Promocione sus productos o servicios con nosotros
Bogotá, Colombia - Marzo de 2015 Página 1 de 2

El impacto de la industria automotriz en la economía colombiana

La industria automotriz y de autopartes en Colombia juega un papel determinante en la generación de empleo y valor agregado en la economía nacional. La relevancia de ésta no radica exclusivamente en la dinámica misma de la producción, el comercio y el consumo final, sino que también incluye el rol que juega el sector automotor en el quehacer de los demás sectores de la economía.

De acuerdo con un estudio elaborado en Fedesarrollo por los investigadores Mauricio Reina, Sandra Oviedo y Jonathan Moreno, para la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores -Andemos-, el impacto económico del sector automotor en Colombia ha crecido como consecuencia de la mayor demanda por cuenta del crecimiento de la clase media; sin embargo, el comportamiento de la industria no ha sido del todo positivo por varias razones.

Una de ellas tienen que ver con el tamaño del parque automotor, que si bien ha creciendo de forma importante -tanto en número absoluto como en número de vehículos por cada 1000 habitantes- aún el número de vehículos no compensa el crecimiento poblacional y de la clase media en el país, lo cual significa que pese a la tendencia creciente, el parque automotor se ha quedado corto frente a su potencial.

Otra razón es que evidencia un fuerte rezago en la tasa de motorización del país, pues esta se ubica en casi 100 vehículos por cada 1000 habitantes, frente a un promedio regional de 193,1 automóviles en el mismo número de habitantes; de acuerdo con el BBVA.

Entre otros aspectos que menciona el estudio, se encuentran el crecimiento de las importaciones, la desestimulación en la producción nacional y por tanto en las exportaciones, y las dinámicas del mercado laboral para la industria.

El aumento de las importaciones
Uno de los motivos por los que la industria no ha “brillado” completamente, se debe a que la mayor parte de los productos comercializados, específicamente las dos terceras partes del total de las ventas en 2014, son importados. En ese sentido, entre 2002 y 2013, los productos más importados fueron los vehículos y sus respectivos motores, representando más del 80% del total de esta actividad; el 20% restante está repartido en los sectores de autopartes y accesorios para vehículos automotores y sus motores, carrocerías, remolques y semirremolques.

La Tasa de Penetración de las Importaciones (TPI) en el mercado de vehículos y motores aumentó de manera gradual, pasando de 57,31% en 2002 a 71,46% en 2012. Por su parte, para 2013 las importaciones de estos productos se registraron por 4243 millones de dólares, de los 5064 alcanzados por el total de las importaciones del sector.

Es decir que, si se compara el valor de las importaciones con el tamaño del mercado, la proporción de las importaciones ha aumentado ligeramente en los últimos diez años. Lo anterior indica que el aumento en las importaciones ha venido principalmente jalonado por la mayor demanda nacional. Evidentemente la velocidad de reacción de la producción nacional y las importaciones de vehículos es sustancialmente diferente, en tanto que la segunda responde más rápido que la primera.

La crisis con Venezuela y la baja producción nacional
Tras la crisis financiera internacional y el conflicto diplomático y comercial entre Colombia y Venezuela, tanto la producción nacional como las exportaciones de la industria automotriz y de autopartes cayeron rápidamente. Para 2009 el valor de las exportaciones fue de menos de 250 millones de dólares; es decir, menos de una quinta parte de las exportaciones registradas en 2007.

No obstante, desde ese mismo año (2009) el sector se ha venido recuperando en términos del valor de venta de vehículos nuevos, lo que se ha reflejado en el reciente dinamismo de la industria, pasando de una producción bruta de 2,6 billones de pesos colombianos en 2002 a 6,1 billones en 2012; asimismo, las exportaciones pasaron de casi 354 millones de dólares en 2002 a 569 millones de dólares en 2012 y 846 millones de dólares en 2013.

De otro lado, debido a las crisis, la industria debió reestructurar sus destinos comerciales así: en 2013 México se ubicó como el principal destino de las exportaciones del sector, seguido por Ecuador y Argentina. De 2004 a 2007 más de 30% de la producción nacional de vehículos y motores se destinó al mercado externo; sin embargo, debido a la drástica reducción de las exportaciones en los años siguientes, la Tasa de Apertura Exportadora se ubicó en 2009 en su punto más bajo (8,8%). Desde 2010 la TAE comenzó a recuperarse, ubicándose en 2012 en 17,64%, apenas la mitad de lo que fue antes de la caída de las exportaciones en 2008.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Automotriz

Documentos relacionados