Page 22

MM-24-5-OCT-NOV

TECNOLOGÍA un rendimiento superior al que puede ofrecer un recubrimiento a-C: H, la única opción hasta la fecha ha sido un DLC sin hidrógeno más costoso y que consume mucho tiempo”. Crear un nuevo estándar de rendimiento En un proceso patentado desarrollado por Oerlikon Balzers, el recubrimiento DLC se puede aplicar utilizando plasma de potencia pulsada escalable (S3p), que combina las ventajas de los métodos de evaporación por arco y pulverización catódica. La evaporación por arco es conocida por producir recubrimientos densos con alta adhesión. Sputtering, una tecnología de recubrimiento convencional donde los átomos son expulsados de un objetivo o material fuente para ser depositados en un sustrato, es conocido por sus bajos niveles de rugosidad supercial. El resultado es un recubrimiento DLC sin hidrógeno que ofrece una combinación única de alta dureza, baja fricción y una supercie lisa. La tecnología S3p genera un alto nivel de enlaces de “diamante” (tetraédrico) con una dureza de hasta 40 GPa (dureza de indentación, HIT). En comparación, los recubrimientos DLC típicos alcanzan niveles de dureza en el rango de 20 - 30 GPa y solo 10 - 15 GPa para recubrimientos WC / C. El recubrimiento descrito, llamado Baliq Carbos por el fabricante, proporciona el recubrimiento de supercie más duro dentro de la categoría y hasta el doble de la dureza de los recubrimientos DLC actuales. Los recubrimientos exhiben un desgaste abrasivo tres veces menor que un recubrimiento DLC duro de 20 GPa medido por una prueba de calo (formación de cráteres con lechada abrasiva). La rugosidad obtenida por el proceso puede llegar a ser de Ra = 0.03 μm, propio de otros recubrimientos de pulverización 22 | Edición 5 / Volumen 24 | Octubre / Noviembre 2019 www.metalmecanica.com catódica o PACVD. Esta rugosidad se logra sin tratamientos de pulido adicionales ahorrando tiempo y costos. En la mayoría de los casos, el componente está listo para usar inmediatamente después del recubrimiento. El proceso de recubrimiento funciona a una temperatura relativamente baja, por debajo de 200 grados Celsius en comparación con hasta 350 grados para otros recubrimientos DLC, lo que permite su aplicación a un rango de materiales mucho más amplio, uniéndose efectivamente a sustratos de aluminio y acero. Juntos, los avances en dureza, rugosidad y temperatura de los recubrimientos DLC aún más duros prometen brindar a los OEM y a los equipos profesionales de automovilismo la oportunidad de extraer más velocidad y aumentar la durabilidad de sus componentes de motor de precisión mientras persiguen sus objetivos de alto rendimiento. MMII


MM-24-5-OCT-NOV
To see the actual publication please follow the link above