicaciones”, concluye Spaulding. MMII


MMI-Abril2017-Digital
To see the actual publication please follow the link above