Page 58

MMI-Abril2017-Digital

paralelo, por mencionar algunos. El desempeño de la señal varía según la velocidad de datos que se busca y dependiendo el costo, por ejemplo, con fibra óptica es muy rápido, pero el costo del equipo también es mayor. “Hoy es un estándar para todos la comunicación Ethernet y dentro de las máquinas la mayoría trae comunicación Ethernet, pero también fibra óptica para la comunicación de datos. La mayoría manejan fibra óptica de base para su estructura, y ya nada más la comunicación con otros dispositivos puede ser USB o Ethernet o fibra óptica”, detalla Carlos César Espinosa, ingeniero de Aplicaciones de Tecnomaquinaria, representante en México de la marca Hurco. En suma, la automatización será tan eficiente y versátil como lo sea el software que la controla, basado en su capacidad para coordinar de manera efectiva a todos los elementos que integran el sistema. Pros y contras Los procesos automatizados permiten reaccionar fácilmente a cambios de especificación del producto sea en forma, en material, en condiciones de mecanizado, o a cambios de programas de producción, e incrementan la productividad. “De lo que se trata es de llevar el proceso en una forma más independiente del humano, de que la producción sea más automatizada (…) se busca optimizar el uso de los equipos y hacerlos más eficientes, tener un menor costo de fabricación y poder tener un mejor precio de venta y mejor utilidad”, afirma Rigoberto Almaguer Lozado, gerente del Área de Automatización de Hemaq. Como explica, el objetivo final de automatizar una línea de fabricación es bajar los costos de producción, ya que generalmente se trata de compañías que hacen alto volumen y dependen de la entrega a tiempo con sus proveedores, entonces tienen que buscar formas de que su productividad sea eficiente y esté a tiempo. Por eso la integración de equipos periféricos permite aminorar tiempos y aumentar la productividad de las empresas, reducir costos de errores de operario y los tiempos muertos que se tienen. Se habla de que se pueden reducir los tiempos de producción entre un 50 y 75% automatizando las áreas de mecanizado. Al mismo tiempo, las células automatizadas ayudan a bajar el costo de la mecanización de una pieza incrementando la utilización de la máquina hasta 95%; también reduce los costos laborales, ya que un solo operador puede hacerse cargo de varias máquinas; la calidad de las piezas es constante; hay menos manipulación de las piezas y mayor flexibilidad y utilización eficiente del espacio. El proceso de producción se vuelve más continuo y confiable. Si bien la tendencia a la automatización está en pleno crecimiento, para los especialistas como Rubén Ramírez, de Preci y Rigoberto Almaguer, de Hemaq, al menos en Méxi co sigue siendo una práctica de las grandes empresas automotrices, don de hay una alta demanda de piezas de mucha precisión. Aunque no se descarta que vaya en aumento, pues ahora los clientes piden cotización de máquinas stand-alone, y junto con esta solicitan la opción de integrar diferentes procesos, ya no solo por arranque de viruta, sino marcación láser al final de la línea, sistemas de medición de piezas, entre otros. Esto responde a que en el país sigue habiendo un costo de mano obra muy por debajo del de otros países, lo que hace rentable mantener un cierto número de personal en lugar de automatizar procesos. Datos de la Industria Nacional de Autopartes (INA) indican que en Estados Unidos el salario por hora de un operador de una armadora es de 27 dólares, mientras que en México es de 5 dólares, y en fabricación de autopartes son 20 dólares contra 3 dólares por hora que perciben en México. Aunado a ello, los sistemas automatizados requieren de personal altamente calificado, que suele ser escaso en el país, pues se requiere que sea de preferencia un ingeniero, con buenos principios de mecánica y de sistemas porque se requiere programar la línea, ya no la máquina si no interfacearla para coordinar con los tiempos y movimientos del resto de las máquinas o equipos auxiliares. Otro elemento que puede ser una desventaja es que la automatización requiere de una inversión inicial fuerte, por lo que de inicio se recomienda para producción de alto volumen con el fin de justificar su costo, desde el punto de vista de la seguridad, la productividad, la eficiencia y al mediano plazo se paga. “Es más para automotriz, donde vemos que estos sistemas son muy comunes, y no en la industria energética o aeroespacial que son piezas mucho muy complejas, piezas únicas. Por ejemplo, en la industria de los moldes no tendría mucho sentido un sistema de automatización porque ahí sí depende mucho de la intervención visual o humana, pues un molde puede durar dos días en producción”, dice Ramírez. El especialista de Preci recomienda automatizar procesos de producción de alto volumen de piezas del mismo tipo. Un aspecto a considerar es que la línea de producción debe estar balanceada, porque si una máquina tiene mayor carga de trabajo que otra podría ocurrir que se tenga que esperar AUTOMATIZACIÓN M-24 Edición 2 - Vol. 22 - Abril/Mayo 2017 | www.metalmecanica.com


MMI-Abril2017-Digital
To see the actual publication please follow the link above