Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2021 Página 1 de 2

Un proceso de torneado de acero alineado

Las nuevas calidades GC4415 y GC4425 ofrecen un rendimiento fiable y una resistencia al desgaste superior.

¿Qué tienen en común la antigua estrategia de guerra del Imperio romano y las calidades de torneado de acero ISO P de Sandvik Coromant? ¿Esto cómo puede ayudar a incrementar el volumen de producción de su taller? Aquí, Rolf Olofsson, jefe de producto de Sandvik Coromant, explora cómo el recubrimiento y el sustrato de las calidades de metal duro pueden tener un gran impacto en la eficiencia y la productividad de los procesos de torneado de acero.

Un error habitual en la industria del corte de metal es creer que mecanizar acero es una tarea sencilla. Los operarios más experimentados saben que tornear acero ISO P es cualquier cosa menos eso. La primera entre muchas otras preocupaciones es el abanico de materiales presente en la clasificación ISO P, que comprende desde aceros dúctiles de bajo contenido en carbono a muy aleados.

La segunda, es que la dureza de los diferentes aceros varía considerablemente de un extremo al otro del espectro. Además, también varía el tipo de aplicación, al igual que las condiciones de mecanizado de los talleres.

Claramente, el torneado de acero es un auténtico reto y, dadas todas las variables, la tarea de seleccionar una calidad para responder a la amplia gama de propiedades presentes en los aceros ISO P es incluso más compleja. 

Una calidad para todo

Una calidad así debe ser resistente a la rotura. Además, el filo debe ofrecer la dureza necesaria para resistir la deformación plástica inducida por las temperaturas extremas presentes en la zona de corte.

Además, la calidad debe estar equipada con un recubrimiento capaz de prevenir el desgaste en incidencia, el desgaste en cráter y el filo de aportación. Principalmente, el recubrimiento también debe adherirse al sustrato; si no se pega, se expone el sustrato, lo que resulta en un fallo acelerado.


Conozca los proveedores de tecnologías para optimizar procesos:


Dada esta gama de exigencias, es crucial comprender la estructura de la calidad de torneado de acero para tomar una decisión informada al elegir una para su aplicación.

La estructura de una plaquita de metal duro

Todas las calidades de metal duro contienen un núcleo de metal duro enterizo, conocido como sustrato. El sustrato define la tenacidad y la resistencia de la calidad. También se le puede atribuir la resistencia a la deformación plástica.

El sustrato de metal duro enterizo suele cubrirse con unas cuantas capas de recubrimiento como el carbonitruro de titanio (TiCN), la alúmina (Al2O3) o el nitruro de titanio (TiN) que proporcionan a la plaquita las propiedades de tenacidad del filo, adherencia y resistencia al desgaste. El secreto para la sobresaliente resistencia a los diferentes tipos de desgaste —en incidencia, cráter y filo de aportación—, la adherencia al sustrato y la vida útil optimizada se encuentra en los detalles microscópicos que residen en el diseño de la capa del recubrimiento.

La tortuga romana

En el recubrimiento de alúmina convencional, la dirección de crecimiento del cristal es aleatoria, como muestra la Figura 1a. Si el crecimiento en la capa del recubrimiento puede controlarse para garantizar que los cristales están alineados en la misma dirección, como se muestra en amarillo en la Figura 1b, el resultado es una resistencia al desgaste superior.

Para ayudarle a comprender la fuerza de la alineación del cristal, tomaremos un ejemplo de la historia romana. Cuando las antiguas legiones romanas iniciaban sus asedios, solían crear un caparazón: la formación en testudo. En esta formación todos los escudos estaban alineados y agrupados para evitar huecos vulnerables. La pared de escudos ayudaba a los romanos a resistir el ataque mientras avanzaban.


Palabras relacionadas:
Torneado, acero alineado, Sandvik Coromant, plaquita de metal
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Torno/fresado/rectificado

Documentos relacionados