Page 62

MM-Agosto2017-DIGITAL

puede perder información, por eso es conveniente preguntarle al proveedor del software cómo es la comunicación con tal y cual plataforma. En cuanto a recomendaciones técnicas, lo mejor es optar por estaciones de trabajo y, si no es posible adquirir uno de estos, se debe buscar que el equipo tenga un sistema operativo mínimo de 64 bits, con capacidad de memoria RAM de 4GB, porque se puede incorporar una memoria de 6, 8, 16 GB, que dan un buen rendimiento para aplicaciones CAD/CAM. “Para ambientes de producción el equipo debe tener un procesador de generación reciente (Intel Core i5 o equivalente, como mínimo); memoria RAM de 6 GB en adelante; tarjeta de gráfi os orientada a aplicaciones CAD/ CAM (NVidia Quadro por ejemplo), esto es importante porque a veces se compran equipos robustos y costosos pero pensados, por ejemplo, para videojuegos y el rendimiento con CAD/ CAM no es igual, se tienen errores en especial en la información gráfica o visual”, detalla Silvestre. Y aunque la capacidad de disco duro no es determinante para la operación del software, sí lo es para el almacenamiento de la información ya que, si se trabaja con archivos muy grandes o se requiere un historial de años de trabajo, será necesaria una amplia capacidad de almacenamiento. Algo muy importante es verificar que el antivirus u otros programas, por ejemplo, software para manejo de datos o utilería de oficina, sean compatibles con la solución seleccionada, ya que algunas veces hay empresas que utilizan herramientas de oficina de tipo gratuito o de código abierto y las herramientas de CAD/CAM no son del todo compatibles con estas. Otro aspecto a considerar es el alcance tecnológico del software, pensando en el tipo de piezas que se van a fabricar en el caso de CAM, ya que como comenta Carlos Jaramillo, de BobCAD-CAM, existen en el mercado software introductorios, que son económicos pero no permiten hacer cuarto o quinto eje. “Si estás en automotriz, mucho de lo que se maneja es en 3D, sobre todo los acabados, es lo último que se hace en el maquinado y es lo que da la calidad de la pieza, entonces hay que ver la calidad de acabados que da el software”, advierte. En su opinión, un buen CAD/CAM debe tener un simulador integrado a fin de reducir el factor de error en programación, que además dé reportes de colisión, tiempos de maquinado, reportes de tolerancias, etcétera; y también permitir desbastes de alta velocidad, porque en automotriz todo requiere desbaste desde el trabajo más simple hasta el más complejo. En la actualidad, utilizando postprocesadores, es posible usar software CAD/CAM en prácticamente todas las máquinas CNC, basta con que opere con un código G, incluso, en las más antiguas se puede utilizar un cable RS232 y configu ar el puerto para que una máquina lea este código. “El problema no radica en la máquina en sí, sino en el control. Los controles muy antiguos eran diseñados con una memoria muy pequeña, entonces cuando se va a fabricar un molde de 15,000 a 20,000 o 100,000 líneas de código, y no hay suficie te memoria, se requiere un DNC y una conexión física de un cable directamente alimentado al control para importar los datos poco a poco, de 500 en 500 líneas”, explica Jaramillo. El futuro En opinión de Raúl Canchola, el software CAD/CAM tiene un mayor ni vel de automatización, donde la interacción con el usuario va ir minimizándose, y cuando se habla de CAM se prevén capacidades para una mayor velocidad en maquinado, menor desgaste de la máquina y sus herramentales y una mejor integración con CAD. “Yo esperaría que una mayor cantidad de implementaciones de PLM en las organizaciones, ya no solo será diseño y manufactura asistidos por computadora (CAD/CAM), sino la validación y simulación (…) Y por supuesto, veo un futuro donde la mayoría de los sistemas van a estar montados en la nube, una vez que se elimine la barrera de la seguridad, todo estará sobre la nube”, añade. Si bien hoy ya se están integrando tecnologías como realidad virtual y aumentada, en un futuro, de acuerdo con Próspero Silvestre, estas estarán al alcance de todas las empresas; pero, además, la industria está demandando mayor capacidad de renderizado CAD/CAM M-20 | Edición 4 / Volumen 22 | Agosto/Septiembre 2017 www.metalmecanica.com


MM-Agosto2017-DIGITAL
To see the actual publication please follow the link above