Page 25

MM-Agosto2017-DIGITAL

Mecanizado www.metalmecanica.com Edición 4 / Volumen 22 | Agosto/Septiembre 2017 | 23 y reduciendo la vida útil del inserto exponencialmente. No siempre, usar más refrigerante es mejor para el mecanizado. Un punto crucial con respecto al tema de aumentar la productividad es el del software CAM que se utiliza para calcular la cantidad de material que está cortando la herramienta en cada momento. Este es un tema que se vuelve aún más crítico en geometrías donde el trabajo con 4 o 5 ejes es necesario. En términos generales, el software debe calcular en todo momento el ángulo de inclinación de la herramienta con respecto a la pieza con el fin de mantener un tamaño de viruta constante durante el tiempo de mecanizado, e incluso durante las aproximaciones y salidas. Esto depende por supuesto de la forma de los insertos, pero sobre todo del tipo de trayectorias que se calculen para recorrer una cavidad. Aquí entran en juego las trayectorias trocoidales, ofrecidas por la mayoría de programas CAM hoy en día. Estas aseguran que en ningún punto de la geometría se recorren esquinas de manera continua, en las que se obligue a la herramienta a aumentar su avance de corte de manera drástica y gracias a las cuales se obliga a frenar la velocidad de los ejes. Lo que se hace en cambio, es que se recorren trayectorias que simulan helicoides (o trocoides), en los que siempre se mantiene el mismo avance por diente y se garantiza un espesor de viruta constante manteniendo la velocidad de movimiento de los ejes en el máximo posible, aumentando así los valores de remoción de volumen de material notablemente con respecto a estrategias convencionales. Es gracias a este tipo de mejoras que se ha logrado establecer el HSC más como una nueva forma de aproximarse a cómo se corta el material y menos a un valor exacto de avances en la máquina o rpm en los husillos. Fresado trocoidal. Mediante esta estrategia de corte se intenta mantener el mismo avance por diente y se garantiza un espesor de viruta constante sin frenar la herramienta en las esquinas de la pieza, aumentando así los valores de remoción de volumen de material notablemente con respecto a estrategias convencionales. Foto cortesía: Sandvik. Fresas con forma de barril, o de segmento circular (como la mostrada en la imagen) especiales para trabajo de preacabado y acabado, permiten realizar mayores profundidades de corte, logrando al mismo tiempo mejores acabados superficiales que las herramientas de bola más tradicionales. Foto cortesía: Emuge Franken.


MM-Agosto2017-DIGITAL
To see the actual publication please follow the link above